Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXXIV (1844).djvu/482

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
482
CÁMARA DE DIPUTADOS

Las costas de Inglaterra i Francia, las del Mediterráneo i las fronteras de las colonias francesas de Arjel, están defendidas por unas torres de bóveda, de mediana altura, divididas interiormente en tres cuerpos que sirven cada uno a un objeto distinto. La plataforma, a prueba de bomba, puede armarse con un cañon jiratorio de fierro de a 24; el primer cuerpo que tiene cañoneras mui inclinadas, para tirar con metralla hasta pocas varas del pié del edificio, puede armarse con carroñadas de a 12, 16, 18. El segundo cuerpo sirve de cuartel a la corta guarnicion que debe ocupar constantemente esos puestos; i en el tercero se guardarán: agua en aljibes de fierro, leña, pólvora i algunos víveres para los casos en que la guarnicion deberá encerrarse por algunos dias i resistir miéntras le llega ausilio. Estas torres o blokaus deben ser de piedra o ladrillo i cal, de bóvedas sucesivas a prueba de bomba i colocadas en una altura que no pase de 15 varas, en la mas alta marea. Con esta altura se logrará dominar bastante i el mayor número de rebotes. Al blokaus puede añadirse, en Coquimbo i Copiapó, una pequeña tenaza, con vista al mar i colocada a 30 varas del pié de la torre, armada con cuatro piezas de 24. Todos los blockaus deben estar rodeados de un foso, de 8 varas de profundidad i 12 de ancho; encerrando un cuadro de 1 cuadra de costado. En las fronteras estas torres dominarán una gran estension, servirán de faros para anunciar con fuegos la presencia del enemigo i pueden servir de recinto o ciudadela, cubriendo los pueblos fronterizos con empalizadas i anchos fosos. El armamento de estas obras no es costoso, porque existe en Chile gran número de cañones i carroñadas de fierro, que dentro de poco quizás se inutilicen. En la frontera, los blockaus pueden ser mas completos, apoyando a ellos cuarteles almenados o construyéndolos fuera de los pueblos, en puntos dominantes i cubriéndolas con fosos i estacadas; dando a éstas una banqueta para el servicio de la infantería. En jeneral pueden tener 20 a 25 varas de alto, 15 varas de diámetro; las murallas, 6 varas de grueso al pié, formando una pirámide que llegue a 4 varas arriba; pueden hacerse éstas de cal i piedra, ladrillo i cal o de un macizo de adobe con doble revestimiento de cal i ladrillo.

Estas torres son mas adecuadas que cualquiera otra obra de fortificacion, porque nuestras poblaciones están diseminadas a grandes distancias i que es preciso que el punto atacado resista al ménos algunas horas para dar tiempo a las autoridades de tomar medidas defensivas. Haciendo mas patente nuestra idea citaremos a Copiapó, cuyo puerto es de suma importancia i no pudiera tener defensores en ménos de dieciseis horas, por la distancia en que se encuentra la villa cabecera. Con un blockaus i una guarnicion de 20 a 40 hombres, cuyo número puede juntarse en el puerto mismo, que se encerrasen en él, se podria defender el puerto el tiempo necesario para que llegase una fuerza capaz de rechazar al enemigo.

Las guarniciones permanentes pueden cubrirse por diez soldados i un sarjento, cívicos o veteranos, sobre todo creando dos compañías de artillería de a pié que darían esos destacamentos. Los puertos que parecen destinados a recibir esa defensa son: Copiapó, Huasco, Coquimbo i Maule. Talcahuano, Valparaiso, Valdivia i Chiloé tienen fortificaciones que pueden refaccionarse. A mas debe tenerse presente que nuestras guardias cívicas, están prontas para un servicio de armas; pero que necesitan tiempo para reunirse en un punto determinado. En las fronteras creemos de suma utilidad la consrruccion de blockaus para protejer los pueblos existentes i la formacion de otros. Contra los indios una torre de esta clase es un recinto inespugnable. Aunque la madera es mui barata, creemos que conviene hacerlas de piedra o ladrillo para que resista al fuego. A mas ofrecerían cuarteles sanos i seguros a los destacamentos de la frontera. Los trabajos accesorios como fosos, palizadas i banquetas pueden ser obra de los mismos destacamentos.

Armamento

Las armas de fuego se dividen en dos clases: armas de fuego de grandes i pequeñas dimensiones o calibres. Las armas de pequeñas dimensiones o portátiles son: los fusiles, carabinas, pistolas, etc. Las de grandes dimensiones son los cañones, morteros, obuses, etc. De las primeras no hai nada que decir: nos contraeremos pues, a las segundos.

Estas armas o piezas de artillería se dividen en tres clases con arreglo al objeto a que se les destina; hai piezas de campaña, de sitio i de plaza; su denominacion indica bastante su objeto. Aquí se presenta una cuestion importante i que largo tiempo tuvo dividida la opinion de hombres peritos en la materia cual es la de saber si las piezas deben ser de bronce o de fierro. Esta cuestion está dividida por la práctica i, refiriéndome a la proposicion que senté al principio de esta Memoria, que el progreso es la bien entendida imitacion de aquellos paises que tienen mas motivos que nosotros para haber hecho esperimentos, ensayos costosos i sangrientos, creo que es de algun peso citar a la Francia, a la Inglaterra, a la Prusia i a la Suecia. Las tres primeras potencias marchan a la cabeza del mundo civilizado, con respecto a milicia i la última tiene voto decisivo, porque es el pais en donde se ha trabajado con mejor éxito en la mejora de los procedimientos para elaborar el mineral de fierro i utilizar el metal. Todos estos paises, en la marina como en las plazas i costas, han esplotado el fierro para las piezas de grandes calibres.