Página:Sucesos de las islas Filipinas por el doctor Antonio de Morga (edición de José Rizal).djvu/48

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
— 2 —

Oriente, siguiesen sus descubrimientos y conquistas, pacificando lo que cada uno ganase dentro de su demarcacion.

Despues que por la corona de Portugal se ganó la Ciudad de Malaca, en la tierra firme de la Asia, en el Reyno de Ior[1], llamada por los antiguos Aureachersoneso, el año de mil y quinientos y once, á las nuevas de las islas que caen cerca, especialmente las del Maluco y Banda, donde se coge el clavo y la nuez moscada; salió una armada de Portugueses á su descubrimiento, que habiendo estado en Banda, fueron de allí llevados á la isla de Terrenate, una de las del Maluco, por el Rey della, en defensa, suya, contra el de Tidore su vecino, con quien tenía guerra, que fué principio del asiento que los Portugueses hicieron en el Maluco.

Francisco Serrano (que volvió á Malaca con este descubrimiento, y pasó á la India para ir á Portugal á dar cuenta de él) murió antes de hacer este viaje[2], habiendo comunicado por cartas á su amigo Fernando de Magallanes (que se habían hallado juntos en la toma de Malaca y estaba en Portugal) lo que había visto, con cuyas relaciones, entendió lo que convenía del descubrimiento y navegacion á estas islas.

Magallanes en este tiempo se pasó al servicio del Rey de Castilla, por causas que le movieron[3], y trató con el Emperador Carlos V, nuestro señor, que las islas del Maluco caían dentro de la demarcacion de su Corona de Castilla, y que su conquista le pertenecía conforme á la concesion del Papa Alejandro[4], y que

  1. Johore en Inglés; pron. Dschohor.
  2. Serrano y Magallanes murieron con pocos días de intervalo (Navarrete, Stanley).
  3. Según documentos históricos, por no haberle concedido el Rey de Portugal un aumento de sueldo que pedía.
  4. Ahora, todos saben que Magallanes estaba en un error; pero gracias á esto y á la imperfección de los instrumentos náuticos de entonces, Filipinas no cayó en manos de los Portugueses. Pues, según esta célebre Bula del 4 de mayo de 1493, que ponía la línea de