Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/19

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 9 —

iglesia i casa de la mision, que se acabó con tan lamentable catástrofe para no volverse a restablecer [1].

Es verdad que en el año 1764 consiguieron se fundara otra vez por la Junta de la Real Hacienda, pero no consta se llegaría a efectuar, i si se efectuó fué para perecer en embrion.

Los indios dan el nombre de ciudad a cualquiera poblacion de europeos, aunque sea una sola casa: hé aquí porque en el siglo XVIII corrieron tantas noticias en Buenos-Aires de que existia realmente la ciudad de los Césares. Los indios que iban allá de entre los pehuenches, los mismos españoles o mestizos, que habian estado cautivos en el interior de las pampas, aseguraban como un hecho irrecusable a principios de dicho siglo que se hallaba a este lado de la cordillera un poco mas al sur que Valdivia, añadiendo que habia un misionero mandado a ella por el obispo de Concepcion. He aquí el fundamento de la conviccion con que el padre Cardiel creyó ser real su existencia, i pedía su auxilio al gobernador de aquella ciudad para descubrirla. Algo pudo influir talvez en el importante viaje de esploracion por el rio Negro que hizo Villarino en 1782, i del cual nos ocuparemos mas adelante, i tambien en las espediciones que se habian hecho ántes i que se hicieron despues en la costa de Patagonia; de resultas de las cuales se fundó en 1781 el fuerte i villa del Cármen en la embocadura de dicho rio; Vice-versa los puelches i pehuenches deponian ante los pasajeros i las autoridades chilenas que existia la tal ciudad en la costa del Atlantico confundiéndola con la del Cármen, recien indicada, i los jefes que aspiraban a entusiasmar al pueblo para semejantes espediciones con el verdadero designio de repoblar la ciudad de Osorno que habia sido destruida por los indios, dieron gran importancia a tan equívocas noticias hasta formular un largo dictámen el Fiscal de la Real Audiencia en el año 1782. Mas aunque esto contribuyese a la restauracion de Osorno ningun efecto produjo directamente, al otro lado de la cordillera.

El padre Melendez fué en busca de los restos de la mision; partió en 1792 por la boca de Reloncaví, caminó por las orillas del lago Calbutué, i llegó al lago de Todos los Santos; se embarcó en una piragua que él i sus compañeros construyeron; tres dias despues, pasó a la otra orilla; llegó en frente del Tronador, inmenso campo de hielo i de nieve, de cual hablaré mas tarde; subió la cordillera, marchó al norte i desembocó en una pampa al pié de un cerro elevado.

  1. Los indios de esta jeneracion han conservado algunas tradiciones; el cacique Paillacan i otros indios pampas habian oido hablar vagamente a sus antecesores de cristianos que vivieron en las orillas de Nahuelhuapi.