Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/190

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 172 —

En fin, en cuanto a sus ideas relijiosas, no hai mas que recorrer las relaciones de otros viajeros que han visitado a los indios para convencerse de lo poco claras que son las ideas que han podido formarse sobre este asunto. Lo que se puede decir jeneralmente i lo que he comprobado por mis conversaciones con Inacayal, es que todos creen en la existencia de un ser superior, dueño absoluto del universo; que creen en una vida futura, de felicidad para los buenos i de penas i castigos para los malos. Inacayal me dijo que los malos serian castigados por el fuego en el infierno que él llamaba quetral-mapu (tierra del fuego), pero cuando le preguntaba lo que llamaba malos i buenos, sus ideas se oscurecian. Fuera de las ideas primitivas de un solo Dios i de una vida futura, su espíritu está sumerjido en las tinieblas de toda especie de supersticiones; creen en brujos i brujerías. Gabino Martinez me decia con mucha seriedad que un Tehuelche podia matar a un hombre, teniendo en su poder uno de sus cabellos. Todo lo que no conocen o que no entienden, es brujería para ellos. Cárdenas mi mozo, habia hecho parte, durante su cautiverio en los toldos de Paillacan, de una espedicion dirijida contra un brujo que vivia al Sur del Limai. No sé bajo qué fútíl pretesto se fué Paillacan con unos cuarenta mocetones a asaltar i matar a lanzazos al pobre Huilliche i toda su familia. Viendo i sabiendo todo eso, se puede concebir con qué prudencia viviamos entre ellos; nada mas que la vista de nuestras brújulas o reloj solar hubiera bastado para ser calificados de brujos. Este título ha causado bastantes muertes i asesinatos; tienen en su idioma una palabra calculn que significa ocasionar la muerte de alguno tratándolo de brujo.

Reconocen tambien un enemigo de los hombres, jenio del mal que se llama Pillan: los de la Pampa dicen que vive en los volcanes que guarnecen la cresta de los Andes. Llaman a todos los volcanes Pillan-tralca, fusil del diablo. Cuando están enfermos, recurren a médicos que llaman machis. En las publicaciones hechas sobre los Araucanos se ha hablado tanto de como se celebran los machitunes que creo inútil describirlo aquí, lo que hai de cierto es que esos machis son prestidijitadores mui diestros. Como la suerte de los hombres no depende mas de las manos de los machis Pehuenches que de la de los médicos con bonete de doctor, muere o no muere el indio segun la voluntad de Dios; si muere se le cubre con todo lo que le ha pertenecido: vestidos, prendas de plata, i a la noche se canta i llora al rededor del cadáver. Eso me dijo Gabino Martinez que se llamaba en idioma Araucano, inagu-machon. Pero, dice el Padre Febres en su