Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/44

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 30 —

divisado el lago de Nahuel-huapi, me propuso conducir hasta el dicho lago el material i todos los víveres necesarios para el camino, i construirme allí una embarcacion para navegar el rio Negro; acepté la proposicion, i no tuve motivo para arrepentirme como se verá en adelante.

El material de la espedicion se componia de seis botes de gutapercha con sus respectivas armazones, siete salva-vidas, una red para pescar, cuatro carabinas, una escopeta, un rifle, un revolver i las municiones necesarias, una carpa, una vela que debia servir para el bote que se iba a construir en Nahuel-huapi, dos aparejos guarnidos, cabos, clavos, hachas, machetes i las herramientas precisas.

Los víveres consistian en unos diez i seis quintales de harina tostada, charqui, harina cruda, sal, aji, tocino etc., diez i siete cabras i dos ovejas.

Respecto de instrumentos, llevaba varios termómetros, uno de máxima i mínima, un cronómetro, un instrumento para tomar alturas de so]. un barómetro de montaña, un teodolito, un nivel de aire, una plancheta i sus útiles, una brújula jeolójica, i varias otras, papel para plantas, martillos para hacer colecciones de rocas, etc. etc.

El 7 de diciembre todo estaba listo. Era un dia domingo; el tiempo bastante claro para un país lluvioso como es este: salí de Puerto-Montt a las cuatro de la tarde, acompañado de Lenglier i del mayordomo. Las cabalguras que llevábamos solo nos iban a servir hasta el lago de Llanquihue: de ahí para adelante la marcha iba a ser a pié. Vicente Gomez desde la víspera habia espedido todos los bagajes i los peones al lago, en donde debian esperarnos; los peones eran catorce, de los cuales nueve debian volver con Vicente Gomez, una vez construida la embarcacion en el lago de Nahuel-huapi, i los otros cinco me iban a acompañar hasta el fin de la espedicion.

El camino, apesar de estar en el gran valle central de la cordillera de la costa, i la principal que se compone de ondulaciones sucesivas, no es accidentado i sus declives son mui suaves: en otro tiempo era solo de troncos rasgados, colocados a lo largo unos tras otros, por los cuales era preciso andar con mucho cuidado para no caer en los pantanos. En el dia es en algunas partes construido de madera con tres postes lonjitudinales, con tablones trasversales afianzados con pernos de madera: en otras, es una calzada de cascajo i arena endurecida; su ancho jeneral es de cuatro varas; por consiguiente, las carretas que lo trafican son angostas i largas.

A paso corto llegamos en dos horas a la pequeña aldea del {guion|Arra-|Arrayan,}}