Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/5

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


ADVERTENCIA.

En los momentos de darse a luz este libro, he recibido de buenos-aires la siguiente carta que publico por referirse esclusivamente a la obra.

Buenos-Aires, octubre 13 de 1863.

Señor don Guillermo E. Cox, Santiago de Chile.

 Mui señor mió:

Con la lectura de su viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia que publica el Araucano, me ocupo de seguirlo en la interesante descripción detallada con que Ud. presenta todos sus accidentes.

Admirando la perseverancia de su dedicación en esas investigaciones, comprendo sus azares para superar las dificultades de la naturaleza i de los hombres habitantes en el espacio que Ud. ha recorrido.

Me faltaba, para apreciar debidamente el mérito de su relato, la confrontación que hice con una persona de aquellos lugares que ha conocido a Ud. en ellos i confirmado hasta los nombres propios con que Ud. los designa: habiendo conseguido este hallazgo providencialmente, me permito avisar a Ud. lo que he inquirido para la prosecusion de sus esploraciones dignas del feliz éxito que tanto interesa al progreso de la civilización i del comercio.

En una comitiva de indios de la tribu del cacique Chagayo procedentes del Carmen de Patagones, llegó aquí su buen amigo Juan Antonio Negron (álias Juan el Chileno). —Desde que me relacioné con este, recordando las repetidas veces que Ud. lo menciona en sus viajes, lo examiné con detención; después de algunas conversaciones relativas a Ud., a su naufrajio en el Limai, su refujio a las tolderías Paillacan i Huincahual, emprendí la lectura de sus escritos que escuchaba Negron con el mas decidido interés, satisfaciéndome a toda las preguntas que le hice sobre las distancias i nombres de los parajes, de las situaciones de las tribus, sus caciques, familias i costumbres, entrando Ud. con su comitiva i el perro "Tigre" en el conjunto del cuadro recorrido i perfectamente esplicado por Negron.

Fácil es comprender el interés que ofrece la escena comparativa de sus veraces escritos, con los informes dados por el testigo indíjena conocedor de la mayor parte de sus acontecimientos, de los sitios i personas donde ocurrieron.

Para que nada faltara al interés que tomó Negron por oir la lectura de sus viajes, le referí con detención los pasajes en que Ud. lo menciona agradablemente como a su buen amigo, causándole mucho gozo el episodio de Manuela i pendencia con Melipan.

Desde que entablamos una comunidad de interes con Negron i sus compañeros, entre ellos el hijo del cacique Chagayo, por la lectura de sus viajes, procuraban saber todos los dias si recibía mas noticias i escritos del ingles, los que les hacia conocer según llegaban en el Araucano hasta el núm. 2573.

Puestas las cosas en esta sazón he aconsejado a Negron i sus compañeros, empeñen todo su influencia desde las tribus de Huincahual hasta las próximas al Carmen en Patagones, para que sus caciques