Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/59

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 45 —

22 de diciembre.—Antes de dejar el lago de Todos Santos, completaremos su descripcion.

Se estiende de Este a Oeste por espacio de veinte i ocho kilometros, tiene por límites al Oeste, el volcan de Osorno, i el valle pantanoso en donde desemboca el Petrohue; al Sud una cadena de cerros que se abre en un punto en donde pasa el rio Calbutué; al Norte, una série de picos redondos, unidos al volcan i que se ven desde la ciudad de Osorno i a los cuales Döll ha dado los nombres con que se les designaba en el país; notemos de paso que la línea de picos no es contínua; se interrumpe a la derecha de volcan i parece formar un portezuelo por el cual se podria ir de Todos los Santos a Osorno, sin atravesar el lago de Llanquihue. Estos picos son la Picada, el Puntiagudo, el Bonechemo, i el Techado, aunque éste mas bien hace parte del límite oriental se halla justamente dominando la desembocadura del Peulla, i sus costados perpendiculares forman la muralla septentrional que estrecha el rio en este lugar.

De todos estos picos el mas notable es el Puntiagudo; es un cono perfecto de unos 1,800 metros de elevacion cubierto de nieve hasta su base; del centro de la cima se eleva una punta aguda i acanalada como un tornillo.

Las aguas del lago tienen una temperatura media de 12 grados centígrados, siendo la del aire 18 o 20; se hallan a una altura de 214 metros sobre el nivel del mar, i la elevacion mayor de la lengua de tierra encerrada entre Todos los Santos i Llanquihue es de 300 metros.—Varias observaciones dieron una latitud de 41° 1O' al lado occidental del lago.

Por la mañana, Vicente Gomez salió con toda la jente para hacer los senderos, conduciendo una carga liviana; nosotros tomamos la latitud del punto en donde nos hallabamos (40' 5'). En la tarde volvió Vicente Gomez con toda la jente; habia ido hasta el pié del boquete, de donde se apercibe el Tronador, i habia dejado tres carpinteros con sus herramientas que, hacha en mano, debian continuar su viaje hasta Nahuel-huapi i emprender inmediatamente la construccion del bote.

La noche fué magnífica.