Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/58

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 44 —

dado en el Peulla para hacer el sendero. Nos preparamos a levantar el campamento. Al dia siguiente, debiamos trasportar todo al otro lado, las personas i los víveres.

21 de diciembre.—El domingo por la mañana el tiempo era bueno. Salimos a las nueve; al cabo de dos horas, nos hallábamos en la isla que los precedentes esploradores han llamado la isla del Chivato; por unos cabros que dejó en ella Muñoz Gamero; es una isla cuya lonjitud (es mas larga que ancha) tiene la direccion Oeste-Este; está situada en frente de la bahia de Calbutué, tiene al lado unas islitas pequeñas, es toda cubierta de bosques; la orillamos toda i nos desembarcamos en una ensenadita en donde los hombres se refrescaron con pangues; de allí nos dirijimos a la orilla Norte, al Este de una punta arenosa, formada por los alubiones de un rio torrentoso que baja del pico de Bonechemo.

El dia anterior, volviendo del otro lado del lago, los hombres habian creido divisar una vaca en esa orilla; desembarcamos, pero en vano; desde allí vimos que el banco de arena se prolongaba mucho hasta formar un canal mui estrecho entre la isla i el continente. El rio corriendo por entre juncos i yerbas, venia a echarse en el lago. En sus orillas habia algunos canqueñes i patos. Saliendo de allí gobernamos derecho sobre la punta que del campamento habiamos divisado en la otra orilla diseñándose sobre el fondo de los cerros; este fondo es formado de masas elevadas de rocas a pico; dos o tres cascadas perpendiculares se dibujan como rayas blancas; aquí el lago se estrecha i forma un canal profundo, de unos cien metros de ancho; canal en semi-círculo, que torna su concavidad hácia el Norte. En la mitad del canal, divisamos una abra en donde debe probablemente desembocar algun estero.

A las seis de la tarde, llegamos a la boca del rio Peulla algunos instantes ántes se conoce ya su presencia. El agua del Peulla proviniendo del derretimiento de los hielos salidos del ventísquero, es de un blanco turbio, que mancha las aguas verdes del lago.

Desembarcando, hallamos a los hombres, que se habia dejado la víspera, i ademas tres cabras muertas. ¿Era esto el resultado de la mala voluntad de la jente, para seguir la espedicion, o bien del mareo que habian esperimentado estos animales durante la navegacion? Nunca pude averiguarlo. En fin, hicimos un buen fuego, porque el aire estaba mui frio, i dejamos para el otro dia, la tarea de visitar los alrededores.