Página:Viaje en las rejiones septentrionales de la Patagonia.djvu/9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


INTRODUCCION.


El descenso gradual de la línea culminante de la sierra chilena desde los elevados crestones del Aconcagua hasta la roca de Diego Ramirez, que parece ser el límite austral del vasto sistema de los Andes: el fraccionamiento de este a medida que se acerca al Estrecho de Magallanes, que es el mas notable accidente descubierto hasta ahora en aquel poderoso i continuado solevantamiento de la superficie del globo terrestre: los brazos de mar que se internan en la cordillera de Occidente a Oriente desde la altura del Canal de Chacao hasta el citado Estrecho; i las relaciones mas o ménos contestes de las personas que comercian en maderas en la tierra firme de la provincia de Chiloé, de las cuales se deduce la existencia de hondos boquetes en la cordillera, que facilitan sin ascenso el paso, tanto a las Provincias Arjentinas como a la parte de Chile ultramontana, conocida hasta ahora con el nombre de Chile oriental o Patagonia; me hicieron concebir la esperanza de que una prolija esploracion en aquellos desconocidos lugares, pudiera dar talvez por resultado palpables beneficios al comercio i a la ciencia. Movido por este pensamiento, contraje mi atención preferente a reunir cuantos datos me fué posible conseguir sobre tan importante asunto: compulsé las relaciones de cuantos viajeros habian escrito sobre las rejiones patagónicas: recojí con prolijidad los datos que me proporcionaron personas ancianas i respetables de Chiloé: e intenté ademas algunas escursiones parciales, cuyos resultados, aunque desgraciados, por motivos que no es del caso referir, lejos de desanimarme o desvanecer mi primera idea, no hicieron mas que fortalecerme en ella.

En efecto, el fácil atravieso de los Andes por los 41.° de latitud austral era ya un hecho averiguado: lo era también que el caudaloso rio Limaí, que es el que da su nombre al rio del Cármen o Negro, deriva su oríjen del vasto lago de Nahuelhuapi, como lo manifesté al