Página:Voces chilenas de los reinos animal y vegetal.djvu/36

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


de la cual se contiene una pulpa blanquecina, mantecosa y de sabor agradable.» Molina.

Celebrado en poesía (Vial Solar, El caballero de la gloria, Santiago de Chile, 1916, 8.°, p. 53):

el grano de oro del maizal florido,
del cóguil dulce el fruto suspendido...

Lenz, n. 186. Román dice: «Encargúense los naturalistas de describirlo con todos sus pormenores; nosotros sólo pediremos que su nombre sea incluído en el Diccionario.»

Véase boqui.


Coicoy, m. (Cystignathus Bibronii).

Cierta especie de sapo muy pequeño y saltador.

Lenz, n. 188, que considera tal voz de origen araucano. En araucano: koiwilla, cierto sapo.

«Sin duda por el grito o canto que le es propio y que parece repetir la voz coy, se llama así en Chile un sapo pequeño que tiene en la espalda unas cuatro protuberancias que parecen otros tantos ojos, por lo cual lo llaman también sapo de cuatro ojos.» Román.


Coihue. m. (Fagus Dombeyi).

Árbol de la familia de las Fagáceas, de hojas aovado-lanceoladas, romboidales, coriáceas, glabras, ligeramente pecioladas, doblemente aserradas; flores de a tres en un pedúnculo.

«...el coihue crece desde Chillán para el sur, y aun en la isla de Chiloé, árbol inmenso, cuya madera es apenas inferior a la del roble pellín.» Philippi.

De origen araucano, voz registrada por Febrés, y mal escrita por varios autores, entre otros, por Pérez Rosales: «...debió su salvación al asilo que encontró en un carcomido coigüe...»; si bien más adelante está correctamente: «pasé en el rústico aposento que me proporcionó el hueco tronco de un gigantesco coihue...»

También le recuerda Vial Solar, obra citada, p. 148: