Página:Voces chilenas de los reinos animal y vegetal.djvu/62

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


Lenz, n. 501, que registra también el diminutivo dichillo, aplicado a varias umbelíferas con hojas o frutos punzantes. Román cree que el nombre puede ya figurar en el Diccionario, así como también dichillo.


Dihueñe. m.

Del araucano dihueñ, hongo parásito de los robles, en cuya acepción es de uso general en Chile. Es, propiamente, el hongo que se cría en aquellos árboles, que es comestible y de que los indios fabrican también cierta especie de chicha.

«El roble, dice Rosales, es árbol alto, copado, que lleva una fruta que llaman diguen, de el tamaño de un puño, sin hueso ninguno, toda ella esponjada y los poros llenos de un licor dulce como almíbar, con que la fruta parece un buñuelo natural; su color es entre blanco y amarillo.» «Sobre sus ramas tiernas [las del roble] se forman ciertas excrecencias, que llaman dihueñes, blanco-rojas, al principio todas lisas, y después forman hojas amarillas cuasi redondas, en cuyo estado es común encontrar dentro un gusano. Estos dihueñes llegan a tener más de una pulgada de diámetro, son dulces y delicados... y los comen con delicia los campesinos. Tienen tantos en una rama que cuasi forman un racimo.» Gómez de Vidaurre.

Lenz, n. 503, y Román, II, p. 148.

Adviértase que el hongo que nace en los colihues es tambien comestible, pero que en araucano se llama changle.


Diuca, f. (Fringilla diuca).

«La diuca canta con grande armonía al primer albor del día...» Córdoba y Figueroa. «...la diuca, su canto es delicioso, especialmente al amanecer, viviendo alrededor de las casas, al modo que los gorriones, cuyas propiedades tiene.» Molina. «La diuca, ave de color celeste, poco mayor que un jilguero, cauta al comenzar el día...» Olivares. Hallase asimismo en Alcedo, y don Andrés Bello la incorporó al lenguaje poético en su Oda al 18 de Septiembre.