Programa electoral presentado por Macías a los comicios presidenciales

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Programa electoral presentado por Macías a los comicios presidenciales (1968) de Francisco Macías Nguema
Fuente: ANEXO VI en Pedro Ekong Andeme, El Proceso de Descolonizacion de Guinea Ecuatorial, Star Ibérica, Madrid, 2005, p.483-490., en opensourceguinea.org.


Guineanos, guineanas, ciudadanos todos de Guinea Ecuatorial. Francisco Macías os habla:

Me presento a la elección para Presidente de la República de Guinea Ecuatorial con el apoyo y apuesta de los partidos políticos IPGE, MONALIGE Y MUNGE, que han venido luchando por la independencia de nuestro país, y los representantes en la Conferencia Constitucional de las comunidades diferenciales Corisqueña y Fernandina, así como aquellos otros que, aprobada la Constitución, hoy me apoyan para hacer esta nueva República.

Han pasado los tiempos de los discursos floridos y sin contenido, los tiempos actuales exigen realidades, y por ello os voy a exponer, en forma clara y concisa, cuál será mi programa de Gobierno si me otorgáis vuestra confianza eligiéndome Presidente de la República.

Guinea Ecuatorial se ha constituido en una República presidencialista, cuya Constitución, como Ley fundamental básica, debe ser respetada por todos los guineanos; las imperfecciones que en ella observemos serán anotadas para corregirlas dentro de los cauces legales que marca la citada Constitución. Si me elegís Presidente, mi mandato ha de estar inspirado en el precepto de la Ley, a la libertad y a los principios de la Carta de San Francisco de las Naciones Unidas.

Nuestra naciente república ha de moldear las estructuras de su patria para presentarse ante el mundo como una nación nueva unida, socialmente avanzada, respetando la propiedad y los intereses existentes, siempre que éstos no vayan en perjuicio de nuestra nación.

Muchos son los problemas de toda nación reciente cuando empieza a vivir como tal, con plena independencia y soberanía, pero hay entre ellos cinco puntos a los que he de consagrar mi mandato y exigir su máximo cumplimiento a todos mis colaboradores en el Gobierno de la Nación.

Estos cinco puntos a que he hecho referencia son los siguientes:

l.° Creación de una conciencia nacional;

2.° Política social;

3.° Política económica;

4.° Relaciones internacionales;

5.° Relaciones con España;

Dejo este importante punto para el último lugar, ya que a España le hemos de dar un trato de preferencia.

l.° Conciencia nacional

Respecto al primer punto, de conciencia nacional, si queremos ser respetados ante el mundo como nación soberana debemos sobreponer nuestras diferencias actuales. Para conseguir esta unidad hemos de encaminar todos nuestros esfuerzos a marchar juntos -pamues, bubis, combes, bisios, annoboneses, fernandinos, corisqueños, etc.-, respetando las características de cada grupo, y aunando los esfuerzos de todos para dar a nuestros pueblos una conciencia nacional y conseguir así una nación próspera.

Nada tiene que temer la Isla del Continente. Respetaremos siempre las características especiales de Fernando Poo y Río Muni dentro de las posibilidades de cada cual, respetando, como hemos dicho, aquéllas para conseguir la ansiada unidad como nación.

Quiero poneros un ejemplo de lo que representa esta unidad de conciencia nacional para decir a aquellos que no creen en esta unidad que sólo con ella se llega a constituir una nación moderna. La confederación helvética-Suiza está formada por razas de diferente origen e idioma bien distintos como son: el alemán, el francés y el italiano. Todas ellas han constituido una nación moderna, de prosperidad y de paz bien conocidas, habiendo llegando a concienciarse como nación unida, a pesar de sus diferencias de razas e idioma. ¿No vamos a poder hacer nosotros lo mismo? Yo os aseguro que si salgo Presidente de la República uno de mis principales esfuerzos y el de mis colaboradores, así como el de todos los que me apoyan y a quienes represento, será trabajar para conseguir una conciencia nacional, que haga a Guinea Ecuatorial ser respetada como el mundo modelo.

¡Guineanos!: la unidad hará que nos desarrollemos rápidamente como joven nación, hará elevarse nuestro nivel de vida, y principalmente de la clase trabajadora; por ello a todos pido, sin distinción, a todos los guineanos en general, que trabajemos juntos para crear esta conciencia de nación por encima de nuestras diferencias y rivalidades.

2.º Política social

El segundo punto a tratar es de la política social; éste lo vamos a subdividir en los siguientes apartados:

a) Trabajo: El trabajador ha de tener un salario remunerador honorable, es decir, a trabajo igual, salario igual, sin discriminación de raza ni sexo. Facilitaremos subsidios y ayudas a los sin trabajo, a los accidentados, a los enfermos, y seguridad para la hora del retiro y jubilación. Para todo ello estableceremos en forma inmediata un reglamento de trabajo que garantice estos derechos como una positiva realidad.

Fomentaremos la constitución de sindicatos para que los trabajadores tengan un instrumento de defensa y les permita controlar cualquier abuso, tanto por parte de los empresarios como por parte del Gobierno, sin que esto quiera decir que no garantizaremos también a los empresarios sus legítimos derechos.

Hago un especial llamamiento a la mujer guineana para que nos ayude a crear esta nueva nación. Ya sabemos que sin apoyo de estas nuestras hermanas sería imposible estructurar esta nueva nación modelo; para ello, si me elegís, sacaré del abandono en que han vivido hasta la fecha a nuestras hermanas y promocionaré, dentro de mi mandato, la creación e información de puestos de trabajo para la mujer guineana.

Igualmente crearemos nuestras leyes sociales, que protejan especialmente a las familias numerosas.

b) Enseñanza: Estableceremos cuantos centros docentes sean necesarios para que nuestra juventud se encuentre suficientemente preparada, y a los que destaquen por su trabajo, preparación e inteligencia se les facilitarán becas para universidades extranjeras, ya que ellos han de ser los futuros hombres con los que necesita contar la nueva Guinea Ecuatorial.

Respecto a los funcionarios guineanos, estableceremos un estatuto que les garantice sus derechos y obligaciones, fijando sueldos que les permitan mantener un nivel de vida en consonancia con su función, y crearemos escuelas de formación para la rápida africanización de los cuadros de nuestra Administración.

3.º Politica económica

Ésta la vamos a subdividir en diversos apartados:

- Créditos para pequeños agricultores, pescadores, comerciantes e industrias modestas, para que, sin agobios, puedan trabajar y desenvolverse.

- El Gobierno establecerá una política de protección de precios para el café, cacao, madera, cocos, pescado, yuca, etc., garantizando su colocación segura en los mercados internacionales.

- Lograremos la diversificación agraria, estudiando y programando nuevos cultivos que mejoren la economía de los agricultores, estimulando también el consumo interior.

- Haremos un llamamiento al capital extranjero, al que protegeremos con nuestras leyes, para promocionar la rápida industrialización de nuestro país.

- Para los comerciantes y empresas. Un Gobierno elegido masivamente por el pueblo es la única garantía de la unidad y paz necesarias para su prosperidad. Dictaremos leyes que garanticen los derechos legítimamente adquiridos y les aseguren el perfecto desenvolvimiento de sus negocios.

- Fomentaremos la sanidad, cuidando los centros sanitarios hoy existentes y creando cuantos sean necesarios, dotándoles de personal competente y medios suficientes para atender todas las necesidades de la población.

- Fomentaremos con especial interés el turismo.

Con una sólida política de obras públicas a escala nacional mejoraremos, en todo lo posible, las carreteras actuales, puertos, aeropuertos, etc., efectuando cuantas nuevas obras sean necesarias para el desarrollo económico que nuestro país exige.

4.º Relaciones internacionales

El cuarto punto se refiere a las relaciones internacionales. Guinea Ecuatorial solicitará en forma inmediata su ingreso en las organizaciones internacionales y especialmente en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y en la Organización de la Unidad Africana (OUA). En ellas nuestra nación practicará la política de «no alineación».

5.º Relaciones con España

El quinto punto es el de las relaciones con España. Por ser éste un punto muy importante, corno dije al principio, lo he dejado para el último. Yo personalmente, así corno los grupos políticos que apoyan a la candidatura, hemos probado sobradamente nuestra amistad y nuestros deseos de buenas relaciones con España.

Guinea Ecuatorial es el único pueblo africano que ha escogido corno lengua oficial el idioma español. Ésta es la mejor prueba de reconocimiento de la labor que ha hecho España en nuestra Patria, siendo garantía de unión histórica y cultural del pueblo español y el pueblo guineano. La hermandad de nuestros dos pueblos será indestructible.

En la mente y en el corazón de todo guineano España nunca será un país extranjero, y por ello no me equivoco en afirmar que es la voluntad del pueblo conceder a España un trato preferencial.

Si en otras ocasiones yo he defendido frente al Gobierno español posturas que creía necesarias para Guinea Ecuatorial, os aseguro que con el mismo rigor defenderé la presencia española en nuestro país.

El Gobierno garantizará la independencia y libertad de todas las religiones.

En el caso de ser elegido Presidente os puedo afirmar que no lo seré del grupo que me presenta y apoya, sino de todos los hermanos y hermanas de Guinea Ecuatorial, a quienes pido sinceramente su colaboración para que unidos, corno dije antes, podamos hacer la nación modelo, de prosperidad y de paz, que todos deseamos.

¡Guineanos, gritemos todos!:

¡VIVA GUINEA ECUATORIAL! ¡VIVA LA REPÚBLICA!

Esta obra es de dominio público en España según lo establecido en el Real Decreto Legislativo 1/1996 (y legislación complementaria) por alguno de los motivos indicados en este enlace.