Quien te traxo cavallero

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Quien te traxo cavallero
de Juan del Encina


VILLANCICO
— ¿Quién te traxo, cavallero, 
por esta montaña escura?
— Ay, pastor, que mi ventura.

— Para el cuerpo de San Polo, 
que estoy asmado de ti. 
¿Quién te arribó por aquí, 
tan lagrimoso y tan solo? 
Yo cuidé que eras Bartolo, 
un pastor de Estremadura 
que aprisca en aquella altura.

— Pluguiera a Dios que yo fuera 
esse rústico pastor,
porqu'el falso de amor
sujeto no me tuviera.
Ando muerto sin que muera 
cual te muestra mi figura,
que bivir ya no procura.

— ¿Y cuidas tú, palaciego, 
que a nosotros los pastores 
no nos acossan amores
ni nos percunde su fuego? 
Miefé, yo dellos reniego,
que aun aquí en esta espessura 
no perdonan criatura.

— Pues dizes que sois heridos 
y en amores padecéis,
dime qu'es lo que hazéis
para ser de amor queridos. 
Que no pueden mis sentidos 
ni discreción ni cordura
hazer mi vida segura.

— Dígote que una zagala 
me ha traído amodorrido, 
mas hétela perseguido
hasta deslindar su gala.
Y otra que dizen Pascuala, 
de muy huerte gestadura, 
trayo agora en aventura.

— Triste de mí, desdichado, 
sin ventura soy perdido,
que me tiene despedido 
quien me tiene cativado. 
Quiero ya tener cuidado 
de buscar la sepultura, 
pues mi mal es sin mesura.

— Dime, dime quién tú sos, 
y endílgame quién es ella. 
No quellotres tu querella 
aunque pese a non de Dios. 
Vámonos ambos a dos 
y mostrarte he una verdura 
donde tomes gran holgura.

— Desque ya perdí la gloria 
de quien me negó por suyo,
 ni yo sé quién soy ni cúyo 
ni de mí tengo memoria. 
Ha ganado tal vitoria
en amar mi desventura 
qu'el plazer es mi tristura.

— Descordoja ya tu saña, 
desensaña tus cordojos. 
Dexa ya holgar tus ojos 
siquiera en esta montaña. 
Vámonos a mi cabaña, 
que allí tengo albergadura, 
y gran abondo y hartura.

— Consolando, más me hieres. 
Vete ya, que se va el día. 
Dios te dé tanta alegría 
cuanta tú para mí quieres. 
Yo no sé, pastor, quién eres
que te duele mi amargura, 
la cual ya no sufre cura.

— Yo soy Domingo Pascual, 
carillo de la vezina,
y es mi choca so un enzina, 
la mayor deste enzinal. 
Duéleme tanto tu mal
en ver tu pena tan dura
que estoy sin semejadura.


Fin.

— Por tu ser, a mí me plaze 
desta noche estar contigo, 
aunque de cierto te digo 
que muy duro se me haze. 
Pues el plazer me desplaze 
y mi muerte se apressura, 
ya mi vida no es de tura.


Esta obra se encuentra en dominio público. Esto es aplicable en todo el mundo debido a que su autor falleció hace más de 100 años. La traducción de la obra puede no estar en dominio público. (Más información...)