Reflexiones o sentencias: 46

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


§ 451. No debiéramos maravillarnos, sino de poder todavía maravillarnos.


§ 452. Tan difíciles somos de contentar cuando tenemos mucho amor, como cuando casi no tenemos ninguno.


§ 453. Ninguno por lo comun vive mas mortificado, que el que no puede sufrir el serlo.


§ 454. Un simple no tiene suficiente proporcion para ser bueno.


§ 455. Si la vanidad no trastorna enteramente las virtudes, á lo menos las bambolea todas.


§ 456. Lo que nos hace insoportable la vanidad de los otros, es que pica la nuestra.


§ 457. Con mas facilidad renunciamos nuestros intereses que nuestros gustos.


§ 458. A nadie parece tan ciega la fortuna, como á los que no favorece.


§ 459. Es preciso portarnos con la fortuna como con la salud: disfrutarla cuando es buena, tener paciencia cuando es mala, y nunca hacer grandes remedios sin una extrema necesidad.


§ 460. El aire de ciudad suele á veces perderse en el ejército; pero nunca en la corte.