Refutación a una atroz calumnia/Nota 1

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Refutación a una atroz calumnia de Juan Martín de Pueyrredón
Nota 1
Nota 2


NOTAS.

Carta al Exmo. Cabildo de Buenos Aires.

(NUM. 1.)


Exmo. Sr. — El reino dividido en tantos gobiernos cuantas son sus provincias: las locas pretensiones de cada una de ellas á la soberanía: el desorden que en todas se observa; y la ruina que les prepara el ejército francés, que aunque rechazado en sus primeras tentativas, se ha replegado á Burgos, donde recibe continuos refuerzos, son consideraciones, que me impiden permanecer por mas tiempo en el desempeño de una comisión, que hoy veo sin objeto. En consecuencia, me he retirado de la junta de Sevilla, por no haber en ella mas facultades que en las demás, para entender en los asuntos de mi cargo; y hoy mismo he llegado á esta ciudad con horas de anticipación á la salida del buque conductor de ésta; con cuyo motivo no puedo extenderme como quisiera. Llegó don Antonio López el 29 próximo pasado, y la correspondencia de V. E. fué interceptada por el gobernador de esta plaza, el señor Morla, con insultos de que impondré á V. E. mas adelante. — V. E. ha extrañado mi falta de noticias: yo satisfaré completamente á V. E. á nuestra vista. — Han llegado á mis manos algunos de los papeles, que V. E. me mandó con López; y su suerte será, segan preveo, la de dormir eternamente donde yo los deposite.

Es con el mayor dolor, que manifiesto á V. E. estas verdades; pero mi honor; el bien de ese país, y la confianza con que V. E. me ha honrado exigen esta ingenua declaración, para que sirva de gobierno á V. E. — Antes de un mes estaré navegando para esa. A mi llegada instruiré á V. E. bien menudamente de todo lo ocurrido en esta metrópoli; y V. E. digno padre de un pueblo valiente y generoso conocerá, que es acreedor á suerte mas feliz, y obrará con la prudencia y acierto, que en todas ocasiones le dictó su singular patriotismo. — Dios guarde á V. E. muchos años. Cadiz, 10 de setiembre de 1808.

Juan Martin de Pueyrredon.