Rima IV

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Rimas



IV.

No digáis que agotado su tesoro,
De asuntos falta, enmudeció la lira:
Podrá no haber poetas; pero siempre
 Habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
 Palpiten encendidas;
Mientras el sol las desgarradas nubes
 De fuego y oro vista;

Mientras el aire en su regazo ve
 Perfumes y armonías;

Mientras haya en el mundo primavera,
 ¡Habrá poesía!

Mientras la ciencia á descubrir no alcance
 Las fuentes de la vida,
Y en el mar ó en el cielo haya un abismo
 Que al cálculo resista;

Mientras la humanidad siempre avanzando
 No sepa á do camina;
Mientras haya un misterio para el hombre,
 ¡Habrá poesía!

Mientras sintamos que se alegra el alma.
 Sin que los labios rían;
Mientras se llore sin que el llanto acuda
 A nublar la pupila;

Mientras el corazón y la cabeza
 Batallando prosigan;
Mientras haya esperanzas y recuerdos,
 ¡Habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
 Los ojos que los miran;
Mientras responda el labio suspirando
 Al labio que suspira;

Mientras sentirse puedan en un beso
 Dos almas confundidas;
Mientras exista una mujer hermosa,
 ¡Habrá poesía!



Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer
I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII
XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI - XXXVII - XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI
XLVII - XLVIII - XLIX - L - LI - LII - LIII - LIV - LV - LVI - LVII - LVIII - LIX - LX - LXI - LXII - LXIII - LXIV - LXV - LXVI - LXVII - LXVIII - LXIX
LXX - LXXI - LXXII - LXXIII - LXXIV - LXXV - LXXVI - LXXVII - LXXVIII - LXXIX - LXXX - LXXXI - LXXXII - LXXXIII - LXXXIV - LXXXV
LXXXVI - LXXXVII - LXXXVIII - LXXXIX - XC - XCI - XCII - XCIII - XCIV - XCV - XCVI