Rima XVIII

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Rimas


XVIII.

  Fatigada del baile,
Encendido el color, breve el aliento ,
  Apoyada en mi brazo,
Del salón se detuvo en un extremo.

  Entre la leve gasa
Que levantaba el palpitante seno,
  Una flor se mecía
En compasado y dulce movimiento.

  Como en cuna de nácar
Que empuja el mar y que acaricia el céfiro,
  Tal vez allí dormía
Al soplo de sus labios entreabiertos.

— ¡Oh! ¿Quién así, pensaba,
Dejar pudiera deslizarse el tiempo?
¡Oh, si las flores duermen,
Qué dulcísimo sueño!



Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer
I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII
XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI - XXXVII - XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI
XLVII - XLVIII - XLIX - L - LI - LII - LIII - LIV - LV - LVI - LVII - LVIII - LIX - LX - LXI - LXII - LXIII - LXIV - LXV - LXVI - LXVII - LXVIII - LXIX
LXX - LXXI - LXXII - LXXIII - LXXIV - LXXV - LXXVI - LXXVII - LXXVIII - LXXIX - LXXX - LXXXI - LXXXII - LXXXIII - LXXXIV - LXXXV
LXXXVI - LXXXVII - LXXXVIII - LXXXIX - XC - XCI - XCII - XCIII - XCIV - XCV - XCVI