Rima XXIX

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Rimas
Loudspeaker rtl.png    Archivos sonoros
  Rima XXIX 


XXIX.

Sobre la falda tenía
 El libro abierto;
En mi mejilla tocaban
 Sus rizos negros;
No veíamos las letras
 Ninguno, creo;
Mas guardábamos ambos
 Hondo silencio.
¿Cuanto duró? Ni aun entonces
 Pude saberlo;
Sólo sé que no se oía
 Más que el aliento,
Que apresurado escapaba
 Del labio seco.
Sólo sé que nos volvimos
 Los dos á un tiempo,
Y nuestros ojos se hallaron,
 Y sonó un beso.

Creación de Dante era el libro,
 Era su Infierno.
Cuando á él bajamos los ojos,
 Yo dije trémulo:
¿Comprendes ya que un poema
 Cabe en un verso?
Y ella respondió encendida:
 — ¡Ya lo comprendo!



Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer
I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII
XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI - XXXVII - XXXVIII - XXXIX - XL - XLI - XLII - XLIII - XLIV - XLV - XLVI
XLVII - XLVIII - XLIX - L - LI - LII - LIII - LIV - LV - LVI - LVII - LVIII - LIX - LX - LXI - LXII - LXIII - LXIV - LXV - LXVI - LXVII - LXVIII - LXIX
LXX - LXXI - LXXII - LXXIII - LXXIV - LXXV - LXXVI - LXXVII - LXXVIII - LXXIX - LXXX - LXXXI - LXXXII - LXXXIII - LXXXIV - LXXXV
LXXXVI - LXXXVII - LXXXVIII - LXXXIX - XC - XCI - XCII - XCIII - XCIV - XCV - XCVI