Sobre las serpientes de Chile

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Sobre las serpientes de Chile (1899) de Rodulfo Amando Philippi

SOBRE

LAS SERPIENTES DE CHILE


POR EL


Dr. R. A. PHILIPPI





(PUBLICADO EN LOS "ANALES DE LA UNIVERSIDAD", TOMO CIV)






SANTIAGO DE CHILE
IMPRENTA CERVANTES

BANDERA,46

1899

21,204.—Imp. Cervantes, Bandera, 46.
Sobre las serpientes de Chile pg 1.png


SOBRE LAS SERPIENTES DE CHILE
por el

El Museo de Santiago posee mas de ochenta serpientes chilenas i posee por consiguiente un material mucho mas completo e idóneo para su estudio que cualquier Museo de Europa. Cuando en 1889 el señor Fernando Lataste, que tenia cierta fama de herpetólogo debida sobre todo a su trabajo sobre las víboras, fué nombrado jefe de la seccion zoolójica, esperaba que se dedicaria con preferencia al estudio de nuestras serpientes. Hizo, como lo prescribe el Reglamento del Museo, articulo 7.° inciso 5.°, un catálogo de las serpientes, pegando en cada frasco que contiene uno de estos animales conservado en alcohol, un número de órden i un nombre científico. Pero nunca ha querido entregar este catálogo, así que su trabajo no ha sido de ningun provecho para el Museo, ni en cuanto a los nombres científicos.

Este señor estaba dominado de la idea fija que todas las serpientes de Chile estaban representadas en el «Museo británico» i como en el Catálogo de este establecimiento (Catalogue of Colubrine snakes, etc.) no se mencionan mas que dos especies de serpientes chilenas, que se distinguen entre otras, a primera vista, por la lonjitud de su cola, ha creido que era supérfluo examinarlas de cerca i todas las especies chilenas que son, como veremos, mui variadas, son para él o bien Dipsas chilensis o bien Dromicus Temminckii. Tan poca atencion les ha dado que en el frasco que lleva el núm. 132 i el nombre de Dipsas chilensis con la adicion: dos ejemplares, habia un Dipsas i un Dromicus, como lo he hecha ver a varias personas. Este frasco no existe mas en el Museo i diré con esta ocasion que falta igualmente un ejemplar de una nueva especie de sapo que describiré al fin de este articulo sobre las serpientes. Estos objetos deben haber sida robados? Por quién? Para quién? cui bono? No lo sé.

Me he visto pues en la necesidad de estudiar nuestras serpientes a pesar de que el estado de mi vista no me permite mas ver pequeños objetos con claridad, v. gr, el número de los pequeños dientes.

Este inconveniente ha sido subsanado por la colaboracion intelijente de mi secretario el señor don Bernardo Gotschlich i en unos pocos casos dudosos mi hijo nos ha sacado de apuros.

Estado actual de nuestros conocimientos sobre las serpientes chilenas.— Nuestro benemérito abate Molina conoce una sola especie chilena que ha tomado erróneamente por el Coluber Aesculapii de Europa. Véase su Saggio sulla storia naturale del Chili, 1782.

El primer naturalista que ha descrito una serpiente de Chile «Coronella Chamissonis» ha sido Wiegmann en 1834: Nova Acta Acad. Caes. Leop. Carol. Tom. XVI Suplementum I.

Catorce años mas tarde salió a luz el tomo II de la Zoolojía de la Historia Física i Política de Chile de Gay, en el cual el señor Guichenot describe ocho especies chilenas, a saber: Calamaria D'Orbignyi, Cal. atrocincta, Coronella Merremii, Cor. chilensis, Lycodon audax, Psammophis Temminckii, Dendrophis liocercus, pero estoi bien seguro que seis de estas pretendidas especies chilenas no existen en Chile, sino solo dos: Coronella chilensis i Psammophis Temminckii. Guichenot no ha conocido el trabajo de Wiegmann.

Dumeril i Bibron describen en su Herpétologie général, 1854 Tom. VIIa solo las mismas dos especies bajo los nombres de Dromicus Temminckii i Dipsas chilensis.

Un año mas tarde fué publicado el segundo tomo de la Naval. Astron. Expedition of the southern Hemisphere, en el cual el señor Girard describe dos serpientes chilenas: La coronella chilensis i el Taeniophis tantillus, estableciendo un nuevo jénero para una serpiente que habia escapado a sus antecesores. En 1858 salió a luz el Catalogue of Colubrine snakes in the collection of the British Museum. El señor Günther describe solo dos especies chilenas: Tachymenis chilensis i Dromicus Teminckii. En el Catalogue of the snakes in the British Museum en 1893, no se habla todavia de ninguna especie chilena. No sé si ha sido publicada la continuacion de esta obra, a lo ménos no me ha llegado.

SINONIMIA DE LOS PSAMMOPHIS TEMMINCKII Y DIPSAS CHILENSIS O CORONELLA CHILENSIS.

1.ª Psammophis Temminckii. Schlegel.—Guichenot dice en la Zoolojía de la obra de Gay (tom. II, páj. 84-1848), "dicen que se halla en Chile" y traduce evidententemente lo que dice Schlegel en su "Essai sur la Physiognomie des serpents, etc. (el mismo libro que el que lleva el título "Abbildungen" i que es tambien de 1837-1841.)

Guichenot no ha tenido en sus manos ningun ejemplar chileno de esta serpiente, lo que es mui admirable, puesto que Dumeril i Bibron dicen seis años mas tarde, páj. 666, que el Museo de Paris posee numerosos ejemplares traidos de Chile por los señores M. Gay, W. M. Gaudichaud i d'Orbigny, Lesson i Garnot. M. Niboux, etc.

Creo que la patria del Dromicus Temminckii es el Brasil, pero aun, si fuera idéntica con la Coronella Chamissonis Wiegmann, el nombre de Chamissonis tiene la prioridad sobre el Temminckii de Schlegel.

Chamisso, célebre como naturalista, sobre todo en el ramo de la botánica i como poeta, habia recojido el animal cerca de Talcahuano o Concepcion.

Es verdad que los señores Dumeril i Bibron dicen, páj. 665: "Bajo el nombre Coronella Chamissonis, Wiegmann ha presentado el Dromicus Temminckii, puesto que la descripcion se refiere a la especie que Hemprich habia dedicado a Chamisso." Pero Wiegmann dice espresamente que Hemprich habia dado en el Museo de Viena erróneamente el nombre de Chamissonis: a una especie del Brasil que no estaba descrita todavia i que llevaba en el Museo de Berlin el nombre de Coluber regius.

Mi finado amigo Tschudi comete das errores pequeños que conviene sin embargo rectificar. Dice en su Fauna peruana Herpetologie, páj. 52 en 1845:

1.° Que Meyen llevó esta serpiente de la costa occidental del Perú a Berlin siendo que Wiegmann dice espresamente que Chamisso la trajo de Talcahuano.

2.° Erró cuando dice que Hemprich habia dado el nombre de Coronella Chamissonis a una culebra del Museo de Breslan en lugar de Viena.

2.ª Coronella chilensis:—Dipsas chilensis.— Tachymenis chilensis—Los dos jéneros Dipsas i Tachymenis son idénticos. Dumeril i Bibron adoptan el nombre de Dipsas Boje; Günther Catalogue of the colubrine snakes, etc. el de Tachymenis que parece tener la prioridad. Este jénero es caracterizado por tener pocos dientes en la mandíbula superior de los que los dos últimos tienen posteriormente un surco mui profundo, segun Wiegmann o son posteriormente acanalados segun Dumeril i Bibron; lo que es la misma cosa. Ahora he examinado cinco individuos de la Coronella chilensis i tenemos un esqueleto de ella; ningun individuo tiene dientes largos acanalados, precedidos de un corto número de dientes pequeños; todos tienen dientes numerosos en la mandíbula superior cuyos últimos son mui poquito mas largos que los anteriores. No puede pues referirse la Coronella chilensis al jénero Tachymenis. Es singular que Girard no dice nada de los dientes de su Tachymenis chilensis, Guichenot no dice tampoco algo de la Coronella chilensis que figura aun en la obra de Gay.

Dumeril i Bibron describen los dientes de su Dipsas chilensis páj. 1160 como sigue:

"Dientes: maxilares " pero han confundido dos especies semejantes, la Coronella chilensis de Schlegel i la Tachymenis peruviana de Wiegmann i han dado la fórmula de la serpiente peruana sin darse el trabajo de abrirla boca de la serpiente chilena.

Es fácil distinguir las dos especies; la Coronella chilensis muestra tres líneas diverjentes que van del ojo a la boca; éstas faltan en la serpiente peruana, etc. Lo que confirma mi sospecha, es la circunstancia que Dumeril i Bibron dan, páj. 1,159. una corta descripcion de la coloracion que no coincide bien con la segunda larga descripcion de la coloracion que dan páj. 1161.

CONSIDERACIONES JENERALES SOBRE LOS CARACTERES IDÓNEOS PARA DISTINGUIR LAS ESPECIES CHILENAS DE SERPIENTES.

Como las serpientes carecen de miembros esteriores, tienen todas el cuerpo alargado, cubierto de escamas, etc., la distincion de los jéneros i de las especies es quizas mas difícil que en otras clases de animales.

El tronco es en todas las especies chilenas cilíndrico, mas o ménos comprimido, con el dorso redondeado, a escepcion del jénero Stegonotus que tiene el dorso a guisa de un techo de dos aguas. Casi siempre la nuca es un poco mas angosta que la cabeza, de modo que esta es mas o me nos distinta de la nuca, nunca mucho; en mi Liopis luctuosa Ph. la cabeza es pequeña i casi mas angosta que la nuca.

La cabeza tiene la forma de un óvalo alargado, estrechado anteriormente, con el hocico romo i redondeada.

A veces se notan dos cantos que parten de las cejas i se dirijen al hocico. Son mui marcados en el jenero Dromicus i Wiegmann ha denominado mui bien la cabeza del Dromicus Chamissonis subtetragona; un corte transversal, hecho un poco mas arriba del hocico tendria la forma de un cuadrado un poco alargado.

En mi jénero Pythoniscus estos cantos se pierden ántes de llegar a la nariz, i la cabeza es mui deprimida en su parte anterior.

Los escutelos que cubren la cabeza son normales; el estado de mi vista no me permite distinguir i describirlos mui exactamente, pero no creo que las diferencias de forma, puedan servir para la distincion de los jéneros, pero la situacion de los ojos i el número de los escutelos supralabiales son en mi concepto mui idóneas para este objeto i a mas de fácil observacion.

Los ojos están situados sobre los escutelos supralabiales 5° i 6° en los jéneros Draconiscus, Leptaspes i Stegonotus; está situado sobre los escutelos 4.° i 5.° en los jéneros Dromicus, Liophis, Taeniophis. Tachymenis, Pachyurus i Pythoniscus, Stenodeiros i Euprepes, i sobre los escutelos 3° i 4° en los jéneros Coronella i Colubellus.

La cola, es mui delgada en su parte posterior i terminada por una punta larga i mui aguda, ménos en el jénero Pachyurus en el cual toda la cola es gruesa. (5 mm. en la punta) redondeada i lleva un aguijon corto i delgado, de modo que podria creerse a primera vista, que la cola de un Dromicus ha sido mutilada en la mitad i sanada despues. Pero nada indica una lesion i a mas los dientes del Pachyurus difieren de los de Dromicus.

Se da importancia a la lonjitud relativa, de la cola, pero la apreciacion de esta relacion de lonjitud ofrece a veces sérias dificultades. Si una cola es la tercera o casi la tercera parte de la lonjitud total, la cola se llamará ciertamente larga i si es solo la sesta parte o ménos se llamará corta; la llamaremos corta tambien si es la quinta parte; pero si es la cuarta parte no sabremos si se debe llamar larga o corta i este caso se ofrece en las serpientes de Chile: Taeniophis multilineata, Pythoniscus Wiegmanni, Pythoniscus lemniscatus, Liophis gracilis i Coronella leucognatha.

De la importancia mas grande son los caracteres sacados de los dientes.

Algunas serpientes tienen, como es bien sabido, grandes dientes huecos, serpientes venenosa, o acanalados posteriormente, serpientes sospechosas. Las otras tienen los dientes sólídos i no acanalados i llevan el nombre técnico de Aglyphodontes.

En Chile no existen serpientes venenosas i solo una sospechosa. En los largos años que resido en Chile no he oido jamas de un caso bien averiguado de que una persona haya sido mordida por una serpiente venenosa, i entre las conservadas en el Museo hai solo una, acaso sospechosa, todas las demas son Aglyphodontes i se refieren a los dos grupos llamados Sincranterianos i Diacranterianos. En el primer grupo todos los dientes de la maxila superior se hallan dispuestos en una serie no interrumpida; en el segundo grupo hai un intervalo libre ante los dos últimos dientes que son tambien mas largos que los antecedentes.

Daré ahora un cuadro sinóptico de los jéneros en que he tenido que repartir las serpientes chilenas.

I. Los dos últimos dientes de la maxila superior mui largos, encorvados i surcados posteriormente:

1) Tachymenis Wiegmann.

II. Todos los dientes son sólidos, no huecos ni surcados.

A. Diacranteres—Los últimos 1 hasta 3 dientes están separados de los antecedentes por un espacio libre.

a) Los ojos están situados sobre el 5° i 6° escutelo supralabial:

2) Stegonotus: D. et B., doce hileras de escamas grandes, cuadradas, dorso en forma de un techo de dos aguas. (En todas las demas serpientes chilenas el dorso está redondeado).

3) Leptaspes Ph. [1] trece hileras de escamas, cola mui larga.

b) Ojos situados sobre el 4° i 5° escutelo supralabial.

4) Dromicus Bibron. Escutelo anal entero, cola larga.

5) Liophis Wagler. Escutelo anal entero, cola corta.

6) Taeniophis Girard. Escutelo anal partido (bifid).

7) Pachyurus Ph. [2]. Escutelo anal inciso, cola corta gruesa hasta el ápice redondeado.

8) Stenodeiros Ph. [3]. Tronco adelgazado paulatinamente hasta la cabeza que es mucho mas ancha que el cuello.

9) Pythoniscus Ph. [4]. Cabeza deprimida anteriormente (Los jéneros antecedentes tienen la cabeza elevada subtetragona).

10) Euprepes Ph. [5]. Los dientes anteriores de la mandíbula inferior de la triple lonjitud de los últimos.

c) Los ojos situados sobre el 3° i 4° escutelos supralabial.

11) Aspídula Ph. [6]. Dientes palatinos numerosos dispuestos en dos hileras, ora en líneas derechas, ora paralelas al borde de la mandibula.

B. Sincranteres.—Sin espacio libre entre los últimos dientes i los antecedentes en la mandíbula superior.

12) Draconiscus Ph. [7]. Ojos situados sobre el 5° i 6° escutelo supralabial.

13) Coronella Laur. Ojos situados sobre el 3° i 4° escutelo supralabial, dientes numerosos en la mandíbula superior.

14) Colubellus Ph. [8]. Ojos situados sobre el 3° i 4° escutelo supralabial, solo cuatro dientes en el hueso maxilar superior, otros tantos en el paladar.

Confieso que no comprendo bien cuál sea la diferencia esencial entre los jéneros Liophis i Dromicus. En la sinopsis jeneral que los señores Dumeril i Bibron dan en la Herpetologie général Tom. VIIa páj. 645, dicen que las escamas de los cuatro jéneros Stegonotus, Periops, Dromicus i Liophis son cuadradas (carrées); pero en la descripcion jenérica de Liophis, paj. 697, dicen que sus escamas son «hexagones;» ahora hexagones i carrées no son la misma cosa, i entre los caracteres asignados al jénero Dromicus dicen tambien que sus escamas son carrées. Pero en realidad las escamas de este jénero a lo ménos las del Dromicus Chamissoniss-Temminckii i las de las otras especies que yo refiero al jénero Dromicus son romboideas redondeadas en la punta i no «carrées.»

Segun la sinopsis citada arriba «las cabezas son poco distintas (peu distinctes) del tronco», pero segun los caracteres dados en la descripcion jenérica de los dos jéneros son nada distintos del tronco.

Entre todas las serpientes chilenas que por sus otros caracteres debo referir a estos dos jéneros, hai solo una, la que denomina Liophis luctuosa en la cual el tronco tiene en toda su lonjitud el mismo grosor i la cabeza el mismo ancho que el cuello.

Segun el cuadro sinóptico, páj. 645, la diferencia principal, debemos acaso decir esencial? entre Liophis i Dromicus es: que Dromicus tiene la cola larga mientras Liophis la tiene corta, pero ¿qué es largo i qué es corto? Cualquiera dirá que una cola que tiene casi la tercera parte de la lonjitud total es larga i que una cola que ocupa la quinta parte o ménos de la lonjitud total es corta; pero si la cola tiene la cuarta parte de la lonjítud ¿es corta o es larga? i tenemos cuatro especies chilenas cuya cola es exactamente la cuarta parte de la lonjitud total.

Termino este trabajo provisorio, observando que poseemos en Chile no dos especies, sino 45, a saber:

Tachymenis 1 Stenodeiros Ph 1
Stegonotus 1 Pythoniscus Ph 2
Leptaspes Ph 1 Euprepes Ph 1
Dromicus 11 Aspídula Ph 5
Liophis 6 Draconiscus Ph 1
Taeniophis 3 Coronella Laur 10
Pachyurus Ph 1 Colubellus Ph 1

Santiago, 4 de Agosto de 1899.

Sobre las serpientes de Chile pg 11.png
Sobre las serpientes de Chile pg 15.png


DESCRIPCIONES BREVES DE DOS ESPECIES NUEVAS DE SAPOS (BUFO).

B. totus ater, supra lituris maguam dorsi partem ocupantibus, pulchre coccineis vel aurantiacis, subtus maculis ejus dem coloris ornatus. Habitat in Andibus provinciae Cautin et Chillan in altitudine 3-4000 ped. supra mare.

Este sapo es mui hermoso por el contraste de sus colores i no se puede confundir con ninguna otra especie; todo el animal es de un negro de carbon pero adornado en el dorso de un dibujo irregular ramificado de un hermoso color encarnado o anaranjado i en el vientre de manchas redondas i angulares del mismo color.

El señor don Philiberto Germain trajo primero un ejemplar de la hacienda de San Ignacio de Pemehue, donde este sapo es mui raro, segun los vaqueros de la hacienda. Este tiene los dibujos de un color encarnadino i las dimensiones siguientes: lonjitud del cuerpo desde la punta del hocico hasta el ano 53 mm; lonjitud de la cabeza 17 mm.; lonjitud de las patas anteriores 32 mm.: lonjitud de las patas posteriores 74 mm.

En Enero de 1897 el mismo señor Germain trajo al Museo tres ejemplares de esta misma especie que habia hallado en la cordillera de Chillan i que se distinguen únicamente porque los dibujos son de un color anaranjado en vez de encarnadino.

El uno de ellos es un poco mayor i mide: lonjitud del cuerpo desde la punta del hocico hasta el ano 76 mm.; lonjitud de la cabeza 23.5 mm.; lonjitud de las patas anteriores 50 mm.; la de las patas posteriores 107 mm.

El ejemplar de Pemehue ha sido sustraido del Museo.

Bufo supra fusco niger, subtus niger, guttis albis numerosis adspersus; abdominis parte posteriore obscuriore; artubus nigris albo guttatis. Habitat prope Valdiviam ubi rarus videtur et in Andibus provinciae Cautin.

Dimensiones:

Lonjitud del cuerpo desde la punta del hocico hasta el ano 63 mm.; lonjitud de la cabeza 19 mm.; lonjitud de las patas anteriores 40 mm.; lonjitud de las patas posteriores 65 mm.

El Museo posee dos ejemplares, el cuyas dimensiones he dado i otro mas chico que proceden de Valdivia i tres ejemplares de la província de Cautin.

Toda la parte superior del cuerpo está cubierta de verrugas, mas pequeñas en la cabeza i en el dorso, mas gruesas i duras en la parte superior de las patas. La rejion orbital es mui elevada, la frente plana, las parótidas son semi—lunares i no mui gruesas; mui particular es la coloracion. Toda la parte superior del cuerpo es de un color entre negro i moreno uniforme. La parte inferior del cuerpo tiene un fondo negro pero salpicada de gotitas blancas que son a veces tan grandes i confluentes de la mandíbula inferior que ésta parece mas bien blanca salpicada de negro; i en la última parte del abdómen los puntos blancos son mui pequeños; la parte inferior de las patas i dedos es igualmente negra con gotitas i manchas blancas. Los dedos son mui delgados, sobre todo los de las patas posteriores; i la membrana natatoria es mas corta que en los Bufos típicos. Quizas podria formarse un nuevo jénero para esta especie al cual convendria bien el nombre de Stenidactylus (dedos angostos), si se quiere dar importancia a los dedos alargadas rollizos i la brevedad de la membrana natatoria de las patas posteriores.

La lengua es ovalada i no muestra escotadura.

En la boca le faltan no solo los dientes en el borde de la mandíbula superior, sino tambien los palatinos que existen en el jénero Aruncus.

Si mi salud lo permite daré en una de las próximas entregas de los «Anales del Museo» descripciones mas detalladas de estas especies i de los demas batraquios chilenos, acompañadas de sus respectivas figuras que ocuparán quince láminas de las que catorce están ya dibujadas.

Santiago, Agosto 7 de 1899.

Glosario atacameño 3.png

  1. Nombre sacado del griego de «leptos» senseño i «aspés» culebra.
  2. Del griego «pachys» grueso, i «ura» cola.
  3. De «Stenos» angosto i «deira» cuello.
  4. Pythoniscis, diminutivo de «Piton» nombre de la serpiente grande manda por Apollo.
  5. Del griego «Euprepes», bonito.
  6. Dimíinutivo de «aspes» culebra.
  7. Diminutivo de «'Dracon» dragon.
  8. Diminutivo de «coluber» culebra, con eliminacion de la r como en las voces puella, sacellum, pulchellus, rubellus, misellus, etc.