Tristes van los zamoranos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: Esta transcripción respeta la ortografía original de la época.
XLIII

T

ristes van los zamoranos

metidos en gran quebranto;
reptados son de traidores,
de alevosos son llamados;
más quieren ser todos muertos
que no traidores nombrados.
Día era de San Millán,
ese día señalado;
todos duermen en Zamora,
mas no duerme Arias Gonzalo.
Acerca de las dos horas
del lecho se ha levantado;
castigando está sus hijos
á todos cuatro está armando;
las palabras que les dice
son de mancilla y quebranto:
—Ayúdeos Dios, hijos míos,
guárdeos Dios, hijos amados,
pues sabéis cuán falsamente
habemos sido reptados.

Tomad esfuerzo, mis hijos,
si nunca le habéis tomado;
acordaos que descendéis
de la sangre de Laín Calvo,
cuya noble fama y gloria
hasta hoy no se ha olvidado,
pues que sabéis que don Diego
es caballero preciado,
pero mantiene mentira
y Dios d’ello no es pagado;
el que de verdad se ayuda
de Dios siempre es ayudado.
Uno falta para cinco,
porque no sois más de cuatro,
yo seré el quinto, y primero
que quiero salir al campo.
Morir quiero y no ver muerte
de hijos que tanto amo.
Mis hijos, Dios os bendiga
como os bendice mi mano.—
Sus armas pide el buen viejo,
sus hijos le están armando,
las grevas le están poniendo;
doña Urraca había entrado,
los brazos le echara encima,
muy fuertemente llorando.
—¿Dónde vais, mi padre viejo,
ó para qué estáis armado?
Dejad las armas pesadas,
que ya sois viejo cansado,
y sabéis que si morís,
perdido es todo mi Estado.
Acordaos que prometistes
á mi padre don Fernando
de nunca desampararme
ni dejar de vuestra mano.

—Pláceme, señora mía,
respondió Arias Gonzalo.—
Cabalgara Pedro Arias
su hijo, que era el mediano,
que aunque era mozo de días,
era en obras esforzado.
Dijo:—Cabalgad, mi hijo,
que os esperan en el campo:
vais en tal hora y tal punto
que nos saquéis de cuidado.—
Sin poner pié en el estribo
Arias Pedro ha cabalgado;
por aquel postigo viejo
galopando ha llegado
adonde estaban los jueces
que le estaban esperando.
Partido les han el sol,
dejado les han el campo.



Romancero selecto del Cid (1884) (page 160 crop).jpg