Zaratustra 2:De las tres transformaciones

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Así habló Zaratustra
De las tres transformaciones de la mente
de Friedrich Wilhelm Nietzsche


Tres transformaciones os contaré de la mente: cómo la mente se vuelve en camello, y en león el camello, y en niño finalmente el león.

Hay muchas cosas pesadas para la mente, la mente fuerte, con aguante, en la que mora el respeto: lo pesado y lo pesadísimo demanda su fuerza.

¿Qué es pesado?, así pregunta la mente con aguante, así se arrodilla, al igual que un camello, y quiere ser bien cargada.

¿Qué es lo más pesado, héroes?, así pregunta la mente con aguante, para que lo tome sobre mí y me felicite de mi fuerza.

No es acaso esto: ¿rebajarse, para ofender a la propia arrogancia? ¿Dejar brillar la propia estupidez, para burlarse de la propia sabiduría?

O es esto: ¿separarnos de nuestra causa cuando celebra su victoria? ¿Subir a la alta montaña, para tentar al tentador?

O es esto: ¿alimentarse de las bellotas y la hierba del conocimiento, y sufrir hambre en el alma por amor a la verdad?

O es esto: ¿estar enfermo y mandar a casa a los consoladores y trabar amistad con palomas que nunca escuchan lo que quieres?

O es esto: ¿meterse en agua sucia, si es el agua de la verdad, y no apartar de uno las ranas frías y los sapos calientes?

O es esto: ¿amar a los que nos desprecian, y tenderle la mano al espectro cuando nos quiere hacer temer?

Todo esto, de entre lo más pesado, lo toma la mente con aguante sobre sí: al igual que el camello, que se apresura en el desierto, así se apresura ella en su desierto.

Pero en el desierto solitario sucede la segunda transformación: en león se convierte aquí la mente, quiere obtener la libertad y ser señor en su propio desierto.

A su dueño último busca aquí: quiere ser enemigo de él y de su dios último, en pos de la victoria quiere luchar con el gran dragón.

¿Cuál es el gran dragón, al que la mente no quiere ya no quiere reconocer como señor? “Debes”, así se llama el gran dragón. Pero la mente del león dice “Quiero”.

“Debes” se encuentra en su camino, refulgiendo dorado, un animal con escamas, y en cada escama brilla dorado: “¡Debes!”.

Valores milenarios brillan en esas escamas, y así habla el más poderoso de todos los dragones “todo el valor de las cosas - brilla en mí”.

“Todo lo que es de valor ya ha sido creado, y todo valor creado - eso soy yo. ¡En verdad, no habrá ningún “Quiero” más!” Así habla el dragón.

Hermanos míos, ¿para qué es necesario el león en la mente? ¿En qué no nos basta la bestia de carga, que renuncia y es respetuosa?

Crear nuevos valores - eso tampoco lo alcanza aún el león: pero crear libertad para nuevas creaciones - eso lo alcanza la fuerza del león.

Crear libertad para uno mismo y un sagrado no incluso ante el deber: para esto, hermanos míos, es necesario el león.

Tomarse el derecho a nuevos valores - eso es lo más temible que puede tomar para sí la mente con aguante y respetuosa. En verdad, es una depredación para ella y un asunto para depredadores.

Como a lo más sagrado amaba ella antes a “Debes”: ahora debe encontrar la locura y la arbitrariedad incluso en lo más sagrado, para que deprede la libertad de su amor: hace falta el león para esa depredación.

Pero decidme, hermanos míos, ¿qué alcanza el niño, que tampoco el león hubiera alcanzado? ¿Por qué debería el león depredador encima convertirse en niño?

Inocencia y olvido es el niño, un nuevo comienzo, un juego, un aro que rueda fuera de sí mismo, un primer movimiento, un sagrado decir sí.

Sí, para el juego de la creación, hermanos míos, es necesario un sagrado decir sí: su voluntad es lo que quiere ahora la mente, su mundo es lo que gana para sí el alejado del mundo.

Tres transformaciones os he nombrado de la mente: cómo la mente se volvió en camello, y en león el camello, y el león por último en niño. -

Así habló Zaratustra. Y por aquel entonces se encontraba en la ciudad que se llama: la vaca variopinta.

De las tres transformaciones