Breve compendio de los varones ilustres de Galicia

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


BIBLIOTECA GALLEGA


BREVE COMPENDIO

DE LOS

VARONES ILUSTRES

DE GALICIA

NATIVOS,
Y PROXIMOS ORIGINARIOS,
ESCLARECIDOS EN VIRTUDES, LITERATURA
Y DIGNIDADES ECLESIÁSTICAS, CON ALGUNAS
CORTAS RELACIONES DE SUCESOS
PARTICULARES.

TODO RECOPILADO DE VARIOS AUTORES
POR


D. JOSÉ PARDIÑAS VILLALOVOS, SOTO y ROMERO de CAAMAÑO,


Nátural del mismo Reino, que principió á trabajar en el
año de 1772 hasta el presente de 1782 esta obra, entre
otras curiosas pertenecientes á dicho Reino.






LA CORUÑA

ANDRÉS MARTÍNEZ-EDITOR

1887


A

ARES CANABAL (D. Miguel), natural de Santiago, Catedrático en su Universidad, colegial en Salamanca, en el viejo de San Bartolomé; Canónigo lectoral de Avila, de donde salió para Obispo de Orense, y tomó la posesión á 30 de Mayo de 1595, cuya Iglesia gobernó 15 años, con admirable celo, piedad y rectitud; y tan amante de ella, que se esmeró en enriquecerla donándola muchas alhajas, joyas y ornamentos, que aun hoy duran y son los de más precio, especialmente el Tabernáculo, Custodia, lámpara, cáliz, vinageras, aguamanil y fuentes de plata sobredoradas; piezas todas muy curiosas, grandes y ricas, que con tapicerías, pinturas y todo su Pontifical le cedió antes de morir. No por esto faltaba á la caridad con los pobres, tanto en limosnas públicas como secretas, sin los excesivos socorros, que en un año estéril dió á los pobres de todo su Obispado. Además de ésto, en la parroquia de San Andrés, donde se bautizó, fundó una memoria perpétua para misas, vestir á 12 pobres, y otras limosnas. En su Catedral dotó la fiesta de San Miguel, y una Capellanía en el coro, otra en el lugar donde nacieron sus padres y renta para mantener en él Escuela para los niños; y hubiera hecho mucho más, si la malignidad, con pleitos, no le hubiera precisado á hacer muchos gastos para defender el gobierno pastoral y bién espiritual de su rebaño. En su tiempo fueron colocados con mucha magnificencia los santos cuerpos de San Torcuato y San Rosendo en el Monasterio real de Celanova, á cuya función asistió, celebrando Misa de Pontifical. Al fin murió á primero de Enero de 1611. Cuando el médico le avisó la cercanía de sus muerte, con sosiego de espíritu admirable le dijo: Lex est non pena perire, y añadió, statutum es hominibus semel mori. Hizo su testamento, y en él dejó algunos legados al Colegio de Santiago, á la dicha Parroquia de San Andrés, al Colegio mayor de Salamanca de San Bartolomé, y otras porciones para misas, distribuidas en todos los conventos pobres y casamientos de Huérfanas.

MUÑOZ: Historia de Orense, f.° 281.(1)

ARAUJO (D. Francisco), estudió en Salamanca, donde tomó el hábito de nuestro Padre Santo Domingo, y enseñó despues la Theología; en 1648 fué nombrado Obispo de Segovia, y murió á 19 de Marzo de 1664, en cuyo año se imprimió un tomo suyo de "Decisiones morales eclesiasticae et civiles" en Leon, y últimamente en 1745. También dejó ocho ó diez volumenes en folio de Theologia escolastica, impresos en España.

MORERI: t.° 1.°, f.° 659.—Parece que era natural de Verín en la Limia, según Montevelo en las notas al Nobiliario del conde Don Pedro, f.° 19, plana 369.

ALVAREZ (el Padre Juan, de la Compañía de Jesús) natural de Limia: escribió un tratado elegante, aunque breve, de la vida de Santa Marina, Vírgen y Mártir, y otras memorias ilustres históricas de su Patria.

MUÑOZ: Historia de Orense, f.° 27.

ARIAS BALBOA (D. Vicente), de noble generación y el mayor Letrado que tuvo el mundo; así le llama Gil González de Avila en el Teatro de la Iglesia de Plasencia; fué compañero del Arzobispo de Toledo D. Pedro Tenorio y el primer glosador del Fuero real de las Leyes de Castilla, que mandó hacer el rey D. Alonso el Sabio; fué Obispo de dicha Iglesia y murió en el año de 1414.

SARMIENTO: t.° 1.° de Memorias para la Historia.

ARIAS DEL VILLAR (D. Juan), natural de Santiago, aunque algunos le prohijan Asturiano; fué de noble extracción, gran Letrado y Dean de Sevilla: en 1484 le enviaron los Reyes Católicos, con D. Juan de Rivera, Señor de Montemayor, á tratar con Cárlos VIII, nuevo rey de Francia, sobre la restitución del Rosellón y Cerdania y continuar las paces con aquella corona. Después fué nombrado Obispo de Oviedo;(2) (hay quien asegura que ya lo era, antes de la Embajada, y en el dicho año de 1484, y parece más conforme fuese autorizado con esta dignidad.) En 1491 fué nombrado Presidente de la Chancillería de Valladolid, y últimamente Obispo de Segovia, con retención de la Presidencia, otorgando su poder en 13 de Septiembre de 1498 en Valladoliz, á favor del Bachiller Alonso Alvarez de Valdés, Arcediano de Gordon, para que en su nombre tomase la posesión de dicho Obispado. Murió en el mes de Septiembre de 1501 en la villa de Mojados, y fué sepultado en su Catedral, en la capilla mayor al lado del Evangelio, en un suntuoso sepulcro de alabastro con reja dorada. Dotó en ella una misa los miércoles con cantores caperos, y órganos, largas propinas á los Prebendados presentes, sin admitir ausente por causa alguna, que hasta hoy se nombra la Misa del Obispo. Dióla muchos ornamentos preciosos, y entre ellos una procesión de capas blancas, y un acetre de plata en que se ven sus armas, que son una flor de lis, y cuatro veneras(3) (y principalmente el escudo de sus armas colocado se halla en la Iglesia de Oviedo por haber reedificado mucha parte de ella, y son las mismas que anteceden.) Hizo imprimir en Venecia un Misal segoviano, ordenado por Pedro Alfonso, racionero, y Diego de Castro, beneficiado en la Catedral.

COLMENARES: Historia de Segovia, cap. 35, § 15 y 16, f°, 443 y 444.—DÁVILA en el Teatro eclesiástico de la Iglesia de Jaen, pág. 556.

ALCOCER (Francisco de), religioso franciscano, natural de la ciudad de Santiago ó Compostela; florecia en el siglo XVI, fué habilísimo en letras de humanidad y Theologia; escribió varias obras, y entre ellas un Tratado de el Juego impreso en Salamanca en 1559 y un Confesonario breve, impreso en la misma, año de 1572.

AGUIAR SEIXAS Y ULLOA (D. Francisco) natural de la ciudad de Betanzos, colegial en los colegios de Cuenca, el mayor de Salamanca y en el mayor de Fonseca en Santiago; Canónigo de Astorga, Penitenciario en la metropolitana Iglesia del Apostol Santiago, Obispo de Mechoacan, y finalmente Arzobispo de México, cuya elección se hizo en 1681. Fué de una vida ejemplar é irreprensible, gran de limosnero; y ejercitado en actos tan heróicos, murió en opinión de varón justo, á 14 de Agosto de 1698. En el dia 11 de Mayo de 1739 se dió principio en el Palacio Arzobispal de México á las Informaciones de non cultu, conducentes á la beatificación y canonización de dicho Prelado: fué nombrado Juez de ellas el Sr. Dr. D. Alonso Franco Moreno y Castro, colegial que fué en el referido de Cuenca, Dean de la Metropolitana de México, y Gobernador de su Arzobispado.

GACETA de esta ciudad del mes de Mayo de 1730.—MORERI: t.º 2.º f.º 441, c.ª 2.ª—MURILLO en Geografía, primera parte, lib. 2.º, cap.º 1.º, f.º 43.

ARES (D. Miguel), (4) natural de la ciudad de Santiago, hijo de Alfonso de Ares y de su muger D.ª María González y bautizado en la parroquia de San Andrés; fué catedrático en la Universidad de dicha ciudad; pasó á Salamanca, donde recibió la beca de colegial en el mayor de San Bartolomé en 1574. Graduóse allí de Licenciado y fué catedrático de Artes y Filosofía, con tanto crédito y ventajas de su literatura, que llegaron á llamarle otro Séneca; salió Canónigo Magistral de Avila, y en 1593 le presentó el rey Felipe II para el Arzobispado de las Charcas, que no aceptó; pero á los dos años después, le hizo Obispo de Orense de que tomó posesion en 30 de Mayo de 1595 y governó con tal acierto su rebaño por mas de 15 años, que mereció le llamasen en su muerte Gloria de Prelados y otros dictados que se registran en su epitafio. Su caridad y celo con los pobres y en obsequio de lo sagrado fué excesiva. A la Catedral enriqueció con el tabernáculo, custodia, lámpara, caliz, vinageras, aguamanil y fuentes de plata sobredoradas: todas piezas grandes, curiosas y ricas: añadió ornamentos, que duran hoy, y son los mas preciosos. Donó á la fábrica de la Iglesia sus tapicerías, pinturas, y todo el Pontifical, en vida. Fundó tres misas perpetuas por sus padres en la Parroquia donde fue bautizado, con renta para vestir 12 pobres, que asisten á una y llevan en dinero otra limosna. En el lugar donde nacieron sus padres dotó una capellanía y escuela para enseñar los niños; en su Catedral la fiesta de San Miguel, y una capellanía en el coro: al colegio de San Bartolomé dió mas de 2.000 ducados; hizo el retablo de la capilla y una colgadura de damasco y terciopelo carmesí con cenefas y franjas de oro. Hizo también mandas al colegio de Santiago; y además de todo esto, socorriendo á los pobres, con públicas y secretas limosnas. Al convento de San Francisco de Orense dió su librería. Hizo muchas limosnas á conventos pobres; repartió lo que tenía en misas y en dar estado á huérfanas; y al fin con tales méritos, rindió el vital espíritu á 1.º de Enero de 1611.

PADRE FLOREZ: España Sagrada, t.º 17, f.º 183.

AVIÉNO (Festo Rufo), natural de Galicia, célebre escritor á principios del siglo v; su patria fué la villa de Rivadavia, como lo afirma Vivar in Maximum, año de 460, número 4, y por eso se apropió el sobre-apellido Avieno. Dejó escritas varias obras: la primera intitulada Descripción del orbe de la tierra, compuesta toda de versos hexámetros: la segunda de las Riveras marítimas de España, en verso iámbico: la tercera es una traduccion de los Phenomenos de Arato, en verso hexámetro, cuya obra permanece, y hace de ella memoria San Jerónimo, en Coment. Epist. Paul. ad Timot.; la cuarta es la Historia romana en verso iámbico, siguiendo á Livio; pero se perdió toda esta obra; la quinta son varias Fábulas ó Apólogos en verso de las cuales aún permanecen cuarenta y dos. Ultimamente escribió Epigramas que andan incorporados en el códice de los antiguos.

HUERTA: Anales de Galicia, t.º 1.º, lib. 3, capítulo 10, fólio 273.

ARIAS (D. Juan), de conocida nobleza, pariente muy cercano de D. Pedro Alvarez Osorio, Conde de Lemos; fué Deán de la antigua Iglesia de Lugo antes del año 1184. Sus heróicas virtudes fueron tales y tantas, que le formaron un ejemplar capitular. La de la liberalidad en obras del divino culto fué extremada, participando de ella varias iglesias. El Monasterio de Villar de Donas, patrimonio suyo en tierra de Monterroso, en dicho Obispado, lo dió á los religiosos y caballeros de la orden de Santiago para que en él diesen el hábito á los que le pidiesen y celebrasen sus capítulos; ordenado que desde las vísperas segundas de todos Santos hasta la Pascua de Resurrección, pusiesen capas negras sobre las pellices, como canónigos regulares. Y por que después de su muerte no se cumplía con su voluntad, el conde D. Pedro, su pariente, puso pleito á la religión.

PALLARES: Historia de Lugo, f.º 318.

AGUIAR (el Doctor D. Francisco de) pariente muy cercano del Obispo de Lugo, D. Fray Pedro Lopez de Aguiar, natural de este Obispado, de quien se trata en esta obra; fué Catedrático de Prima de Leyes en la Universidad de Valladolid, quien, por excelente Jurista, mereció el renombre de Grande y que la Escuela le pusiese honorífico epitafio: (Hic cesarunt leges).

PALLARES: ibid. F.º 393.

AGUIAR (el Licenciado D. Diego), pariente del anterior; poeta discreto, compuso doscientos versos en lengua latina y castellana, hablando con unas mismas palabras latin y castellano.

PALLARES: ibid. f.º 393.

ALVAREZ DE VELASCO (D. Gabriel), nació en el valle de Quiroga, estudió Leyes; abogó en los Reales consejos; tuvo comisiones de crédito y oficios en España. Escribió é imprimió varios libros de su profesión y de otros asuntos, entre ellos uno latino del Juez perfecto; fué docto, prudente y recatado, verídico, algo colérico, limosnero, y muy apreciador de la virtud: fué Oydor de Santa Fee en 18 Agosto 1636, y promovido á Fiscal de Lima en 1648 y, jubilado con el salario de la primera plaza, murió en sábado 22 de Junio de 1658 á las siete de la noche en la edad de 61 años: fué sepultado en la capilla de Nuestra Señora de Gracia del convento de San Agustin, que compró, labró y dotó con capellanía de misas y de las salves de los sábados, con Patronato: compuso un libro reformado y añadido de Axiomas del Derecho; otro de alimentos, una Carta laudatoria á sus hijos de la vida de su muger D.ª Francisca Zorrilla, con quien casó en Santa Fee, hija del Oydor D. Diego Zorrilla, y de D.ª Catalina de Ospina; otro libro compuso de la distinción de lo temporal y eterno, de grande erudición.

OCARIZ en su Nobiliario, t.º 1.º, f.º 95 y 236.

APONTE (Basco Gil de), floreció en el siglo XVI: escribió un libro de los Linages de Galicia. Saavedra en el Memorial de su casa. f.º 184-B-. Fué familiar de D. Fernando, Conde de Andrade: (anda dicha obra M. S. y es rara.)

ARIAS (Fray Diego), natural de Galicia, con su compañero y paisano Fray Diego Mariño, religiosos de San Francisco, con fervoroso deseo de mayor estrechez, observancia y pernitencia, impetrando licencia del Papa Bonivacio, se pasaron á Portugal, y en un lugar desierto llamado la Rábida, no lejos de Tuy, edificaron un pobre Monasterio, que fué el principio de aquella reforma que tanto ha florecido con ejemplos y virtudes en aquel Reino, lo que sucedió por los años de 1392.

FERRERAS: Historia de España. t.º 8.º, f.º 331.

ALVAREZ SOTELO (Padre Juan), Jesuita. Escribió una Historia de Galicia con mucha elegancia, aunque ligeramente: se conserva M. S. en poder de D. José Cornide.

ACEBEDO (Fray Martin de), descendiente de la ilustre casa de Seijo en Sabucedo, del orden de Nuestra Señora de la Merced, Catedrático de Prima de Teología de la Universidad de Santiago y Obispo en Italia.

OCARIZ t.º 2.º, f.º 312.

ARIAS GALLEGO (D. Gonzalo), Obispo de Gerona, después de Cartagena, docto Prelado; asistió al Concilio de Trento y murió en 1573.

AYALA: Concilio tridentino, que tradujo al castellano.—Apéndice 4.º, f.º 33.

ALFONSO (D. Nuño), Canónigo de Santiago y uno de los famosos escritores de la Historia compostelana, exaltado al Obispado de Mondoñedo, en cuya silla ya se hallaba por Julio del año de 1120. El Obispo de la ciudad de León, D. Diego, le señalo renta entre las dignidades de su Iglesia, que consta de su testamento.

RISCO: España Sagrada, t.º 35, f.º 171.

ALVAREZ DE SOTOMAYOR (Garci), hijo de Alonso Lopez de Somoza, y de D.ª Paula de Sotomayor, hija de D. Francisco Feijóo, señor de Vilar de Cas y de D.ª Isabel de Sotomayor, hija de D. Pedro Alvarez de Sotomayor, señor de esta casa y conde de Camiña, y de D.ª Teresa de Tabera. Fué doctor, crucífero y letrado de Cámara del Ilustrísimo D. Rodrigo de Castro, Cardenal de Sevilla; fué jurisconsulto in utroque y de excelente ingénio, y muy general, y versado en todo género de letras curiosas.

ARGOTE DE MOLINA en su Nobiliario de Andalucía, libro 2.º, f.º 253 B.

ALFONSO (Munio ó Nuño), tesorero de la Santa Iglesia de Santiago; florecía á principios del siglo XI y aunque no se sabe fijamente su patria, debe inferirse ser gallego de nacimiento, pues los mismos apellido y nombre lo demuestran, y si esto no fuese bastante prueba, debe apropiarse á Galicia por las dinidades que en este reino obtuvo de Canónigo tesorero y de Obispo de Mondoñedo. Este fué el primero de los tres autores que compusieron la célebre Historia compostelana, uno de los monumentos más apreciables, verdaderos y raros de la antigüedad, por las singulares noticias que contiene: fué también D. Nuño, capellan y secretario del rey D. Alonso VII, cuyos empleos gozaba en 1126, y en 1130 asistió á la expedición que dicho soberano hizo contra los sarracenos.

CASTRO: Biblioteca española, t.º 2.º, f.º 490.

ARIAS (D. Martin), natural de Santiago, Obispo de Zamora; fundó en su patria una ermita con el título de San Lorenzo, en el año 1223, en la que se fundó un convento de religiosos descalzos de San Francisco.

GIL GONZALEZ DÁVILA: Teatro eclesiástico de las Iglesias de España, t.º 1.º, pág. 3.

AVITO, natural de Braga, contemporáneo de Paulo Orosio; es celebrado de los doctos: florecía por los años de 310: tradujo del griego en latin la relación que compuso Luciano de las reliquias del Protomártir San Estéban: las dificultades sobre su existencia las toca dicha Biblioteca, tomo 2.º, f.º 247.

AVITO, presbítero, natural de Braga. Florecía por el año de 500; fué escritor poeta, como dicen Tritemio y San Isidoro, y le dan el título de Obispo: sus escritos son cinco libros. 1.º Del orígen del mundo, 2.º Del pecado original, 3.º De la sentencia de Dios, 4.º Del diluvio del mundo, 5.º Del paso del mar Bermejo. Escribió también á su hermana Fuscina, un libro de la alabanza de la virginidad en verso hermosísimo y compuesto de elegantes epigramas, según de dicha Biblioteca y tomo, f.º 247.



(1) V. Ares (D. Miguel.)

(2) Nota interlineal del autor.

(3) Adición marginal del autor del M.S.

(4) Esta misma biografía, escrita por otro autor, se halla en la página 1.ª—Nota del Editor.




B


BAEZA (Diego), natural de Ponferrada, tomó la sotana de Jesuita en Salamanca, año de 1600, donde ha enseñado con notable aplauso siendo al mismo tiempo predicador muy celoso y apostólico: murió hácia el año de 1647, de más de 60 años de edad. Dejó varios sermones; Comentaria alegorica et moralia de Christo in veteri Testamento; in evangelia &.

BUGARIÑOS (el Maestro Fray José), natural de este Reino, religioso dominico, colegial que fué en el de San Gregorio de Valladolid; fué muy erudíto. Escribió una Historia del Apóstol Santiago que existe manuscrita. También un parecer manuscrito sobre la existencia contínua de Nuestro Señor Sacramentado, patente dia y noche en la Iglesia Catedral de Lugo.

PALLARES: Historia de esta ciudad, fólios 152 y 269.

BALBOA Y BALCÁRCEL (Fray Gonzalo), del orden de San Francisco, natural de este Reino; aunque Brandaón le quiere hacer portugués. Fué maestro en teología, y provincial en la provincia de Santiago; célebre en virtudes, y uno de los más doctos que había en la cristiandad en su tiempo; fué electo General de su religión en el capítulo celebrado en Asis, año de 1304, y fué el primero de nuestra nación. Aumentó é ilustró con muchas fundaciones de conventos, su orden, y adquirió para ella en la Tierra Santa los sagrados lugares de Jerusalen, el de Nazaret, el de Monte-Sión, los del Sepulcro y Monte-calvario y todos los demás lugares y casas que posee su seráfica religión en dicha tierra. Graduó de maestro al sutilísimo Escoto; ilustró la orden con un capítulo general, que celebró en Tolosa, á donde concurrieron de ella novecientos Maestros en sagrada teología, que formaron la declaración de su regla, la que aprobó después el Concilio vienense; y el Papa Clemente V desapropió á toda la Orden de las rentas que poseía, reduciéndola á la observancia primitiva, y con el mismo espíritu de singular pobreza murió en el Señor en el convento de París, á los nueve años de su generalato, año de 1313, á donde apareció á sus religiosos, rodeado de luces y resplandores de gloria.

GÁNDARA: Armas y triunfos de Galicia, segunda impresión, f.º 283, c.ª 2.ª—FERRERAS: Historia de España, t.º 7.º, f.º 24.—GIL GONZÁLEZ DÁVILA, Historia de las antigüedades de Salamanca, lib. 3.º, pág. 228 y 229.

BERNARDO COMPOSTELANO, así llamado por ser natural de Compostela, Arcediano de la apostólica Iglesia del Apóstol Santiago, florecía en el siglo XIII y en él acreditó sus talentos con las obras que escribió, y són: Una compilación de las Decretales de los Pontífices(1) ó Lectura aurea super primum librum Decretalium, que empieza: Quot modis. También escribió Breviarium juris canonici.) Escolios á la segunda colección de las Decretales; Escolios á la tercera; Sobre el libro primero de las Decretales; Aparato á las Decretales; Casos sobre los cinco libros de las Decretales; Suma del derecho canónico ó Summa quoestionum ex Decretalibus; Postilas sobre el Códice y Digesto. De estas obras, unas se hallan impresas y otras manuscritas.

FERRERAS: Historia de España, t.º 6.º, en el Indice, al fin.—Fué natural de Compostela, vivía por los años de 1250; tuvo mucho conocimiento del Derecho y mucho más en negocios eclesiásticos; con tan relevantes prendas le atrajo á sí el Papa Inocencio IV haciéndole su capellan.—MORERI: t.º 2, f.º 256.—GARIBAY: t.º 2.º, lib. 13, cap. 6.º, f.º 791.(1)—Con más extensión trata de este varón doctísimo, CASTRO en su Biblioteca Española, t.º 2.º, desde el f.º 583 á 588.

BIEDMA (D. Nicolás de), nobilísimo hijo de D. Diego Fernández de Biedma, Señor de la casa de Biedma en este Reino de Galicia: se graduó de Doctor en Decretos; obtuvo el arcedianato de Écija, dignidad en la Santa Iglesia de Sevilla, de donde salió electo para Obispo de Jaen en 17 de Julio de 1368, cuya Iglesia gobernó 14 años como buen pastor; visitó luego su rebaño; reparó y edificó, á sus expensas, su Iglesia catedral, á quien dejó por heredera al fin de sus dias, con esta cláusula. Quam constituo haeredem universalem in praedictis omnibus bonis meis et quam ego incepi edificare. En 1371, con acuerdo y consentimiento del cabildo de su Iglesia, en domingo 2 de Marzo, reformó la Iglesia de Ubeda, por no poder sustentar tantos ministros come tenía, por la falta de pobladores que habían destruido y alejado los moros con sus contínuas entradas, quitando enteramente raciones y medias raciones y dejando sólo cuatro dignidades y ocho canongías. En dicho año fué confirmador de siete privilegios que el Rey D. Enrique II concedió y confirmó otro del mismo Rey. En el siguiente año, á 8 de Junio, le cometió el Papa Gregorio IX la visita del Arzobispado de Sevilla, la de los Obispados de Córdoba, Badajóz, Jaén, Plasencia, Cádiz y Coria, y la de todas las religiones, hospitales y lugares píos, que excepto la Cartuja y mendicantes, en ellos hubiese,(1) (llevando por acompañado al padre Montesino de el Orden de predicadores), á cuyo efecto le expidió dos bulas, y en una de ellas le da facultad para que pueda llevar cinco florines de oro de derecho por cada dia de ocupación en la visita, los cuales hubiesen de pagar los visitados. Un asunto de tanta gravedad y empeño encargado á este prelado por la cabeza de la Iglesia, acredita su mucha prudencia, virtud y literatura. En 1378 dió cumplimiento á su visita, y cuenta al Papa Clemente que residía en Aviñón, á donde fué, y lo promovió al Obispado de Cuenca, en donde experimentando poca salud, luego que vió vacante su primera silla, pretendió volverla á ocupar, que logró, entrando en ella á principios de 1382, pero apretándole el mal de la gota que padecía, hizo su testamento, ya referido, en Jaén á 7 de Marzo de 1383, ante Alonso Díaz del Rincón, notario público y racionero de dicha santa Iglesia: murió poco tiempo después y fué sepultado su cuerpo en medio del coro de la santa Iglesia.

D. MARTÍN XIMENA: Anales de Jaén, f.º 342 hasta el 366.

BEIRA (el P. Juan), Jesuita, y antes Canónigo en la colegiata de la ciudad de la Coruña, movido de un sermón que oyó al padre Estrada, dejando el siglo, le siguió y á sus doce compañeros, que allí aportaron, á pié hasta Portugal, dando la mula en que solía andar á uno de los P. P. que se hallaba enfermo. Fué admitido á la religión en la ciudad de Coimbra, año de 1544, y al siguiente le enviaron á la India con los padres Antonio Criminal y Nicolás Lanceloto, y en aquel colegio hizo oficio de portero; poco después fué enviado á Comorin, y después San Francisco Javier lo mandó á las Malucas, donde tres veces naufragó, luchando dos días y noches, en una tabla, con las olas en alta mar. Y finalmente llegando á tierra, experimentó no menores trabajos; fué vendido á los moros y bárbaros, por cristianos apóstatas. Perseguido de ellos, se huyó á los bosques, donde se mantenía muchos días sin comer, ni beber, todo su afán era la salvación de las almas; por esto vió muchas veces á su pecho puestos puñales para matarle; otras veces le echaban veneno en comida y bebida, y finalmente de muchas emboscadas que le preparaban, para quitarle la vida, lo libraba Dios. Hizo gran número de conversiones en aquellos países, obró el Altísimo por su medio algunas maravillas que le hicieron loable en esta mortal carrera, á que dió fin apostólica y santamente.

NIEREMBERG: Varones ilustres de la Compañía, tomo 1.º, f.º 534.

(1) Adición interlineal del autor.