Carta de Diego de León a su esposa, la noche antes de su fusilamiento por orden de Espartero

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


La siguiente carta fue escrita por Diego de León, Conde de Beloscoaín, a su esposa, María del Pilar Juez-Sarmiento y Mollinedo la noche anterior a su fusilamiento por orden del General Espartero.

Amada Esposa;

Preveo que sobre estas líneas van a caer abundantes lágrimas; yo quisiera evitarte este dolor, pero es tan largo y acelerado el viaje que he de emprender que no puedo dilatar la despedida. Me dicen los amigos que la Sentencia que sobre mí ha recaído es injusta, pero cuando Dios la consiente la tendré merecida; por eso apelo a la resignación, que es el triste consuelo de los moribundos.

Indicarte los deberes que competen a la viuda de un soldado pundonor, sería ofenderte y no lo mereces, ni el trance pide argumentos de esta clase.

No solicites verme, no quebrantes con tu cariñosa presencia el vigor que necesito para morir como he vivido, ni busques duplicar tus dolores delante del que no ha de poder remediarlos.

Supla el cariño de nuestros hijos el inmenso amor de tu infortunado esposo y llévalos por la Senda honrada que anduvo su padre.

Quisiera estar hablándote toda la noche, por ser la última que te dirijo la palabra, pero hay deberes que me lo impiden.

El que vivió Caballero, es menester que muera Cristiano y el que merecerse a Dios, exige meditadas y supremas preparaciones.

Tuyo hasta exhalar el último Suspiro.

Diego de León.

La muerte menos temida da más vida. Diego de León

Tenía el General Diego de León, Conde de Beloscaín y 1ºLanza de España treinta y cuatro años. Murió el 15 de Octubre de 1841.

La carta escrita la noche del 14 de Octubre de 1841 es una copia de una réplica encontrada en la Baronía de Ca N'Aguilera, cerca de Piera (Barcelona).