Chiapas

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


¡Salud, patriotas! Permitid que se alinée en vuestras filas un trabajador que desea contribuir con su existencia a la gran obra de engrandecimiento y prosperidad de la Patria.

Soy chiapaneco, y como tal, principio mis trabajos ocupándome de aquel hermoso país.

Lo mismo que toda la República Mexicana, Chiapas fué antes del gobierno del General Díaz, teatro de continua guerra. Conociendo desde entonces los inmensos recursos del Estado, los chiapanecos solían decir: "Unos cuantos años de paz nos harían felices".

¡Vana ilusión!

Se han pasado más de veinte años de una paz octaviana y Chiapas, el riquísimo Estado de Chiapas es tan desgraciado y aún más desgraciado que antes:

¿Por qué?

Porque ha sido mal administrado.

A cualquiera que no conozca Chiapas le parece exagerado lo que se dice de sus riquezas; pero lo cierto es que, todo mexicano o extranjero que después de haber visitado los países mas ricos del mundo, recorre el Estado de Chiapas, exclama ingenuamente: "!Este es un país hermosísimo! !Aquí existen todos los climas y todas las producciones del mundo.! A esta tierra privilegiada le está reservado el más brillante porvenir".

Los terrenos de Chiapas, de una fertilidad prodigiosa, cruzados de ríos y arroyos en todas direcciones, producen todos los frutos conocidos, y gran parte de ellos de calidad suprema. El trigo, el maíz, el arroz, el cacao, el café, la caña de azúcar, las frutas de toda clase, la vainilla, el hule, el algodón, el henequén, el añil, el tabaco, son artículos sobresalientes en Chiapas. Los ganados vacuno, caballar y lanar se multiplican allá de una manera asombrosa.

Los inmensos bosques y montañas vírgenes de Chiapas encierran con incalculable abundancia toda especie de maderas preciosas y, ¿quién sabe cuántas riquezas minerales?

Los ríos que de altas montañas bajan a las llanuras, producen fuerza motriz capaz de hacer funcionar innumerables máquinas. En resumen, cada uno de los ramos enumerados podría por sí sólo hacer la felicidad de un gran país.

Y sin embargo, de poseer tantos elementos de riqueza, Chiapas es uno de los estados mas pobres y mas desgraciados de la República; ¿por qué? Porque en Chiapas no hay caminos, porque no hay escuelas, no hay periódicos, porque los gobernadores en vez de ocuparse del engrandecimiento y prosperidad del país, se dejan cegar por la ambición y sólo se afanan en hacerse ricos a expensas del Estado.

Esa ha sido la triste historia de Chiapas, esa es su historia actual.

De los Gobernadores que se han ido sucediendo en Chiapas desde que el General Díaz subió al poder, casi ninguno ha hecho nada en provecho del país, pero sí todos han sacado de allá mucho dinero. Dije casi, porque hay una excepción y quiero citarla para ser imparcial en todas mis apreciaciones. El Coronel D. Francisco León, construyó hasta terminarlo el gran camino carretero que va de Tuxtla Gutiérrez hasta San Gerónimo, Estado de Oaxaca y principió otros que dejó bastante avanzados, pero que desgraciadamente quedaron sin terminar.

El actual Gobernador de Chiapas, General y Lic. don Rafael Pimentel, hizo concebir al principio de su administración grandes esperanzas a todos los chiapanecos. Recién llegado, visitó casi todas las poblaciones de alguna importancia, en todas se informó de lo que se necesitaba con más urgencia y de las mejoras que podían contribuir más eficazmente al desarrollo y bienestar del país. ¡Muy bueno¡ Prometió hacerlo todo. ¡Excelente¡ ¡Lo malo es que nada ha cumplido¡

Fuente: https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/6/2714/4.pdf

Esta obra se encuentra en dominio público. Esto es aplicable en todo el mundo debido a que su autor falleció hace más de 100 años. La traducción de la obra puede no estar en dominio público. (Más información...)