Colección de poesías castellanas anteriores al siglo XV/Tomo I/Noticias para la vida de Don Iñigo López de Mendoza

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
NOTICIAS
PARA LA VIDA
DE DON IÑIGO LOPEZ
DE MENDOZA
SEÑOR DE HITA, Y BUYTRAGO
primer Marqués de Santillana, y Conde
del Real de Manzanares.
 I. 

D

ON Diego Hurtado de Mendoza, Almirante mayor de Castilla, Ricohombre en tiempo del Rey Enrique III. hijo de Pero Gonzalez de Mendoza hombre de muy antiguo y esclarecido linage en la provincia de Alava, casó dos veces, la primera con Doña Maria de Castilla hija del Rey Don Enrique II. hermana de Don Juan el I; y la segunda con Doña Leonor de la Vega descendiente de Diego Gomez de la Vega, hija, de Garcilaso de la Vega, cuya casa solariega permanece en la Villa de Torre la Vega que dista una legua de la de Santillana, cabeza de las Asturias de su nombre. De este segundo matrimonio nació Iñigo Lopez de Mendoza, siendo su padre de edad de 31 años, en Carrion de los Condes, villa del patrimonio de su madre, como dice Salazar de Mendoza,[1] un lunes 19 de Agosto de 1398.

 II. A los siete años de su edad estando en Guadalajara quedó huerfano de padre, y bajo la tutela de su madre Doña Leonor. Hernando del Pulgar,[2] dice que siendo bien pequeño de edad, quedó huerfano de padre y madre. El Padre Fernando Pecha,[3] Jesuita, dice que murió la madre de Iñigo siendo éste de siete años, su hermano Gonzalo Ruiz, de seis, y su hermana Mencia, de cinco. Por muerte de Don Diego Hurtado de Mendoza pertenecia el Almirantazgo mayor de Castilla à su hijo Iñigo; pero por haber quedado huerfano en tan tierna edad, el Rey Don Enrique III. mandó à Ruy Diaz de Mendoza que le administrase en el interin que Iñigo tuviese edad competente para tan alto cargo. Doña Juana de Mendoza, tia de Iñigo, hermana de su padre, que vivia en Rioseco, se pasó a Guadalajara con su marido Don Alonso Enriquez, para cuidar de la crianza de sus tres sobrinos, y ser tutora de ellos. Con este motivo el Rey Don Enrique mandó al dicho Enriquez sirviese el Almirantazgo como le servia Ruy Diaz de Mendoza.

 III. Desde la edad de siete años hasta la de diez y seis en que ya le hallamos en la Cronica de Don Juan el II. entre los Grandes y Señores de Castilla, se ocuparia Iñigo en instruirse en los rudimentos de nuestra Santa religion, y en las letras y pericia militar, de que despues dió tan gloriosas pruebas. Pues como dice Alonso de Castro,[4] estudió Iñigo lengua latina, retorica, erudicion y filosofia. Pecha dice tambien que estudió latin, letras humanas, poesia y filosofia con gran continuidad y teson. Desde la edad de diez y seis años seguiremos los pasos de su vida, recogiendo los sucesos mas notables de ella, segun los hallamos esparcidos en nuestras historias impresas y manuscritas, señaladamente en la Cronica de Don Juan el II.

 IV. Por esta sabemos que el año de 1414. quando tenia 16 de edad se halló en Zaragoza como uno de los principales Señores de Castilla, à la coronacion del Rey Don Fernando, cuñado de la Reyna Doña Catalina, que lo era de Castilla. Entrado en los 18. pidió al Rey la venia[5] para administrar sus estados, y el Rey, se la concedió; pero resistiendose Don Alonso Enriquez à darle el Almirantazgo que tenia interinamente, Iñigo le puso pleyto. El Rey por evitar discordias entre tan grandes Señores y parientes, mandó que D. Alonso Enriquez se quedase con el Almirantazgo, y en recompensa dió à Iñigo las villas de Coca y Alaejos. Siendo de edad de 18 años, dice Pecha,[6] se casó Iñigo con Doña Catalina de Figueroa, y se celebraron las bodas el año de 1416. Pero esto no concuerda con lo que dice Francisco de Medina y MenPágina:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/22 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/23 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/24 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/25 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/26 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/27 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/28 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/29 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/30 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/31 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/32 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/33 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/34 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/35 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/36 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/37 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/38 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/39 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/40 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/41 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/42 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/43 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/44 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/45 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/46 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/47 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/48 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/49 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/50 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/51 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/52 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/53 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/54 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/55 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/56 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/57 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/58 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/59 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/60 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/61 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/62 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/63 Página:Poema del Cid - Antonio de Sancha - 1779.djvu/64  Dice Don Nicolas Antonio[7] que escribió el Marqués una carta muy celebrada, en respuesta à otra que le dirigió Don Alonso de Cartagena Obispo de Burgos, dedicandole el Doƈtrinal de caballeros. Pero habiendo escrito su obra el Obispo à ruego de Don Diego Gomez de Sandoval Conde de Castro y de Denia, como se lee en la portada del libro y en el prologo, y habiendosela dedicado, como consta al fin de la obra por estas palabras: Vos de buena mente aceptad este pequeño trabajo que por mandamiento vuestro con alegre corazon è presta mano en esta composicion yo tomé; se puede dudar de la noticia de Don Nicolas Antonio. Muy creible es que el Obispo enviase al Marqués su Doƈtrinal para que le viese, y que este le escribiese alguna carta llena de erudicion, y por eso muy celebrada; pero no tenemos noticia de ella.

 El P. Labbé hace mencion de las cartas del Marqués de Santillana al Conde de Alva quando estaba preso, con algunas poesias Españolas como existentes entre los M. SS. de la Real Biblioteca de París; pero creemos que no son obra distinta del Bias contra Fortuna con la carta que le precede, y vida de Bias, de que hemos hablado.


  1. Cron, del Gr. Card, lib. i. cap. 23.
  2. Cl. Varon, tit. IV.
  3. Histor. M. S. de Guadalaj, fol. 138. y 39.
  4. Hist. de Guadalaj.
  5. Pecha fol. 138.
  6. Fol. 140.
  7. Suplem. Bibliot. Nov. M. S. pag. 325.