Comentarios del Pueblo Araucano II/Segunda parte/Capítulo II

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Comentarios del Pueblo Araucano II (page 20 crop).jpg
 

CAPITULO II

Los adquiridos
Equitacion.—Epico de «Raza Chilena».—Esteban Romero i su arrojo como jinete.—La marcha.—La caballeria.
«Saben bien desplegar, desfilar i doblar sus escuadrones cuando conviene; formarse en punta cuando quieren romper i en cuadro para estorbar que los rompan; simular la fuga cuando quieren sacar al enemigo de algun lugar fuerte o embestirlo desde emboscadas; i en fin hacer todos movimientos aquellos que aprende en las largas guerras una raza despierta, i ciertas advertencias i maestría, partos de una pulida enseñanza,» Raza Chilena, (Valparaiso 1904) páj.51 i 52.

A la llegada de los españoles los araucanos creian que caballero i caballo era un solo monstruo; pero la observacion atenta i el continuo roce de la guerra los hizo salir de la meditacion engañosa en que se encontraban sumerjidos.

El caballo del conquistador pasó al indio i éste supo manejarlo con tal maestría que sin freno ni montura se lanzaba al combate, desafiando a una lucha cuerpo a cuerpo al mas intrépido español.

De mas seria decir que el indio fué superior como jinete a su conquistador.

El brioso i noble animal al golpe del talon indio partia a todo escape para volver lijero como una flecha al recibir una palmada en la tusa. Fué tan adiestrado que el araucano cifró en su animal todo su pensamiento, su püllü, como dicen ellos. El animal correspondia al aprecio de su amo obedeciendo todo impulso o todo esfuerzo que él hiciera al acometer a las temerarias empresas que la guerra le exijia.

En su aprendizaje los araucanos fueron mas allá. No se contentaron con la adquisicion del caballo sino que manejaron con orgullo i bizarría los arcabuces i «hasta los cañones que quitaron a los invasores; pero nunca pudieron procurarse pólvora, aunque supieron fabricarla. El salitre necesario no pudieron conseguirlo. Si su situacion aislada del resto del mundo no hubiera sido siempre un obstáculo insuperable a la prevision de la pólvora, aquella guerra habria tomado un aspecto bien diverso, como dice González de Nájera» [1].

De aquí tambien, pues, la otra razon poderosa que tengo para sentar mi conclusion de que los araucanos son tambien hombres previstos de una alma con conocimienios, i sentimientos i pensamientos análogos a los de las razas que han creado las naciones mas cultas i poderosas de la tierra [2].

Como debo aducir probanzas acerca de la intensidad de mis ideas, pondré dos hermosos ejemplos que ponen de relieve la ajilidad, flexibilidad e intelijente táctica militar con que el indio juntamente con su bruto burlaba a campo raso i a pecho descubierto al valiente militar de la pacificacion.

Llevaremos como prueba a «Épico» de Raza Chilena (páj. 43 i sig.) i como este ejemplo debe hacer vertir una lágrima en el indio que la lea la inserto con su traduccion al mapuche.

ÉPICO [3]
Pero el hecho mas admirable de éstos, único en el mundo, no imajinado siquiera por la fantasía de los poetas, absolutamente increible si no hubiera de él constancia inconcusa, es el robo de un hombre vivo de un batallon de infantería formado en medio de un llano, rifle al brazo i bala en boca, i llevado a cabo por un valenton a caballo en pelo i a medio dia. Revela ese hecho, no solo la falta completa de límites a la audacia araucana, sino tambien, por los detalles de su ejecucion, el conocimiento mas perfecto del carácter del enemigo, i el concepto clarísimo de la sucesion lójica de todos los incidentes de aquel hecho estraordinario. La serenidad imperturbable del héroe i la precision i seguridad matemáticas de todos los movimientos necesarios a su realizacion, que tal hecho suponen, podian parecer excepcionales, inusitados, inverosímiles en cualquier pais, no en Arauco. Sucedió así: Itro mai ñi doi ñiwaņen ta che, kom mapu meu ñi nienon ta kon ñi kauchú ņen meu, ka ñi re piam trokilelu, welu femņelai mai tañi piam piņealu tañi chilkatulen ka ñi fentepu mupiñ ņen. Kiñe rupa mai kiñe aukawechafe weñemei kiñe soltau raņin pu soltau meu mülelu. Pu soltau mai niefui ta tralka, kom norümkulefuiņün. Femņechi ñi felen mai ta soltau weñemei kauchu ñiwa mapuche; femņechi kauchu mai mülei mai duņu tañi nieņeael piuké meu itro mai ñi rüf ñiwaņen meu ka ñi kümé kimniefiel meu ta pu winka aukafe ñi kewan; ka ñi ņenon mapu ñi femken, ta inchiñ taiñ che.

Itro mai futa ñiwa kauchu weñemefilu ta soltau itro kizu amui weñemealu. Kake mapu meu koila piņeafui, welu inchiñ taiñ mapu meu kom ta wechafe kom eņun ñiwa kauchu ņeiņun.

Femņechi mai rupai ta duņú:

En un ancho prado limitado por la selva vírjen de la Frontera, descansaba en sus ejercicios doctrinales un batallon de infantería, con sus armas en pabellones, i tropa i oficiales, tendidos en la yerba, fumaban o charlaban recobrando fuerzas para continuar los ejercicios. El bosque distaba seis o siete cuadras, por lo que podian estar tranquilos. De repente, alguien vió aparecer un indio en la ceja de la selva, i todos se pusieron de pié i en observacion. Luego apareció otro indio, i despues otro i otros sucesivamente; a nadie quedó duda de que se trataba de un escuadron de caballería indíjena oculto en las sombras del bosque i que se preparaba para el ataque. Kiñe futa lelfün meu wallonmalelu re trür mawida meu, petu erkütulefui kiñe trokiñ soltau, ka küme traguniefuiņun tañi tralka. Pu ñidol eņun kai kom tranalerkeiņun ta kachu meu, kiñeke pütremtulefuiņun, kakelu ayekan duņumekeiņun, mai. Futa mawida aimeñ püllélefui, fei meu llé newe küme erkutulaiņun ñi llikafiel ta mapuche. Trupefkülen kiñe witrai mai ka perumei kiñe mapuche ñi küpan; kom witraiņun mai ñi adkintuafiel. Ka che mai tripai, femņechi mai fentren che rupai inaltu mawida meu, fei meu pu winka «maloņeayiñ mai» piņun; fentren mapuche ta illkaukuleiņun ta mawida meu tañi wechayael.
¡A formar! tocó el corneta del comandante. I en un momento el batallon estuvo en línea, con sus fusiles en descanso, la pequeña banda de cornetas i tambores a la cabeza. Al frente estaba el bosque, en el que seguian asomándose i perdiéndose algunos indíjenas montados. Todas las miradas estaban fijas en ellos; todos los pensamientos penetraban al fondo de la espesura tratando de adivinar el número de enemigos. En verdad que el peligro no podia ser grande: estaba léjos la época de los arcabuces i dđe los fusiles de chispa, que se cargaban en catorce tiempos; a la fecha el soldado poseia el fusil Minié, de fulminante i carga rápida, con una zona de muerte mucho mas estensa i con tiro seguro de mas de tres cuadras, lo que habia hecho mui prudentes a los indios para agredir campo raso; pero una larga esperiencia habia enseñado al ejército de Chile que al frente del araucano hai que estar siempre listo, por lo que nunca se alejaban de los reductos sin llevar bien provistas las cartucheras. Fei meu duņui winka kull-kull tañi trawam ta winka. Ka pür mai kom weda futa trokiñ soltau norumküleiņun, pu tralka lipaņ yeniefiņun ka pu kornita uneleiņun. Norümkuleiņun mai, leliniefiņun ta mawida petu ñamkülen pu che kawellkulen mawida meu. Kom pu soltau adkintuniefiņun ka pelon reke werkükefiņun ta püllü ñi kimam tunten che ñi tragulen ta ponwi mawida meu.

Itro felei ñi llikayal pu soltau tañi nien eņun kiñe weda tralka ni tuugnon futa kamapu; itro re püllé muten tuukei ta tralka.

Fei meu ta pu mapuche newe püllé konkelafuiņun tañi kimüm eņun kai ñi fente punoael ta tralka, ñi aukafe ka ni wechafe ņen meu kom femņechi wechan duņu kimkefuiņun - Fei meu kai pu winka newe küme miaukelafuiņun raņin che ñi mapu ñi kimüm kai ñi wechafe ņen pu che, fei meu ta yenieiņun kom ple ñi tralka ñi pegutuleam.

—¡Viene uno! esclamó el ayudante, apuntando al frente con su mano. Así es, uno solo.

Todos lo veian. A galope tranquilo se desprendió del bosque un indio en línea recta al batallon. Su silueta se agrandaba por momentos. ¿A qué vendrá? No trae banderola de parlamento ni rama de canelo. Viene desarmado: ni lanza ni macana. ¿A qué vendrá?

¡Atencion! Firme! tocó el corneta. I el comandante pasó al frente de su batallon, colocándose en su medianía hácia donde se dirijía el indio. I todos esperaron tránquilos.

—Kiñe kupai! wirari ta kiñe soltau ka pur peņelfi ta kuug meu. Felei, itro kiñe erké!

Kom pefiņun fñi küpan. Wirafkülen tripai kiñe kauchu ñiwa mapuche ka norkülen amui soltau ñi tragulen. Itro kümé peņei mai ka pür piņun ¿chem duņu chi küpalí? Fantira ta küpal-lai rob foyé rümé, itro chem no rüme küpal-lai waiki makana rümé ¿chem duņú chi niei? Winka klariñ duņui ñi küme pegutuleam ta soltau, ka tufeichi komenante kümé adkintufí ñi che, ka raņiñ meu witra-kunui tañi leliyael ta mapuche, chuchi ple ñi kunoal.

El indio se acercaba al mismo suave galope. A cincuenta pasos se detuvo. Inmóvil, paseó su mirada de un estremo a otro de la tropa. Como los guerreros, tenia el cabello cortado hasta cubrir la oreja i sujeto en la frente por un cintillo adornado con plumas rojas de loica; como los guerreros, venia desnudo de la cintura arriba, luciendo su piel color ladrillo i sus formas atléticas, descalzo, calzon negro a media pierna, i atado a la cintura un poncho listado. Pero realmente no traia arma alguna, ni penca, ni estribos: llegaba inerme ante seiscientas bocas de fuego. ¿A qué vendrá? Kultraf-kulen akui mai ta mapuche, ka witramei pichi kamapu.

Femņechi kom ple adkintui ñi chumlen ta soltau. Ñi wechafe ņen meu küme kupil miauli, ka tol ple tuaimeu ñi kümé trarilonko ñi yenien küle kümeke loika pichun; ka wechafe reke trintraņkulen kupali furi tañi peņelam ñi ñapad trelké ka ñi futa rume kalül, zapatu yelai, kuré chiripa yenie siwalltulen, ka yei nükür makun. Itro chem no rümé kupal-lai, trüpue ka istipu no rüme. Raņiñ kayu pataka soltau akui: «¿chem duņu chi kupalí?» pi winka yem!

¡Descansen! sonó la corneta. Duņui klariñ ñi erkütuam ta che.
Grande era el caballo, i negro como un azabache. Śolo un instante permaneció en observacion; dió un cuarto de vuelta i se dirijió al mismo galope calmado paralelo al batallon, hácia su estremo. Kauchu wechafe itro illaņechi kurü kawell kupalfui. Pichin müten adkintui, waichif mekefi ñi kawell ka kultraf külen amui kiñe wechun soltau meu.
Muna kümé kawell! pi ta komenante. Re peņelpai ñi futa animal, pi.
—Debe venir a venderlo, cómpreselo, añadió el ayudante. «Ulpapenolu!» pi kaņelu; «ņillaņe,» piņei ta komenante.
El indio llegó frente al estremo del batallon, dió unas cuantas revueltas, se acercó mas a las filas i volvió al trote, pasando a unos treinta pasos. Ñiwá wechafe puulu wechuñ meu tuaikunufí ñi kurü ka doi pullé trekalen puñmaniefi ta kom pu soltau.
De trote reposado i garboso, era animal sin tacha, nudillos enjutos, pupila centellante, oreja chica i viva, de formas acabadas, nuevo, airoso, fuerte, dócil, negro-tordo, sin mancha, cola i crines crecidos i copiosos. Por todo jaez, una cincha i cabezadas flamantes.

—Hermosísimo bruto, volvió a decir el jefe. Es caballo para el jeneral.

Muna kümé telton nierkei kurü, itro mai fentepu kümé kawell: kurü ņe, ñi pilu ñiwa ka pichüi, we kawell em, külfün, ñom, küreu femņei ñi kurüņen, futa kupil ka futa külen tulei. Re witrantukue eņu sinta müten yeniei.

«Itro mai küme kawell erké!» pi ta ñidol winka. «Keneral yelelafiñ, pi ņa.

Llegado a la cabeza del batallon, frente a la banda, el indio revolvió nuevamente su caballo en todas direcciones, luciendo su habilidad de jinete i la ajilidad de su animal, i emprendió su regreso a buen galope, hasta el otro estremo, en que repitió sus pruebas de destreza. Ka pulu ņa ka wechuñ meu tuaikunufí ñi futa kurü tañi kimņeam ñi purüfe ņen ka kulfün kawell ñi puraken kauchuke wechafe ka pür kultrafkulen amui ka wechuñ meu, ka mai wachifmekefí tañi kimam ñi nienon kon ta puruam meu.
Volvió a galope tendido ahora i a quince pasos de las filas. Lucia esta vez su ajilidad maravillosa, bajándose i subiéndose de su caballo, tendiéndose sobre el lomo, echándose a uno u otro costado de su bestia, de modo que a veces mostraba todo su cuerpo, a veces solo un pié i una mano. Ka kultrafkulen oñoi mai, welu doi pullé koni soltau meu.

Tufá ulá kultrafkulen nagmekei, ka puramekefi ñi kawell; ka küme lepulen ta furi amurkei, ka kadi ple itro chumņechi ñi ayin femņechi amufui müten. Itro fentepun kauchu. Kiñe namun meu, kuug meu pültrükefui.

Al pasar frente al centro, tomó la actitud natural de jinete irreprochable, erguido i firme. Lleno el pecho, alzada la cabeza, el indio pasó mirando al batallon. Iba sonriente, con la sonrisa luminosa del triunfo. Su cintillo de plumas rojas brillaba sobre su cabeza como una aureola de fuego. Raņiñ norümkulechi soltau meu futake wechafe reké amui norkulen anüi ñi kawell meu. Kalül eņu lonko itro norkulen adkintufi kom soltau. Ayelei ñi ayin tañi wewun meu. Ñi kelü trarilonko kutral reke amui ta lonko meu.
Sin pestañear miraba el comandante el brioso corcel, que iba pidiendo riendas, cola i crines flotando al libre viento. Futa komenante yem itro adkintuniei ta kawell müten tañi ütrüf-lonko-meken, ka ñi neņumniel ta külen kurüf meu.
—¡Lindísimo! Me quedo con él. A la vuelta, hágalo hacer alto. —Itro ellaņelu erké! Nüan müten, ka waichifpale witralafimün, pi komenante.
—Perfectamente, mi comandante. I el jefe seguia con mirada complacida el garboso animal, que aceleraba por momentos su carrera. —Feman mai, pi ta ayudante.

Futa ñidol itro adkintuniefí futa kawell ñi matuke lefküleken.

Llegó a la cabeza del batallon. I súbito como el rayo, de un salto de tigre se metió entre los cornetas, atropellando a varios, i con puño de hierro, tomándolo de las ropas de la espalda, arrebató el indio a un muchachon. Un grito de espanto i luego ¡agárrenlo! ¡agárrenlo! Los mas próximos se abalanzaron como gatos; pero el indio no dió tiempo. Su accion fué rápida como la de un animal de presa; al primer instante de estupor le fué sobrado para echarse el muchacho a la espalda i emprender la retirada por el flanco del batallon, tendido hácia adelante i mirando a sus perseguidores por debajo del brazo.

Un tropel de hombres, soldados, clases, oficiales, los que pudieron, seguian a un paso, casi tocando al indio audaz. El sarjento de la banda un hombronazo, alcanzó a tomar la cola del caballo, otros se tomaron del sarjento, que gritaba ¡agarren al corneta! ¡a las patas del indio! Pero nadie alcanzaba, por mas que el caballo llevara una carrera mediana, comprimida.

Akui mai wechuñ meu. Witralu mai pu lefkülen kiñe futa rünkün kawell meu raņin kornita meu pui kiñeke tralanawiņu, nüpui kiñe kornita furi ple. Kiñe wirarün mai tañi nüfimün! nüfimün! allkütui kom soltau. Doi püllé lelu chi soltau narki reké rünküiņun, welu mapuche lefkülen waichifí futa kurü. Nümeafiel ta kornita trapial reké nümefí; fei meu lle trupeflu ta soltau ņurü reké waichifmei tañi pu lef oñoael lepümkülei tañi kawell meu ko oño adkintuniei ñi petu ñi inaņen. Kom pu ke soltau inaeyu nüafiel reké futa kauchu ñiwa mapuche yem! Tufeichi sarkentu futa witral wentru külen kawell nüumei ka pür wirarkuyemekei nüfimün ta kornita! namun mapuche ka wentru! welu inei no rümé dilaeyu petu ñi futa, lefnon rümě animal.
Detras del primer grupo seguian otros, a lo que daban las piernas, i desbandados muchos mas, esperando llegar a tiempo de ausiliar a los primeros cuando lograran detener al indio. El batallon se habia corrido hácia la cabeza, i los que no iban persiguiendo miraban ansiosos esperando el resultado. Inaniefí ka trokiñ soltau namun ple amulu, kañple fentren soltau amufuiņun tañi kelluafiel tufeichi unelelu eņun tañi kupalan ta mapuche nüņele. Kom pu ke soltau tripafui mai cheu ñi küme norümkulefuiņun. Kom mai leliukefuiņun welu allkuilaņun.
¡Lo agarraron! gritó alguien, i todos corrieron. ¡Nada! Se les va! Se les va! esclamó el comandante, i se empinaban para ver. Se les fué! Tírenle! Pero por sobre los perseguidores solo se divisaban las piernas del corneta haciendo en el aire contorciones desesperadas. Háganse a un lado! ¡A un lado! gritaban varios, al mismo tiempo que otros llamaban a voces mejores tiradores; ¡sarjento Contreras! ¡cabo Peñaloza! Los oficiales arrebataban sus armas a los soldados, i todos con el fusil a la cara, esperaban la ocasion de disparar. ¡Háganse a un lado! gritaban a todo pulmon. Los mas próximos se apartaron, pero el sarjento i su grupo estataban ya mui léjos, e iban ensordecidos por la cólera, hasta que el comandante, haciendo bocina de sus manos, gritó con voz de trueno: ¡Háganse un laaao! Oyeron, comprendieron i se apartaron, el sarjento con un manojo de crines en la mano. Pero ya el indio se habia alejado mas de doscientos metros. Ademas el caso estaba previsto. En cuanto se apartaron sus perseguidores, pegóse el indio al lomo de su caballo, alargó su presa hácia atras para cubrir las ancas i le soltó las riendas. El intelijente bruto partió como una tórtola. ¡Tiren a las patas! A las patas del caballo. Sonó un tiro, otro, varios. Algunos corrian i disparaban. No habia tiempo que perder. ¡A las patas! gritaba desesperado un oficial de gran voz, que veia lo que todos: al muchacho dando frente atras, cubriendo toda el anca del animal i haciendo desesperados esfuerzos por desprenderse de las garras del indio que apretaban como muelas de bigornia, i por debajo de las patas del caballo que volaban devorando el espacio. Nüņei! wirari kiñe che, kom amuiņun. Ņelai! amui em! amui em! pi komenante em. Amutui mai! Tralkatufimün! Welu mai fentren che amulu pepi-tralkatuņelai re kornita ñinamun peņelņei ñi witra-witra-yemekefiel. Famentumün! kine ple! wirariņun mufuke. Ka che mai doi killinņelu mütrümfiņun: sarkentu Kontrerá, cafu Peñalosá! Pu ñidol mai montuñmafiņun ta tralka pu soltau ka kom ke soltau pegu tulefuiņun ñi tralkatuam. Famentumün! newentu wirariņun. Doi püllelelu retri tripaiņun, welu sarkentu tañi trokiñ eņu kamapu lefui ka allkülai ñi lladkülen meu; fei meu futa komenante klariñ reke femi ñi kuug newentu feiael. Famentumu-u-u-un.

Allkuiņun, ka famentuiņun, witrai ta sarkentu ka kiñeke külen enturkei: Welu kauchu wechafe kamapu amufui deuma. Fente ma pu puulafui ta tralka. Deuma famentulu ta kom che, kauchu wechafe ankaskunufí ta ñi kornita ka neikunufí ta witrantukue. Futa külfün kawell futa lefí mai.

Namun ple tralkatufimun, namun kawell. Trofi ta tralka. Kiñeke soltau lefkulen ta tralkatufuiņun. Namun ple! wirari lladkülen ta kiñe ñidol ñi pefiel ta kornita ñi adkintulemun ñi anülen wentell kawell meu ka ñi newentun tañi neikuņeael, welu mapuche yafulnielafí ka newentu tülaņ niefí ñi kurü. Itró kürüf reké amui ñi lefün.

¡A las patas!

Qué patas ni patas! gritó colérico el comandante, jurando crudo.

¡A buen tiempo! Tiren al medio!

I el mismo arrebató un fusil i lo descargó a toda alza.

Namun ple!

Re namun, namun pi lladkülen ta komenante.

Raņin killifimun! pi ka pür muntuñmafí ta tralka ka pür tralkatui.

En el acto sonaron tiros de aquí, de allá, de todas partes. Pero el valenton estaba ya fuera de la zona de accion mas o ménos segura del Minié, por lo que es de creer que el corneta fué llevado ileso por su captor.

Un grueso peloton de indios salió a escape de aquella parte del bosque a recibir a su huentrun victorioso, a quien llevaron en triunfo, internándose en la selva en medio de un formidable chivateo que atronó el espacio.

Ka pür mai trofí mai ta tralka kom plé, welu futa wentun kamapu lefui itro chumņechi deuma dilaafeyu. Fei meu ta moņelen ta yenei ta kornita.

Fei meu mai kiñe futa trokiñ wechafe lloupaeyu tañi meta reke yenieafiel futa wentun. Wiralkulen mai ñampuiņun ta mawida meu.

Atónitos, mudos, con la vista espantada i la boca entreabierta quedaron todos: jefes, oficiales i tropa, permaneciendo largo espacio mirándose las caras entontecidas de idiotas asustados.

La formacion se habia deshecho, todos estaban resueltos, los oficiales conservaban un fusil humeante en una mano i la baqueta en la otra.

Duņulaiņun, trupefkuleiņun ka nülaniefiņun ta gund kom eņun: komenante, kapitan ka re soltau eņu weda ke che reké.

Norümlelafuiņun, kom che lefui pu ñidol nünieiņun ta petu ñi fitrulen ta tralka.

Pasado el primer momento, el comandante, que habia desenvainado su espada, se paseaba furioso preguntando con la voz turbada por la cólera: ¿han visto.. han visto un indio mas bribon? Pero, han visto.. ¡Que indio tan bribon! I los oficia.les se preguntaban como autómatas unos a otros si alguien habia visto indio mas bribon. Deuma pichintu meu tufeichi komenante entufainalu ñi ispada lladkulen rantui mai: Pekeimun kai doi ñiwa ņechi che? Itro ñiwa erke mai! Ka pu ñidol re ñi duņuael reke: cheu ta peņeafui femņechi ñiwachi kauchú ñiwa!
Un soldadillo de cara araucana se ocultaba tras un cabo tapándose con ámbas manos la boca i las narices para contener un acceso irresistible de risa que le habia acojido. Miró hácia atras el cabo i, al ver al soldadillo, se contajió, lanzando la primera esplosion de una carcajada; pero con esfuerzo poderoso de voluntad, se tragó el resto, i volviéndose de frente con las mandíbulas comprimidas i los ojos mui abiertos esperó inmóvil. Kiñe soltau mapuche reke nielu ñi aņe illkaukülei kafu ñi furi meu tañi ayentuafiel pu ke ñidol. Fei meu mai adkintuí ta kafu ka peafiel ta soltau unelu meu ayemekefí, welu newentu felei ñi doi ayinoam ka küme raküm niefi ta gund ñi doi ayinoam.
La tropa recobraba su formacion miéntras el jefe miraba nuevamente hácia el bosque. Allá venian dispersos, volviéndose a veces inquietos a mirar hácia atras, los perseguidores del indio. El sarjento mostraba en alto, a guisa de trofeo, un manojo de crines. Quedóse el comandante un rato inmóvil, hablando consigo mismo en tono sentencioso: Kom pu soltau mai küme we norümkulefuiņun petu ñi adkintulen mawida ple. Kom pu soltau oñó ad kintumekepaiņun mawida ple.

Tufeichi sarkentu wenun purafí ta kulen.

Fei meu mai ta komenante witralei ka kim ņülankelu chi che feipi:

—Sí. Si en lugar de decir yo.. agárrenlo!.. ¡hubiera dicho!. ¡mátenlo!.. Es claro.. Pero el maldito caballo!.. Algo me decia al corazon que este indio venia a jugarnos alguna. «Mai. Tañi une feipiael ta inche nüfimün!..feipi lé na laņümfimün!.. Welu mai weda kawell. Itro piuké ta feipifeneu ñi weñepan müten weda mapuche.»
Permaneció un momento pensantivo i luego, alzando la cabeza, preguntó con ansiedad: Pichintu rakiduamí ka pür feipi ka wenentulu ta lonko feipi:
—¿Me saludó el indio cuando llegó? —Chalieneu kai mapuche?
—No saludó a nadie, contestó el ayudante con un jesto desesperado de rabia. —Itro inei no rümé chalilafí, piņei, lladkulen.
—Ahí está! ¿I cómo dijo Ud. que el indio venia a vender el caballo? —Feimai! Ulpalu kawell pilaimi ņa?
—Yo no afirmé.. —Welu inche norduņulan..
I el ayudante cortó en seco su réplica ante la mirada de reproche airado con que el comandante lo midió de alto a bajo. Fei meu mai doi duņulai mai ta ayunante ñi lladkülen ta komenante yem!
I ahora yo pregunto a mi vez a los que han leido en los poetas, en los romancistas, en los historiadores, los hechos heroicos de los hombres, aquellos hechos de que la humanidad guarda solícita el recuerdo, porque son su honor, su orgullo, su gloria, les pregunto si conocen un hecho humano mas hermoso. Tufa ula kai ta rantun inche kom tufeichi kim papiltulu itro kom chi che ñi mapu ñi kimüm kimlu ñi femņeken chi feichi che, ñi femņechi ñiwa ņen chiam feichi che ñi chumņen fachi mapuche.
Este acápite de nuestra historia no pertenece a ningun cronista, a ningun historiador. En las noches de vivac dela guerra del Pacífico tuve la dicha de oirlo, entre otros, muchos episodios contemporáneos de la guerra de la frontera, de los labios del entónces comandante Adolfo Holley, hoi nuestro ilustre jeneral, quien como Canto, Pinto, los Wood i tan tos otros, templó su alma i su espada en las postrimerías de aquella epopeya viva. Inei no rume petu chilkatulafí famņechi wechan mai. Kiñeke pun mulelu futa aukan Chile eņu Peru ka tufeichi Bolivia, petu ñi erkütulen ta soltau allkütuņei ta tufachi ņütramkan. Inche ta Adolfo Holley pefiñ pi futa jeneral. Fei meu mai tufachi nütram piuke mülei ñi yeyafiel.

En la guerra de la pacificacion de la Araucanía en el asalto al fuerte de Temuco verificado en el mes de Mayo de 1881, Estéban Romero dió pruebas de buen jinete i de exelente luchador.

1.—Petu ñi kewalen ta Estefan Romero itro yafülniefi müten; ñi zakiñ kawell, flaņ tror reké, tulaņkunufí cheu ñi doi newentun ta winka; ayüi ñi layal welu tralka ka pu kaine llikafiņun.

Ayinei ñi moņelkulen nüneael. Katrütuņei mai ka wallonmaņei, fei meu kisulelu lefí; inaņei ka iyon maņei kiñé weda futa winkul meu. Fei meu ta kauchu yem «nüņean» pi, welu ayifí ñi layan; fei meu mai tulanfí ñi flaņ, entutui ñi siwalltulen chi chiripá ka tanpalkunufi aņe kawell ka kiñe weda futa llikanņechi wirarün rünküi mai ta leufu meu......

1.—Durante la pelea Estéban Romero no da su brazo a torcer; en su hermoso corcel, blanco como la espuma, se lanza a lo mas encarnizado del combate; quiere morir i tanto el plomo como el acero enemigo lo respetan. Quieren tomarlo vivo. Le hacen cortadas i viéndose sólo el arrogante i orgulloso indio huye; se le persigue i se le atrinchera en una barranca profunda i cortada a pico. El valiente mapuche comprende su angustiada situacion; desea morir ántes que ser prisionero: junta sus talones al ijar del animal; envuelve con su chamal la vista del animoso bruto i mediante un grito bárbaro aviva el corcel i salta, al agua.. 2.—Futa flaņ em ñiwalen weyelkantun meu, müchai müten rumei, rünkülen triparpui kauchu eņu ñi ñampuam Trüf-Trüf plé. 2.—El activo i fogoso bruto corta con rapidez, propias del animal salvaje, las olas; sale ufano i huye con su amo por la serranía del Truf-Truf [4].

Otro de los ejercicios adquiridos fué el de la marcha, el ejercicio mas sencillo i natural del organismo humano.

Ese movimiento que reviste gracia i nobleza, que lleva el cuerpo de un lugar a otro i sin alterar el equilibrio de los músculos que obran, es marchar.

«Marchar, es determinar una alternativa sucesion de movimientos de las estremidades inferiores: la punta del pié se baja lijeramente o se vuelve un poco hácia adelante, las pantorrillas tendidas sin rijidez, el tronco inmóvil i su parte superior lijeramente inclinada hácia adelante, los brazos caen naturalmente sin contraccion muscular, los puños cerrados, el brazo derecho, i un poco mas todavía el antebrazo, se dirijen hácia adelante con la pierna izquierda, i lo mismo le sucede al brazo izquierdo respecto de la pierna derecha».

Esta marcha es la necesaria aprenderla i esta fué la que en parte implantó el indio en sus escuadrones.


Los ejercicios de equitacion los combinó el indio con los ejercicios guerreros. De aquí, pues, la razon para que la caballería indíjena hiciera «retemplar el llano al galope de sus briosos corceles, i repercutir en la montaña los ecos de sus aullidos de muerte i de destruccion» [5].

En la guerra por la independencia i en la de la pacificacion, la caballería indíjena desempeñó un papel importantísimo pues por ella el indio adquirió esa intrepidez i ese arrojo tan enzalzado por los autores.

De aquí, pues, que se diga: «¡Admirable constancia de los araucanos para defender su suelo i conseguir su independencia despues de un siglo de rudo batallar! Ejemplo igual no presenta ninguna otra de las ramas de la raza americana» [6].


  1. Libro de un chileno i para los chilenos, Raza Chilena, páj. 54.
  2. Conclusion, tambien, sentada en el estudio de La faz social del araucano. Segun estas humildes conclusiones, se puede ver que el indio no es tan torpe, bruto i pesado, como los califican ineptos-ilustrados.
  3. Como este humilde libro caerá en poder de casi todos los araucanos civilizados, i quiero imponerles como único deber moral que, en las noches de invierno o en los días de lluvia i aprovechando la oportunidad de que todos permanecen a la orilla del fogon de la ruka, levanten su voz i con aire enérjico i como buenos weupin, reciten en mapuche esta interesante relacion tan verídica como patriota.
  4. Esta narracion se ha tomado del trabajo «La sublevacion de 1881» hecha con motivo del certámen literario verificado en Temuco en conmemoracion del Centenario. Forma parte «La sublevacion de 1881» del capítulo X del libro en preparacion intitulado «Lengua i Literatura».
  5. Tomas Guevara, Historia de la Civilizacion, Tomo II, páj. 306.
  6. Tomas Guevara, Historia de la Civilizacion, Tomo III, páj. 429.