Compendio de la historia geográfica y natural del reyno de Chile/I

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
COMPENDIO
DE LA HISTORIA GEOGRAFICA
Y NATURAL
DEL REYNO DE CHILE.

LIBRO PRIMERO.

SITUACION, METEOROS Y
temperamento de Chile.

Situacion YAce el Reyno de Chile, pais de la América Meridional, á lo largo de las costas del mar Pacifico, extendiéndose por un espacio de 420 leguas geograficas entre los grados 24 y 45 de latitud austral, y cuyo ancho, que tomaremos desde los grados 304 hasta los 308 de longitud, fixando el primer meridiano en la isla del Hierro, es mas ó ménos considerable, á proporcion que se acerca ó se desvia del propio océano la gran cadena de montes, llamada la Cordillera ó los Andes, que le circuyen por el oriente; ó hablando con mas propiedad, á proporcion que el mar se acerca ó se desvia de aquella misma cadena de montes. Entre los grados 24 y 32 de latitud se aleja de ellos como unas 70 leguas, y hasta el grado 37 como unas 40: mas como desde este paralelo hasta tocar en el Archipiélago de Chiloé, se separa 100 leguas, por lo tanto, reduciendo estas varias distancias a un termino medio, se puede afirmar que toda la extensión de su superficie, comprehendida la cordillera, no excede de 1260 leguas quadradas.

Confines. Este pais confina por el occidente con el sobredicho mar Pacifico, por septentrión con el Perú, por el oriente con el Tucuman, con Cuyo y con la Patagonia; y por medio dia con las tierras Magallanicas. La gran cordillera que, según dexamos expuesto, le circuye por levante, le separa también totalmente ya por sí misma, ó ya por sus ramos, de todas estas regiones, sirviéndole al mismo tiempo de inexpugnable barrera por la banda de tierra, mientras el océano le defiende por la de poniente; pues los pocos caminos que van á este Reyno desde las mencionadas provincias, y que solo están abiertos durante el estio, son tan estrechos y peligros que apenas puede pasar por ellos un hombre á caballo [1].

Algunos Geógrafos dan á este Reyno una extension mucho mayor que la que nosotros le señalamos, pues comprehenden asimismo dentro de sus límites el Cuyo, la Patagonia y las tierras Magallanicas: regiones que, ademas de estar separadas de Chile por la misma naturaleza, se diferencian totalmente de él no ménos en el temperamento que en sus frutos y habitadores, los quales se diferencian de los Chileños en las facciones, en las costumbres y en sus lenguages [2]. Nombre. Muchos años ántes que los Españoles conquistasen á Chile tenia este Reyno el nombre con que se le conoce [3] en el dia; pero cuyas etimologías, segun quieren que sean los varios autores que han escrito de las cosas de America, ó son absolutamente falsas, ó se fundan en frivolas conjeturas. Con mucha mas verosimilitud pretenden los chileños que se derive su nombre de la voz Chili que repiten con mucha freqüencia ciertos paxarillos del genero de los tordos, de que abunda el pais: porque pudo suceder, en efecto, que las primeras Hordas ó Aduares de Indios que pasaron á establecerse en aquellas tierras, tomasen por feliz agüero el oir esta voz en la boca de un paxarillo, y por lo mismo la escogiesen para denominar el pais que poblaban.

Division
natural
Dividese naturalmente toda esta region Norte Sur en tres partes, Ja primera de las natural, quales comprehende las islas que se encuentran en su mar: la segunda, que es á la que se da mas generalmente el nombre de Chile, es aquella faxa ó espacio de tierra que yace entre el océano Pacifico y las sierras de los Andes; y la tercera abraza todo el espacio que ocupa aquella gran cordillera de montes.

Las islas situadas en el mar Chileño, son: I.° Las tres Coquimbanas desiertas, llamadas Mugillon, Totoral y Paxaro, las quales tendrán tres leguas de circunferencia, por los 29 grados y 30 minutos: II.° Las dos de Juan Fernandez, por los 33 grados y 42 minutos; la primera de las quales, mas próxima al continente, y llamada por esta razon la de Tierra, boxa 14 leguas, y está habitada por los Españoles. El Lord Anson que estuvo en ella algun tiempo, la describe como un paraíso terrenal. La segunda, llamada de mas afuera, es mucho menor; y aunque de aspecto igualmente bello, permanece sin ningun genero de cultivo: III. La isla Carrama por los grados, 35, 41, la qual es mas bien un escollo grande que no una isla capaz de cultivo: IV.° La Quiriquina que está á la entrada del puerto de la Concepcion por los 36 grados y 42 minutos: V.° La isla Talca, que los Españoles llaman de Santa María, y que esta por los 37 grados y 11 minutos. Esta isla y la antecedente miden poco mas de una legua de largo, y pertenecen á dos hacendados de la ciudad de la Concepcion: VI.° La isla Mocha por los 38 grados y 37 minutos, la qual, aunque fértil y hermosa, y de mas de 20 leguas de circunferencia, se halla actualmente desierta, bien que estuvo muy poblada en el siglo pasado: VII.° El Archipiélago de Chiloé, el qual juntamente con el de los Chones, que depende de él, contiene ochenta y dos islas, cuya mayor parte está habitada de Españoles y de Indios entre los grados 41, 50 y 45. La mayor de ellas, llamada Chiloé, que es la que ha dado nombre á todo el Archipiélago, tiene cincuenta leguas de largo, y por capital la ciudad de Castro, situada á los 42 grados y 58 minutos de latitud, y á los 303 grados y 15 minutos de longitud. Todas estas islas Chileñas distan poco del continente, á excepcion de las de Juan Fernandez; la primera de las quales dista de él no leguas, y la segunda 140 [4]. La faxa ó espacio de tierra situada entre el mar y los Andes (que es la parte de que se deben entender principalmente las cosas que diremos de Chile, porque es la mas conocida y poblada) tendrá por lo ménos 40 leguas de ancho, y se subdivide casi igualmente en marítimo y en mediterráneo. El espacio marítimo está cortado con tres cadenas de montes paralelos á los de los Andes, entre los quales se ven muchos valles regados de bellos rios y arroyos: pero el mediterráneo es llano, aunque se ven esparcidas por todo él á una y por otra parte diversas colinas y montecillos, que aumentan la amenidad de las inmediatas llanuras.

La montaña de la cordillera, reputada por la mas alta de nuestro globo, atraviesa de sur á norte ámbas Américas, pues es cosa averiguada que los montes de la América Septentrional son una continuacion de la misma cadena, la qual, en la parte perteneciente á Chile, tendrá 40 leguas de ancho, y se compone de montes altisimos encadenados entre sí, y llenos de precipicios y barrancos espantosos, entre los quales se encuentran muchos valles amenos y llanos, espaciosos y dilatados, regados de gran numero de rios y cascadas de agua que se precipitan con estrepito de las eminencias que los rodean [5].

La parte mas desierta de esta cordillera es la situada entre los grados 24 y 33 de latitud, porque lo demas, hasta tocar en el grado 45, está poblado de los pueblos Chileños montañeses, llamados Chiquillanes, Pehuenches, Puelches y Huillichies, los quales son, como manifestarémos en su lugar, los celebres Patagones que han dado materia para que se discurra tanto en Europa.

Division
politica
El Chile propio, ó sea el espacio tierra situada entre el mar y los Andes, se divide politicamente en dos partes: conviene á saber, en el pais que habitan los Españoles, y en el que poseen todavía los Indios.

El primero, comprehendido entre los grados 24 y 37, fué subdividido en trece provincias, las quales, empezando por el Septentrion, son las siguientes: Copiapó, Coquimbo, Quillota, Aconcagua, Melipilla y Santiago (en la qual está la ciudad de su nombre, que es la Capital de todo el Reyno), Rancagua, Colchagua, Maúle, Itata, Chillán, Puchacay y Huilquilemu [6]. La division de estas provincias fué muy desarreglada, pues

algunas se extienden desde el mar á los Andes, mientras otras ocupan la mitad de aquel espacio, encontrándose confinadas, ya hacia la sierra ó ya hacia la costa; y aun hay algunas que son seis ó siete veces mayores que todas las otras. Pero lo que hace mas á proposito de nuestro asunto, es el saber que el espacio de que vamos hablando estuvo habitado en lo antiguo de los pueblos llamados Copiapinos, Coquinbanos, Quillotanos, Mapochinos, Promaucaes, Curis, Cauques y Pencónes, de los quales apenas quedan algunas memorias.

El pais que poseen los Indios comprehende todas las tierras que yacen entre el rio Bio-Bio y el Archipiélago de Chiloé, ó entre los grados 36 y 44 minutos, y los 41 y 20 de latitud. Estos Indios se dividen en tres naciones ó pueblos, que son los Araucanos, los Cunchos y los Huillichies: los primeros de los quales habitan no las estériles rocas de Chile, como dice Paw, sino las feracísimas tierras situadas entre los rios Bio-Bio y Valdibia, que es decir, entre los grados 36.... 44 y 39.... 50 de latitud, las quales se extienden 62 leguas á las orillas del mar, y son las mas llanas, las mas amenas y las mas bien regadas de todo el Reyno, ocupando su ancho, desde las orillas del mar hasta las faldas occidentales de la cordillera, un espacio de 100 leguas poco mas ó ménos; bien que, habiéndose unido en el siglo pasado á la confederacion Araucana la nacion de los Puelches, habitadora de aquella sierra, llega su ancho actual á 140 leguas, el á una superficie de 26Ɔ40 leguas quadradas.

Los Araucanos dividen todo el largo de este pais en quatro Uthanmapu ó Principados paralelos, y casi de un mismo ancho, y á los quales dan los nombres de Lauquenmapu, 9 esto es, pais marítimo, Lelgunmapu, pais llano, Inapiremapu, pais Subandino, y Piremapu, pais Andino, subdividiendo cada Uthanmapu en cinco Aillarehue ó Provincias, y cada Aillarehue en nueve Rehues ó Prefecturas. El Principado marítimo comprehende de Septentrion á medio dia las provincias de Arauco, Tucapél, Ilicura, Boroa, y Nagtolten: el Principado llano abraza las de Encol, Purén, Repocura, Maquehue y Mariquita: el Subandino contiene las de Marven, Colhue, Chacaico, Quecheregua y Guanabue; y finalmente en el Principado Andino se cuentan todos los valles de la cordillera situados dentro de los límites que dexámos expuestos.

La Tribu ó nacion de los Cunchos se extiende por las orillas del mar entre el rio Valdibia y el Archipiélago de Chiloé; y su nombre, dimanado de la palabra Cunco, que significa racimo, corresponde muy bien á su numerosa propagacion. Los Huilichies habitan parte en los llanos situados al oriente de los Cunchos, de quienes están divididos por una linea imaginaria, y parte en aquel espacio de los Andes que se prolonga desde el mencionado rio de Valdibia hasta el grado 45, el hasta la extremidad de Chile; de forma que son los mas australes de todo el Reyno, el los que se avecinan mas hacia el austro: circunstancia á que deben seguramente el nombre de Huilichies, que significa hombres del Sur. Estas dos Tribus son belicosas, y fieles aliadas de los Araucanos, á quienes ha importado mucho su amistad y alianza en sus guerras contra los Españoles.

Clima

El Reyno de Chile es uno de los mejores paises de toda la América; pues la belleza de su cielo, y la constante benignidad de su clima, que parece que se han puesto de acuerdo con la fecundidad y riqueza de su terreno, le hacen una mansion tan agradable, que no tiene que envidiar ningun dote natural de quantos poseen las mas felices regiones de nuestro globo [7]. Las quatro estaciones del año, que allí son en tiempos opuestos á los que les corresponden en Europa, son regulares, y están muy bien caracterizadas, no obstante que sea poco sensible el transito del frio al calor, empezando su Primavera, como sucede en las demas partes situadas del lado de allá del Trópico de Capricornio, el dia 21 de Septiembre, el Estio en Diciembre, el Otoño en Marzo, y el Invierno en 21 de Junio.

Meteoros aqueos, en lengua chileña Maun.Desde que empieza la primavera, hasta la mitad del otoño, conserva el cielo de todo el Reyno una perpetua serenidad, singularmente entre los grados 24 y 36 de latitud, siendo raro el año en que cae por este tiem- po alguna ligera lluvia: bien que los bosques inmensos que cubren las islas de Chiloé son causa de que, aun en la estacion de verano, llueva alli con demasiada freqüencia. En el continente principian las lluvias á mediados de Abril, y duran hasta fines de Agosto: pero en todos tiempos escasean mucho en las provincias mas boreales, que son las de Copiapó y de Coquimbo; siendo lo general en las del centro llover tres o quatro dias seguidos, alternando con quince ó veinte serenos. Las provincias australes son las que experimentan con mas freqüencia las lluvias, que á veces duran con poca ó ninguna interrupcion nueve ó diez dias continuos, pero con tranquilidad, y sin ir acompañadas de tempestades de truenos, ni de granizos, que ni aun en el verano se experimentan en los paises situados fuera de los Andes, no obstante de que, asi en aquella montaña como en el mar inmediato, se formen de quando en quando algunas tempestades, que caen, segun los vientos que reynan, ya á la parte del septentrion, el ya á la parte del mediodia [8].

En las tierras marítimas no ha nevado hasta nuestros tiempos: mas en las inmediatas á la cordillera suele caer alguna nieve de cinco en cinco años, y aun á veces en periodos mucho mayores; bien que, ó se deshace segun va cayendo, ó quando mas al cabo de un dia. No sucede asi en la cordillera, en donde es tanta la nieve que cae desde el mes de Abril hasta el de Noviembre, que se conserva en ella perpetuamente, haciendo impracticable en la mayor parte del año el transito de aquella montaña [9], cuyas altísimas cumbres, siempre blancas y relucientes, forman una perspectiva maravillosa. Los habitantes del pais, que no tienen ni pueden tener conservatorios de nieve, hacen traer al hombro la que necesitan desde las faldas mas inmediatas de aquellos montes para enfriar sus bebidas, y para hacer sus sorbetes, cuyo consumo es extraordinario durante el calor del verano: pero unicamente gozan de este beneficio las ciudades mediterráneas, pues las marítimas distan demasiado de la cordillera para poder disfrutarlo; bien que, como el calor que experimentan estas es mucho mas moderado que el de los paises internos, pueden pasar muy bien sin la nieve. En el mes de Agosto suelen caer algunas escarchas, especialmente en la parte mediterránea de Chile, donde causan por las mañanas un poco de frio, que es el mas graduado de todo el año, y que cesa del todo una ó dos horas despues de salido el sol, disfrutandose en el resto del dia de un temple semejante al de la primavera [10].

Son copiosisimas las rociadas que caen en todo el Reyno en las noches de primave- ra, estio y otoño, con las quales queda abundantemente recompensada la falta de lluvias que se experimenta en tales estaciones, sin que la humedad de que se carga entonces el ayre impida á los viajantes y labradores el dormir en todo aquel tiempo al sereno debaxo de los árboles, para disfrutar el fresco y serenidad de la noche. Las nieblas son comunes en las costas en tiempo de invierno, pero por lo general se disipan dos o tres horas ántes del mediodia; y como se forman unicamente de partículas aqueas, no perjudican ni á la salud de los habitantes, ni á la fructificacion de los vegetables.

Meteoros aereos. Crun. Los vientos del Norte y los del Noroeste llevan á Chile las lluvias, y por el contrario los del Sud y los del Sud oeste disipan las nubes; y asi los primeros son desde que empiezan á soplar un indicio infalible de lluvia, y los otros de serenidad, valiendose los naturales con acierto de esta especie de barometro para conocer las próxîmas variaciones de la atmósfera. Las qualidades de estos vientos en el hemisferio austral se oponen reciprocamente á las que les conocemos en el hemisferio septentrional; y asi el viento del Norte y sus laterales, que atraviesan la Zona Tórrida para penetrar por aquellas regiones, son alli calidos y lloviosos á causa de la multitud de vapores de que se cargan al tiempo de pasar por entre los dos Tropicos: de forma que en Tucumán y en Cuyo, donde le nombran Sonda, es mucho mas ardiente que el Xaloque ó Nordeste que reyna en Italia; mas como para entrar en el Reyno de Chile pasa forzosamente por las cumbres nevadas de la cordillera, pierde alli su mala especie, y queda en un grado benignisimo de calor.

Como los vientos del Sur vienen inmediatamente del Polo Antartico,. por precision han de ser frescos y secos. Este viento, que por lo general declina al Sud-oeste, es el dominante en el Reyno de Chile todo el tiempo que el sol se encuentra en el hemisferio austral: lo qual provendrá tal vez de que, rarefaciéndose la atmósfera con los rayos solares, facilite el curso constante de aquel viento hacia el Equador; y de aqui se sigue, que no sufriendo contrastes de los vientos lluviosos, que reynan alternativamente con él durante el invierno, arrebate entonces del cielo Chileño, é impela hácia los Andes todos aquellos vapores que condensándose pudieran deshacerse en lluvias, y que amontonados sobre los Andes, forman las nubes, que descolgandose y penetrando por los lugares mas baxos de aquellas montañas, pasan á la parte de oriente, donde chocando con las que llegan del mar del norte, se deshacen en copiosisimas lluvias acompañadas de horribles truenos. Asi que, mientras la atmósfera Chileña conserva su bellísimo azul, y goza de una cumplida serenidad, las provincias de Tucumán y de Cuyo, y todos los demas países ultramontanos, separados de Chile por los montes de la cordillera, están inundados de lluvias copiosas, y molestados de furiosisimas tempestades. Esto sucede durante el estio: porque cambiandose las cosas en el invierno, gozan estas provincias de una estacion sumamente serena, y se pasan las lluvias al Reyno de Chile.

No por esto se entienda que el viento del Sur domine alli todo el dia con igual fuerza, pues ésta se disminuye á medida que el sol se acerca á su meridiano, sin recobrar su primera energia hasta cosa de las tres de la tarde. Cerca del mediodia, que es quando está mas languido el viento del Sur, se levanta del mar un vientecillo fresco que durará como unas dos horas, y que los naturales llaman vientecillo de las doce, ó relox de las gentes del campo, porque les sirve de regla para saber la hora del mediodía; y como ésta aura agradable vuelve á soplar hacia la media noche, por lo mismo es de creer que provenga de las mareas: no obtante de que aumentandose el impetu de este viento occidental á fines del otoño, suele acarrear algunas lluvias violentas acompañadas de menudos granizos.

Los vientos orientales, impedidos de los montes de la cordillera, entran muy rara vez en los terminos de Chile: mas con todo, un violento uracán que sopló de aquella parte el dia 14 de Mayo del año 1633, arrancó los árboles y arruinó los edificios de un fuerte, situado en la extremidad meridional, llamada Caremalpo, esto es, tierra verde; bien que este fenómeno, que incomoda con alguna freqüencia las islas Antillas, no sabemos que se haya sentido hasta ahora en las demas provincias de Chile.

A la regular alternativa de todos estos vientos periódicos debe aquel Rey no el agradable temperamento que disfruta continuamente en las estaciones calidas; y que, al parecer, no se podia esperar en una situacion tan próxîma á la Zona Tórrida, pero que con efecto se verifica, concurriendo para mas refrescar el ayre las mareas continuas, las rociadas nocturnas, y cierta aura suave desciende de los montes nevados de la cordillera, y que en nada tiene que ver con los vientos orientales. A favor de unos refrigerios tan agradables, es tal la benignidad del calor excesivo, que jamas provoca á sudor estando á la sombra: de modo, que los habitantes de la parte marítima se visten del propio modo en invierno que en verano. En los valles mediterráneos, donde siempre es mayor el calor, suele subir el mercurio en el termómetro de Reaumur á los 25 grados, y son deliciosisimas en todo el pais las noches estivas: sin embargo de lo qual, concurriendo este calor agradable con el subterráneo, que alli aparece mas activo que en ninguna otra parte, basta para dar perfecta madurez á todos los frutos, sin exceptuar los que acuden unicamente entre los Tropicos [11]. Mas como quiera que las regiones confinantes con Chile por la banda de oriente carecen de la mayor parte de tales agentes refrigerantes, de aqui es que sufren en el mismo tiempo un calor fatigoso, que á despecho de las leyes graduales promulgadas por Paw, no es nada inferior al que se experimenta en las regiones del África situadas baxo de la misma latitud; porque la naturaleza se complace en traspasar las leyes que forman los hombres sin consultar y sin examinar los lugares á que las imponen.

Meteoros igneos. Cheruve.Los Meteoros mas freqüentes en Chile son los igneos, pues se ven á cada instante las exâlaciones, llamadas estrellas cadentes, con especialidad en verano; y no son raros los globos de fuego de varios tamaños que corren desde los Andes al mar, pero que no sabemos que hayan caido sobre las tierras. No sucede asi con las auroras australes, las quales aparecen muy rara vez en aquella atmósfera [12]. En el año 1640 apareció una de grandisima extension, que, segun dicen los escritores de aquel tiempo, fue observada todas las noches desde principios de Febrero hasta fines de Abril. En este siglo se han visto quatro; y los habitantes del Archipielago de Chiloé afirman unanimes que este fenómeno se dexa ver con mucha freqüencia en sus islas: cosa muy verosimil, considerando que aquella extremidad de Chile tiene el Polo mas elevado que todas las otras provincias.

Volcanes. Dehuin. La gran copia de materias sulfureas, betuminosas y nitrosas que alli se encuentra, es la causa de la mayor parte de tales Meteoros, cuyos materiales, encendidos en las entrañas de la tierra con la inflamacion de las piritas sulfureas y ferruginosas, causada de la humedad de las aguas subterráneas, se manifiestan en la multitud de volcanes que se encuentran en la cordillera; pues solamente en el distrito que ocupa esta montaña en el Reyno de Chile, se cuentan catorce montes ignívomos harto notables, que centellean continuamente, ademas de un crecido numero de otros, ya menores ó ya apagados, que arden de tiempo en tiempo: mas como todos estos volcanes yacen en el centro de aquellos montes, no se extienden sus lavas ni sus cenizas fuera de su recinto, dentro del qual se quedan, y en cuyas inmediaciones se hallan grandes porciones de azufre, de sal ammoniaco, de piritas enteras y descompuestas, de piedras calcinadas y cristalizadas, y de otras materias metalicas ya fundidas.

La erupcion mas famosa de que tenemos noticia, fue la del volcan del monte de Peteroa, que el dia tres de Diciembre del año 1762 se abrió una nueva boca ó cratéra, hendiendo en dos partes un monte contiguo por espacio de muchas millas. El estrepito fue tan horrible, que se sintió en una gran parte del Reyno, pero no causó vibracion alguna sensible. Las cenizas y las lavas rellenaron todos los valles inmediatos, y aumentaron por dos dias las aguas del rio Tingiririca; y precipitandose un pedazo de monte sobre el gran rio Lontué, suspendió su corriente por espacio de diez dias, y estancadas las aguas, despues de haber formado una dilatada laguna que existe en el dia, se abrieron por ultimo con violencia un nuevo camino, é inundaron todos aquellos campos.

En la parte de Chile, que cae fuera de los Andes, no hay mas que dos solos volcanes, el primero de los quales, situado en una colina poco distante del nacimiento del rio Rapél, es pequeño, y no arroja mas que un poco de humo; pero el segundo es el gran volcan de Villarica, llamado asi por estar cerca de la laguna del mismo nombre en el dominio de los Araucanos. Este monte centelleante, que se descubre á mas de 75 leguas de distancia, está aislado, aunque se presume que se una por su base con la cordillera, de la qual dista poco: su cumbre, que arde de dia y de noche, está cubierta continuamente de nieve; pero sus faldas que tendrán cinco leguas de circunferencia, estan vestidas de hermosisimos bosques, y arrojan por todas partes un gran numero de cristalinos arroyos, siendo tal la amenidad de su continua verdura, que dá motivo para creer que hayan sido pocas sus erupciones; y con efecto se encuentran pocas señales de que las haya tenido en los tiempos antiguos.

Terremotos. Nwyún. Puesta en movimiento por la materia electrica la efervescencia subterránea de estas materias inflamables, de que se compone la base del terreno Chileño, causa igualmente los terremotos, unico azote á que está sujeto aquel hermoso pais: bien que no es, á lo que parece, el agente inmediato que produce un fenómeno tan formidable; pues tanto el ayre interno, enrarecido extremamente por su propia elasticidad, quanto la prodigiosa fuerza del agua que se introduce desde el mar inmediato por los conductos subterráneos para reducirse despues en vapores, parecen con mas verosimilitud la ocasion próxîma de semejantes catástrofes. Con efecto, los paises situados al oriente de los Andes, como mas distantes del mar, sienten poco ó nada los terremotos; y aun las provincias de Copiapó y de Coquimbo, sin embargo de ser marítimas y abundantes en minerales, tampoco han experimentado hasta ahora ninguna parte de aquellas desgracias; pues las mas terribles vibraciones sentidas en lo restante de Chile, ó no han cundido hasta ellas, ó han llegado debilitadas, y absolutamente sin fuerza. Dicese que el terreno de aquellas provincias está interiormente cruzado de grandes cavernas, sobre cuya superficie se oye á veces una especie de rumor subterráneo como si corriesen por debaxo de tierra torrentes de agua ó vientos impetuosos. Quizá estas cavernas, cuya existencia es muy probable, sirven de contramina para impedir los progresos de las convulsiones internas á que están sujetas las provincias limitrofes, proporcionando un libre desahogo á los materiales encendidos en sus propias entrañas.

Los terremotos ligeros se experimentan en el Reyno de Chile tres ó quatro veces en cada año: pero suelen pasarse muchos sin que se experimente uno grande [13]. Estos sacudimientos, que tal vez al principio serian de pulsacion y de explosion, como se puede conjeturar de la apertura de tantos montes ignívomos, son ahora de oscilacion, ó vibraciones horizontales; pues los mismos volcanes por donde se desfogan quando se encienden las materias internas, disminuyen progresivamente su violencia. Tal es seguramente la causa de no ser tan improvisos los terremotos en esté Reyno, segun se ha observado, como lo son en otros paises sujetos á la misma fatalidad, pues empezando con poca fuerza, y precediendoles siempre un especie de bramido, que parece efecto de la vibracion del ayre variamente agitado, advierten con algun tiempo de su llegada, y dan lugar á los habitantes para salir de sus casas y salvarse del riesgo.

Con esta mira han fabricado las ciudades y pueblos de un modo adaptable á quantos acaecimientos puedan resultar de semejantes estragos: pues las calles son tan anchas, que los edificios que las forman, no se pueden juntar por grandes que sean los vaivenes, y dexan en medio un sitio capaz donde se refugian las gentes: en las casas hay asimismo grandes jardines y patios, en donde se recogen los habitantes, y en los quales tienen las personas acomodadas barracas de muy buen aseo, donde pasan las noches siempre que se creen amenazados de algun terremoto considerable.

Mediante unas precauciones tan sabias, se reputan tanto mas seguros los Chileños quanto que hasta ahora no se ha hundido la tierra en ninguna parte, sin embargo de lo muy violentas que han sido varias de las vibraciones indicadas arriba: lo qual se debe atribuir igualmente á las contraminas formadas por la naturaleza en las sierras de los Andes, que es donde se encuentran por lo general los reservatorios que contienen las causas fisicas de las intestinas fermentaciones que alteran aquella parte del globo: de forma, que siendo estos respiraderos efectos naturales de los terremotos, han llegado á ser, por decirlo asi, el contraveneno de la propia causa; pues si permaneciendo la gran cantidad de materias combustibles que encierra en sus entrañas el Reyno de Chile llegasen á faltar los volcanes, sería quizá un pais inhabitable.

Pretenden algunas personas, que observando el estado de la atmósfera, se puede anunciar con certeza la próxîma venida de un terremoto. Yo no niego la posibilidad, mas confieso ingenuamente que habiendo ocupado toda mi atencion en combinar los varios aspectos que presenta aquella atmósfera siempre que tiembla la tierra, jamas pude deducir un indicio análogo que no fuese faláz en las circunstancias. En suma, puedo asegurar que como he nacido y me he criado en el Reyno de Chile, he visto temblar la tierra en todas las estaciones del año, tanto en tiempo llovioso, como en tiempo sereno; ya soplando con fuerza los vientos, y ya reynando la tranquilidad y la calma [14].

Salubridad del clima A pesar de esta incomodidad, están los Chileños tan contentos con su situacion, que del clima, no cambiarian su pais por ningun otro que estuviese exênto de semejante infortunio. Esta predileccion no procede unicamente de la inclinacion natural que tienen los hombres á su pais respectivo, sino que se funda en los meritos efectivos del propio Reyno; pues dotado por la naturaleza tan ventajosamente con un suelo fecundo y á proposito para todas las producciones, goza asimismo de un temperamento, que sin dexar de ser suficientemente calido y frio en las respectivas esestaciones, es generalmente muy sano [15]. Ninguna suerte de peste ha entrado todavia dentro de sus términos; ni las viruelas, conocidas alli baxo del mismo nombre desde que las llevaron los Españoles, extienden sus estragos mas allá de los límites de las tierras boreales del Reyno, en las quales suelen aparecer una vez ú otra: mas como quiera que los habitantes de las provincias opuestas obligan entonces á los pasageros á que guarden la quarentena, segun se practica en Europa en tiempo de peste, por eso aquella parte de Chile se conserva exênta de semejante epidemia, y las personas que pasan en ella sus dias, acaban la vida sin haberla experimentado. Quando saben los Indios gentiles, libres igualmente de este contagio, que está infestado de él alguno de los suyos, de resultas de comerciar con los Españoles, lo queman dentro de su propia cabaña con flechas encendidas; y con tal genero de precauciones han logrado unos y otros contener este contagio dentro de los terminos que dexamos expuestos. Un Medico Chileño, del Orden de San Juan de Dios, llamado Fray Matias Verdugo, fue el primero que en el año 1768 introduxo alli la inoculacion, que se ha continuado despues con felices sucesos.

Igualmente son desconocidas en Chile las fiebres tercianarias y quartanarias: de modo, que sabedores de esta prerogativa los habitantes, de los Rey nos circunvecinos que no pueden libertarse de aquellas enfermedades con las medicinas comunes, mudan su domicilio á las tierras de Chile, donde, sin valerse de otros remedios, sanan perfectamente dentro de poco tiempo. La enfermedad que se suele sentir algunos años en Chile en otoño y en el estio, son ciertas fiebres ardientes, de que adolecen con especialidad las gentes del campo, acompañandoles un genero de delirio: los Indios la llaman Chavo-Longo, esto es, enfermedad de cabeza, y la curan con varios específicos del Rey no vegetable, cuyo conocimiento deben á su propia experiencia. El Morbo venéreo ha hecho muy pocos progresos en las tierras que pueblan los Españoles, y mucho menores ó casi ningunos en los paises que poseen los Indios, los quales no tienen en su idioma una voz propia para significar este mal; indicio positivo y seguro de no haberse introducido en aquellos paises hasta despues de los tiempos de la conquista.

El Rechitis, que de tres siglos á esta parte hace tan crueles estragos en los niños de casi toda la Europa, no ha penetrado todavia por los lindes de Chile; y asi son muy pocos los coxos y estropeados [16]: lo mismo sucede con el mal de Siam, con el vómito negro, y con la fastidiosisima lepra. Los perros, los gatos y los demas animales, no están expuestos á padecer rabia, y gozan del mismo privilegio que es comun á toda la América meridional, como observo muy bien Mr. de la Condamine: mas con todo de estar exênta la humanidad de este corto numero de males, que andando los tiempos, habrán de penetrar por aquellas barreras, está expuesta en aquel pais, igualmente que en lo restante de nuestro globo, á la numerosa comitiva de las demas enfermedades que afligen á los descendientes de Adan.

Correspondiente á lo saludable del ayre es la limpieza del suelo; pues alli no se encuentran vivoras ni serpientes, osos, lobos ni

tigres, ni otra alguna especie de animal venenoso ó dañoso; ni hay mas culebras que una especie de la Esculapio, que no tienen veneno, como lo experimentaron algunos de los Academicos que pasaron al Perú en el año 1736 para medir alli un grado del meridiano. Los leones, que habitan los bosques mas apartados y mas espesos, son cobardes, y diferentes de los leones guedejudos de Africa: de manera, que no solamente no se han atrevido jamas á hacer frente al hombre, sino que huyen de todos los lugares que éste freqüenta; y asi se puede estar sin cuidado, y echarse á dormir en qualquier sitio del campo, y aun en lo mas espeso de un monte [17]; siendo tanto mas admirable la prerogativa que goza Chile de no alvergar estas bestias dañosas, quanto sabemos lo mucho que infestan las regiones circunvecinas. Quizá la gran cadena de los Andes, sumamente áspera, y siempre cubierta de nieve, les impida la entrada; y quizá les sea contraria la benignidad de aquel clima, pues la mayor parte de estos animales prefieren los paises calientes.


  1. Los caminos que hay practicables en la cordillera Chileña no son mas que ocho 6 nueve, siendo el mas freqüentado de todos el que va desde la provincia de Aconcagua á la de Cuyo: pero este camino, en cuyo paso se gastan por lo ménos ocho dias, está cortado con mucha freqüencia con los profundisimos barrancos que forman los rios Chile y Mendoza, y costeado de altisimos montes cortados perpendicularmente. El estrecho sendéro que queda entre estos precipicios es tan áspero y de tan mal huello que los caminantes se ven á cada paso en la precision de apearse de sus mulas (que son las únicas caballerias que pueden hacer aquel camino) prefiriendo el marchar á pie, no pasando año alguno sin que se precipiten en aquellos rios algunas bestias de carga: bien que estos despeñaderos no siguen por todo el camino, pues se encuentran en él alternativamente algunas agradables y amenas llanuras donde hacen alto los caminantes. Aquí fué donde los Incas hicieron construir, quando sojuzgaron la provincia de Cuyo y las provincias Boreales de Chile, algunas casas de piedra para alojamiento de sus Oficiales, y de las quales unas se han arruinado, y otras permanecen enteras. Los Españoles han fabricado algunas mas para mayor comodidad de aquel transito.
  2. Aunque la montaña primaria de la cordillera es el termino natural del Reyno de Chile á la parte de oriente, yo comprehendo tambien dentro de sus confines no solamente los valles occidentales de la propia montaña, que seguramente le corresponden, sino los valles orientales; pues aunque caen fuera de los lindes naturales, están ocupados y poblados por los Chileños desde tiempo inmemorial.
  3. Las colonias que pasaron de la parte austral del Reyno de Chile á poblar el Archipiélago de Chiloé (cuya transmigracion antecedió algunos siglos á la época del arribo de los Españoles, llamaron Chil-hue á todas las islas, esto es, distrito ó provincia de Chile, á lo qual les moveria seguramente el deseo de conservar la memoria de su madre comun. Todos los Chileños, tanto los libres como los conquistados, llaman á su patria Chili-mapu, esto es, tierra de Chile; y á su lengua Chili-Dugu, esto es, lengua de Chile: á mas de lo qual es inverosimil que una nacion que dá todavia á las ciudades españolas el nombre de los lugares donde fueron edificadas, se conviniese á adoptar universalmente un nombre general que no procedia de sus antepasados, para denominar su propio pais. Y asi tenemos por infundada la opinion de los que pretenden que los Españoles extendieron y comunicaron á todo aquel Reyno el nombre del primer distrito y del primer rio que descubrieron en él. Lo cierto es que todos los naturales del pais pronuncian constantemente el nombre de Chili, que los Españoles pronuncian del propio modo que ellos, mudando la ultima i en e.

  4. Baxo meridianos mas apartados, bien que en el propio mar, se encuentran las pequeñas islas de San Ambrosio, San Felix y la de Pasqua, harto célebre por el gran numero de estatuas que han eregido sus habitantes en varios parages de ella, bien sea para adornar su patria, ó bien para adorarlas como á sus dioses tutelares. Las dos primeras, desiertas hasta el presente, y que distarán unas 200 leguas de las playas de Chile, están situadas por los 26 grados y 27 minutos de latitud: pero la isla de Pasqua, que tal vez será la de Davis, que está situada por los 27 grados y 5 minutos de latitud, y por los 268 de longitud, á distancia de 600 leguas del continente, tendrá poco mas de cinco leguas de largo, y sus habitantes, que no pasarán de 800, tienen el color mas blanco que la mayor parte de los Indios, y se dexan crecer la barba. Es grande y de diversos tamaños el numero de estatuas que se encuentran por toda la isla, habiendo algunas de 27 pies de alto, y otras del tamaño de la estatura humana. A la vista y al tacto parecen de piedra: mas siendo todas ellas de un solo pedazo, y no habiendo en toda la isla cantera alguna de donde puedan haber sacado unas piedras tan grandes, parece probable que las formarian de alguna pasta particular, que tomase despues de seca la consistencia y el color de la piedra. El Almirante Olandés Rogewin, que fué el primero que aportó á aquella isla en el año 1722, dice expresamente que las tales estatuas están acabadas segun reglas del arte. Don Felipe González, Capitán de la Fragata de guerra la Rosalia, visitó esta isla en el año 1770, y el Capitán Cook estuvo en ella á mediados de Marzo del año 1774, y uno y otro convienen con el Almirante Olandés en quanto al numero y magnitud de las mencionadas estatuas.
  5. Los montes mas altos de la cordillera Chileña son: el Manflás por los 28 grados y 45 minutos: el Tupungato por los 33 y 24: el Descabezado por los 35: el Blanquillo por los 35 y 4: el Longaví por los 35 y 30: el Chillan por los 36, y el Corcobado por los 43. Yo no tuve ocasion oportuna para medir la enorme elevacion de unos montes, que los naturales aseguran se elevan mas de 20Ɔ pies sobre el nivel del mar. El Conde de Buffon dice que los montes mas altos del globo se encuentran hacia el Equador: mas habiendo yo visto y medido con la vista los del Perú y los de Chile, dudo mucho de la verdad de aquel axîoma, y no estoy muy distante de adherir al dictamen de Mr. Bertrand, el qual dice que: "ya se ha negado, sin que lo contradigan con fundamento, que las montañas mas altas se encuentren debaxo del Equador, pues los Andes se elevan á proporcion «ue se alejan de él." Mem. sobre la Estructura de la tierra, pag. 40. edic. en 4.° La cordillera es mas baxa en Copiapó, aunque allí está mas cercana al Trópico, que en lo restante de Chile.
  6. Hemos tenido por conveniente dar aquí una breve noticia de la situacion y extension de todas estas provincias con sus Capitales, Puertos y Rios mas considerables. Quando estan juntas las letras iniciales A. M. denotan que la provincia de que se trata corre de los Andes al mar; y quando están separadas indican que está inmediata ya á la montaña ó ya á la costa. También quise dar un estado de su poblacion: pero no me fué posible adquirir un cálculo que me contentase.
    I.

    Copiapó A. M. largo N. S. 100 leguas, ancho E. O. 70 leguas. Capital Copiapó por los 26 grados y 50 minutos de latitud. Puertos, Copiapó y Guasco. Rios, el Salado, Copiapó, Totoral, Quebrada, Guasco y Chollay.

    II.

    Coquimbo A. M. largo N. S. 45 leguas, ancho E. O. 70 leguas. Su Capital Coquimbo por los 29 grados y 54 minutos de latitud. Puertos, Coquimbo y Tongoy. Rios Coquimbo, Tongoy, Limari y Chuapa.

    III.

    Quillota M. Su largo N. S. 25. leguas, su ancho E. O. 21. Su Capital Quillota por los 32 grados y 56 minutos de latitud. Puertos, Papúdo, Herradura, Quintéro y Valparaiso por los 33 grados y 2 minutos. Ríos, Longotoma, Ligua, Chile y Limache.

    IV.

    Aconcagua A. Su largo N. S. 25 leguas, su ancho E. O. 25 leguas. Su Capital Aconcagua por los 32 grados y 48 minutos de latitud. Rios, Longotoma, Ligua y Chile.

    V.

    Melipilla M. Su largo N. S. 11 leguas, su ancho E. O. 23. Su Capital Melipilla por los 33, grados y 32 minutos de latitud. Puerto, San Antonio. Rios, Maypo, Mapoche y Poangue.

    VI.

    Santiago A. Su largo N. S. 11 leguas, su ancho E. O. 20 leguas. Su Capital Santiago por los 33 grados y 31 minutos de latitud. Rios, Colína, Lampa, Mapoche y Maypo.}}

    VII.

    Rancagua A. M. Su largo N. S. 13 leguas, su ancho E. O. 40. Su Capital Rancagua por los 34 grados de latitud. Rios, Maypo, Codegua, Chocalan y Cachapoal.

    VIII.

    Colchagua A. M. Su largo N. S. 15 leguas, su ancho E. O. 43. Su Capital San Fernando por los 34 grados y 18 minutos de latitud. Puertos, Topocalma y Navidad. Rios, Rio-Clarillo, Tingiririca, Chimbarongo, Nilahue y Teno.

    IX.

    Maule. A. M. Su largo N. S. 44 leguas, su anche E. O. 48. Su Capital Talca por los 34 grados y 53 minutos de latitud Puertos, Astillero. Rios, Mataquito, Rio-claro, Lircay, Maúle, Putagan, Achihuenu, Liguay, Longavi, Loncomilla y Purapél.

    X.

    Itata M. Su largo N. S. 11 leguas, su ancho E. O. 23. Su Capital Coulemu por los 36 grados y 2 minutos de latitud. Rios, Lonquen y Itata.

    XI.

    Chillan A. Su largo N. S. 12 leguas, su ancho E. O. 25. Su Capital Chillan por los 36 grados de latitud. Rios, Catillo, Cato, Nuble y Chillam.

    XII.

    Puchacay M. Su largo N. S. 12 leguas, su ancho E. O. 23. Su Capital Gualqui por, los 36 grados y 42 minutos de latitud. Rios, Lirquen, Andalién y Bio-Bio.

    XIII.

    Huilquilemu A. Su largo N. S. 12 leguas, su ancho E. O. 25. Su Capital Huilquilemu por los 36 grados y 42 minutos. Rios, Itata, Claro y Laxa.

    Los Españoles poseen tambien el puerto y la plaza de Valdibia con su territorio, la qual está situada sobre la orilla austral del rio de su nombre por los 39 grados y 55 minutos de latitud.

  7. "La parte de Chile, que se puede llamar con propiedad Provincia Española, es un angosto distrito que se extiende por lo largo de la costa desde el desierto de Atácama hasta las islas de Chiloé. Su clima es el mas delicioso del nuevo mundo, y apenas habrá en toda la superficie de la tierra otra region que le pueda igualar; pues aunque confina con la Zona Tórrida, jamas siente los extremos del calor, defendiéndole por el oriente los Andes, y refrescandole por poniente algunos vientecillos, marítimos, siendo de temple tan igual y benigno, que los Españoles le prefieren al de las provincias meridionales de su propio pais. A la bondad del clima corresponde la fertilidad de la tierra, maravillosamente adaptable á las producciones de Europa, sin exceptuar las de mayor estima, pues los granos, el vino y los aceytes acuden en Chile con la propia abundancia que en su nativo terreno. No se ha conducido fruta alguna de Europa que allí no arraigue y madure perfectamente, ni se han transportado animales de nuestro hemisferio, que no solamente no se multipliquen en Chile, sino que no hayan mejorado su especie. El ganado de cuerno es mayor que el de España, y sus caballos exceden en belleza y fogosidad á los célebres de Andalucia, de los quales descienden. Estas no se discurra que la naturaleza ha sido profusa únicamente con la superficie de aquellas tierras, siendo cosa notoria, que ha llenado sus entrañas de inmensas riquezas esparcidas en muchas minas de oro, plata, cobre y plomo que se han descubierto en diversos parages. De todo esto se debiera concluir, que un pais tan favorecido de la naturaleza, deberia serlo igualmente de los Españoles, y estar cultivado con particular esmero y aun con parcialidad: pero lo cierto es, que la mayor parte permanece todavia inculta y desierta: que su poblacion actual no corresponde á la extension del pais: que el suelo mas fecundo de ámbas Américas no produce nada, y que la mayor parte de unas minas tan envidiables yacen en un total abandono y descuido." Robertson, Historia de América, tomo 4. lib. 7. pag, 121.
  8. "El Reyno de Chile está enteramente libre de rayos, no obstante de que se oigan en él una vez ú otra los truenos; porque estos se quedan á una gran distancia del Reyno sobre los Andes." El Inglés autor del Gazetero Americano.
  9. Algunas personas de las que se atreven á pasar aquella montaña en el rigor del invierno, suelen quedar heladas siempre que les sobrecogen las borrascas de nieve, como les sucedió á los primeros Españoles que al mando de Diego de Almagro entraron en ellas en el año 1535. De aqui tomaron motivo ciertos autores para decir absolutamente, sin distinguir de lugares, que en Chile mueren los hombres de frio, y que es excesivo el que hace en aquel pais; siendo asi que el que se experimenta en las partes situadas fuera de la cordillera es tan benigno, que rara vez baxa alli el termómetro de Reaumur al termino de la congelacion, y jamas se ha helado en todo él ningun rio ni arroyo. El Abate Gauri dice en su curso de Fisica que es tan insoportable el frio que hace en los llanos de Chile, que sus habitantes se ven precisados en el invierno á abandonar sus casas, y á refugiarse como los infelices habitantes de las regiones polares á ciertas cavernas: pero esta anécdota es no ménos ignorada de quantos han estado en Chile, que destituida de toda verosimilitud.
  10. Corre con tal generosidad la opinion concerniente al frio excesivo que reyna en la extremidad austral de la América, que seria temeridad el contradecirla: pero sin embargo, permítaseme proponer algunas dudas acerca de un hecho tan universalmente admitido. Al mismo tiempo que el Comandante Byrón compara el temple del estio Magallanico con el clima de Inglaterra en medio del invierno, describe aquella region del modo siguiente.

    "Toda esta punta (Sandy) está cubierta de bosques, entre los quales encontramos fuentes de agua dulce, y cuyos árboles y verdura presenten una vista agradabilisima en casi dos leguas de tierra. Por encima de la punta se descubre un llano seguido, cuyo suelo parece fertil, y cuya tierra estaba cubierta de flores que llenaban el ayre de un delicioso perfume. Distinguiase una prodigiosa cantidad de granos de especies distintas en aquellos parages donde habian perecido las flores, y vimos asimismo varias matas de habas muy florecidas. Recorrian aquel prado agradable, esmaltado de una infinidad de flores, muchos centenares de paxaros, a los quales pusimos el nombre de Ocas pintadas, en consideracion á su bello plumage, pintado de los mas brillantes colores. Anduvimos poco ménos de quatro leguas por las orillas de aquel bellisimo espacio, que cortaban muchos arroyos de agua dulce y muy transparente..... Este parage abunda de Ocas, Cercetas, Becasinas, y de otros muchos paxaros de excelente sabor, ... y las orillas del Sedger estan plantadas de grandes y soberbios árboles: de modo que me parece cosa imposible que pueda haber otra vista mas agradable. Entre estos árboles habia algunos de mas de ocho pies de diámetro, que hacen mas de veinte y quatro pies de circunferencia; pues eran tales, que no podian abrazarlos quatro hombres unidos de las manos: el árbol de la pimienta y la canela de Winter son alli muy comunes; y una infinidad de papagayos y de otros paxaros de un plumage magnifico, aumentan con su presencia, a pesar del rigor del clima, la lindeza de estos bellisimos «árboles..... No es menos agradable el pais que yace entre Puerto Hambriento y Cabo Forward, que distara cerca de quatro leguas, y cuyo suelo parece a proposito para producir todas las plantas útiles. Rieganle tres bellos rios y muchos arroyos..... Me interné por varias partes de la costa del norte; y el pais que reconocí por espacio de muchas millas, ofrecia un aspecto digno de interesar la curiosidad de un viajante; pues la tierra estaba cubierta en varios parages de una infinidad de flores que en nada ceden á las que se cultivan generalmente en nuestros jardines, ni en la variedad y brillo de sus colores, ni en el olor agradable que continuamente exâlaban." Viage de Hawkersworth, Tomo I. cap. IV.

    Esta descripcion es cierta, y conforme con todo lo que nos refieren de aquella region otros muchos viajantes: ¿mas cómo es posible que se encuentre en medio de un frio excesivo una vegetacion tan agradable y tan productiva? ¿ni cómo será posible que los papagayos, que son tan amantes del calor, quieran habitar voluntariamente en un clima condenado á un invierno perpetuo? Pues si el estio es tan rigido que se puede comparar segun este autor con el corazon del invierno de Inglaterra ¿qué idea deberémos formar de los inviernos Magallanicos?...... Lo cierto es que la canela de Winter no solo se encuentra con abundancia en las orillas boreales de aquel estrecho, sino tambien en la isla del Fuego, segun lo afirma el Capitán Cook en su segundo viage; y que sin embargo, este árbol que vegeta alli prodigiosamente á cielo raso, no puede resistir el invierno de Inglaterra, á donde ha sido transportado, sino es auxiliado del calor artificial de las estufas. Agregase á esto que los mares que circundan y atraviesan aquellas regiones no se han helado jamas, sin embargo de entrar en ellos una gran cantidad de agua dulce, de que son buenos testigos todos los baxeles de Europa que vuelven del océano Pacifico, y doblan el Cabo de Hornos en el rigor del invierno. Yo navegué por aquellos mares en el mes de Junio del año 1768 hasta llegar á los 61 grados de latitud sin encontrar el menor indicio de congelacion; y aunque entonces nevaba con mucha freqüencia, no excedia el frio al que se suele sentir en Bolonia durante la estacion del invierno: porque las islas nadantes de yelo que se suelen encontrar en aquellos mares, singularmente por el estio, son traidas de los vientos australes que soplan de las regiones Antarticas.

    Los Franceses que en el año 1765 se establecieron en las islas Maluinas, situadas á los 51 grados y. 40 minutos de latitud, afirman que el invierno que pasaron allí no fue nada rigoroso, y que jamas fue tanta la nieve que bastase para cubrirles las evillas de los zapatos. (Cartas de Mr. de Nerville). Yo no pongo duda en el accidente ocurrido á Mr. Banks y á su comitiva en la isla del Fuego: pero un hecho aislado no basta para establecer una teoria. El equipage del navio español la Concepcion pasó alli todo el invierno del año 1766 sin experimentar el desastre ocurrido al de Banks, que pudo dimanar de varias causas fortuitas, combinadas entonces para producir un fenómeno tan extraordinario. Quando andando los tiempos llegue á poblarse aquella parte del globo, se disminuirá muy notablemente el frio que se le reputa como natural; pues cultivadas las tierras, será el ayre tan agradable y benigno como el que respiran los habitantes que yacen colocados baxo los mismos paralelos septentrionales; siendo cosa averiguada que un pais despoblado y cubierto de bosques está mucho mas sujeto á todas las intemperies de la atmósfera. Tal fué la causa de que el Emperador Juliano hablase del clima de Francia, que entonces estaba llena de bosques y sin cultivo, del mismo modo que se habla en nuestros dias del frio de las tierras Magallanicas.

  11. "Hacia el medio del Perú está inmediatamente situado el Reyno de Chile, que se extiende como una larga y angosta faxa por las costas del mar llamado del Sur. Alli pues reyna un ayre notablemente claro y sereno, y en las tres partes del año se goza casi siempre de un tiempo constante, lloviendo muy poco en todo este periodo. Suplen por las lluvias las benignas rociadas de todas las noches, y los copiosos arroyos, que descendiendo de los Andes inmediatos, fertilizan los llanos, y son causa de que produzca todos los granos, vinos, aceytes y frutos que el numero de sus habitantes, que es muy reducido, y que su industria, que no pasa de mediana, alcanzan á cultivar en aquellas tierras. Si el Gobierno se mostrase un poco mas favorable al fomento de la industria, y se aumentase la poblacion, con dificultad podria ninguna otra parte del mundo entrar en competencia con esta; pues al mismo tiempo que goza de ayre serenisimo, y que es calentada de un calor que nunca fatiga, crecen en ella muchos frutos de aquellos que no suelen acudir sino entre los Tropicos, ni nacen espontaneamente sino baxo la Zona Torrida. En lo llano de este pais brilla con ostentacion todo quanto puede complacer y necesitarse, y hacia los montes se encuentra quanto se estima por rico en minas de oro, plata, cobre, plomo, hierro y azogue. En las que se trabaja mas es en las de oro; y á la verdad que apenas se hallará en todo el pais un arroyo en cuyas arenas no se encuentre este precioso metal en mayor ó menor abundancia: pero la desidia de aquellas gentes es causa de que no se excaven todas sus minas, y lo que todavia es mucho peor, de que no se mejore la superficie de su pais, reduciendola á aquel grado de perfeccion de que es susceptible. Pero no obstante de ser tan pocas las manos, y estas no de las mas industriosas, sale todos los años de los puertos de Chile para el Callao y para otros puertos del Perú el trigo que se necesita para 600 personas, porque no hay en todo el mundo tierras mas fertiles en granos de todas especies. Ademas de la gran cantidad de vino y de cañamo que se extrae todos los años, y cuyo ultimo renglon no se cultiva en ninguna otra parte del mar del Sur, son muy considerables las porciones de cuero, sebo, carnes saladas, oro y otros minerales, que constituyen ahora sus principales riquezas, y que salen de todos sus puertos. La principal ocupacion de este pueblo es el pastoreo de los ganados, abundando de tal manera los bueyes, que uno cebado no cuesta mas que setenta y dos reales: prueba nada equívoca de la fertilidad de un pais, en que por otra parte no escasea jamas el dinero." Historia de los Establecimientos de los Europeos en América, tom. I. part. III. cap. XI.
  12. Las llamo Auroras australes porque aparecen hacia el Polo Antartico, asi como llaman boreales á las que aparecen del lado del Polo Artico.
  13. Desde la entrada de los Españoles hasta el año 1782, que es decir en el espacio de 244 años, se han sentido en el Reyno de Chile cinco terremotos grandes: el primero fue en el año 1520, y arruinó algunas aldeas en las provincias australes: el segundo á 13 de Mayo del año 1647, y arruinó muchos edificios de la Capital: el tercero, que arruinó gran parte de ella, se experimentó el dia 15 de Marzo del año 1657: el quarto, en 18 de Julio de 1730, impelió el mar contra la ciudad de la Concepcion, y la desmanteló: y el quinto, que se sintió el dia 24 de Mayo de 1751, arruinó enteramente la misma ciudad, inundandola nuevamente el mar, y echó por tierra todas las fortalezas y aldeas situadas entre los grados 34 y 40. Su direccion fue S. N. y lo anunciaron algunos terremotos pequeños en las noches antecedentes; pero con especialidad uno que se sintió como un quarto de hora ántes de que empezase, acompañandole un globo de fuego que se precipitó desde los Andes al mar. Los grandes sacudimientos principiaron cerca de la media noche, y duraron quatro ó cinco minutos; mas la tierra tembló casi continuamente hasta el rayar del dia. Antes de romper el terremoto estaba despejado el cielo por todas partes: pero inmediatamente se cubrió de espantosas nubes que acarrearon una lluvia continua por espacio de ocho dias, al cabo de los quales volvieron los terremotos ligeros, que continuaron por tiempo de un mes con el corto intervalo de quince ó veinte minutos. No se supo que pereciesen en todo el Reyno ningunas personas, á excepcion de siete Invalidos que se tragó el mar con la ciudad de la Concepcion; é igualmente fue poca ó ninguna la mortandad que hubo en los terremotos antecedentes.
  14. Al tiempo que escribia de esta materia se me proporcionó hacer las mismas observaciones en las circunstancias funestas que han llenado de terror á Bolonia. Esta famosa Ciudad, mansion agradable de las ciencias y buenas artes, y en la qual tengo la felicidad de habitar despues de tantas alternativas como he pasado por mar y por tierra, se encuentra expuesta en la actualidad á los terremotos igualmente que Chile: bien que, segun voy observando, se presenta aqui este fenómeno espantoso con no poca diferencia de los de Chile; pues aquellos, sin exceptuar los menores, son generales en todo el Reyno, son de mayor duracion, se propagan horizontalmente, y van precedidos, como ya hemos dicho, de un estrepito bastantemente sensible; pero los de Bolonia se propagan muy poco, son instantaneos, y por lo comun explosivos.
  15. "Si Chile está desierto, no se debe atribuir á defecto del clima, el qual es uno de los mas saludables entre quantos se conocen, porque la vecindad de la cordillera le comunica un temple tan delicioso, qual no pudiera esperarse de su situacion; y asi no tiene la Metropoli otra ninguna provincia donde se pueda habitar con mas gusto." Historia Filosofica de los Establecimientos de los Europeos, libro VIII. cap. II.

    Dos son las causas que han impedido el aumento de la poblacion en el Reyno de Chile, á pesar de las ventajas conque quiso favorecerle la naturaleza: la primera es la guerra continuada que desde el principio de la conquista se ha hecho hasta nuestros dias entre los Araucanos y los Españoles con pocos intervalos de paz, tragandose innumerable gente de una y otra parte: la segunda, y quizá la mas principal, ha sido la dependencia á que estuvo sujeto el pais en todo comercio, que es el padre de la poblacion; porque como hasta este siglo no habian tenido los Chileños comunicacion directa con los pueblos de Europa, ni podian remitir á ninguna parte sus frutos como no fuera al Callao, se seguia de aqui que todos los géneros de extraccion y de introduccion pasasen por las manos de los negociantes del Perú, que por consiguiente se aprovechaban de toda la utilidad. Este pernicioso sistema mantuvo debilitada la industria, y fue disminuyendo la poblacion: pero hoy que se hace directamente el comercio con baxeles de Europa que arriban todos los años á aquellos Puertos, empieza este Reyno feliz á repoblarse visiblemente y á elevarse á aquel grado de la representacion importante á que le destinan sus naturales ventajas. En el año 1755 contaba ya la provincia sola de Maule 140 blancos capaces de llevar armas, y las demas provincias se iban llenando de gente, á proporcion de la extension de sus términos: lo qual se debe tener entendido para juzgar de los calculos que forman Raynal y Robertson en sus célebres Historias, para los quales se valieron de las matrículas formadas en el siglo pasado.

  16. "Los criollos son generalmente bien hechos, y apenas se ve uno ú otro con las deformidades tan comunes en los demas climas: á mas de lo qual tienen todos por lo comun una extrema flexîbilidad en sus miembros." Historia Filosofica lib. XI. cap. XVIII.

    No solamente los criollos, que son los descendientes de los Europeos, sino tambien los indigenas del pais manifiestan igual perfeccion en sus miembros. Ciertos autores pretenden que el no encontrarse entre aquellos pueblos personas disformes ó estropeadas provenga de la barbara costumbre que achacan á los padres de privar de la vida á los niños que nacen defectuosos. Esta costumbre es quimerica, á lo menos entre los Chileños, en los quales no se ha encontrado vestigio de semejante inhumanidad, como lo afirman quantas personas han vivido con ellos por espacio de muchos años.

  17. "No es molestado aquel pais por ninguna suerte de insectos mas que Niguas ó Piques: no hay sabandijas ponzoñosas; y aunque en los campos y bosques se ven algunas culebras, no son dañosas sus picadas. Tampoco hay animales feroces ó silvestres que den susto en las campañas: con que parece que aquel pais desahoga toda su fertilidad y buena naturaleza en tributar á las criaturas todo lo que pueden apetecer para la vida gozandolo sin pensiones." Ulloa viag. II.ª Parte tom. III. lib. II. cap. V. núm. 518.