Descripción Geográfico-Moral de la Diócesis de Goathemala/Tomo 1/Usulután

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
MAPA DEL CURATO DE USULUTAN.

página 64

Parroquia de Vsulutan.

Desde el Pueblo de Zacatecoluca hasta el de Usulután hay diez y ocho leguas, rumbo de poniente á oriente. Todo es buen camino, y llano; en las tres leguas primeras se cruzan tres ríos algo caudalosos, y algunos arroyos de poco caudal; y otros dos ríos mas de igual caudal en las cuatro siguientes, y á la quinta legua se cruza el Río Lempa, que es el mas caudaloso de este Arzobispado, pero hay varcas para cruzarlo; en las diez restantes no hay río alguno, sino solamente algunos arroyos de poco caudal, y todo el camino, pasado el Lempa, es de mucha arboleda, y matorrales, que forman vosque de bastante espesura.

Usulutan está sitiado en llanura, aunque á la falda de varios cerros, y montañas, que corren desde el Volcan de San Vizente al de San Miguel, segun la dispocicion que aparece en el mapa.

Es la cavezera de la Parroquia con seis Pueblos anexos. 1º el de Santa Maria. 2º Xiquilisco. 3º Tecapa. 4º Jucuapa. 5º Chinameca. 6º Lolotique. Ytten hay diez y ocho haciendas. 1ª la de Portillo. 2ª la de Xalapa. 3ª la de Umaña. 4ª la de barca. 5ª la de Santa Elena. 10ª la de Nanca Chiname. 11ª la de San Juan. 12ª la de Noria. Las seis restantes se dicen de la orilla de Lempa, por estar sitiadas en ella. Sus distancia, y situaciones aparecen en el mapa, y tabla siguiente.

1 Pueblo de Vsulutan cavez.a Leguas
2 Pueblo de Sta Maria á 1
3 Pueblo de Xiquilisco á 5
4 Pueblo de Tecapa á 6
5 Pueblo de Jucuapa á 6
6 Pueblo de Chinameca á 7
Leguas
7 Pueblo de Lolotique á 7
8 haz.a del Portillo á
9 haz.a de Xalapa á
10 haz.a de Vmaña á
11 haz.a de la Varca á
12 haz.a de Sta Elena á
13 haz.a de Sta Barbara á
14 haz.a de San Jph á
15 haz.a de S.n Bartholome á
16 haz.a de la hermita á
17 haz.a de Nacuchiname á
18 haz.a de San Juan á
19 haz.a de la Noria á
20 haz.a 1.ª del Lempa á
21 haz.a 2.ª del Lempa á
22 haz.a 3.ª del Lempa á
23 haz.a 4.ª del Lempa á
24 haz.a 5.ª del Lempa á
25 haz.a 6.ª del Lempa á
En el Pueblo de Usulutan incluyendo las haciendas de los números 12= 13= 14= 15= hay 340 familias. Con 2047 Personas.
En el Pueblo de Sta Maria hay familias  045 con  237 Person.s
En el P.o de Xiquil.co hay familias  080 con  451 Person.s
En el P.o de Tecapa hay fam.s incluyeno varias haz.s  409 con 1920 Person.s
En el P.o de Jucuapa incluida una haz.a hay fam.s  140 con  668 Person.s
En el Pueblo de Chinameca hay familias  040 con  252 Person.s
De que resulta el num.o de fam.s de esta Parroq.a de 1511 con 6624 Persona.s

No se me dió razon de las familias, que fuessen de Ladinos; pero es constante, que son muchas, y me parece; que en el districto, que comprehende la Alcaldia de San Salbador, no solamente son mas que las de los Yndios, y creo acertaria, aunque dixera ni la dezima. Es la tierra mas llana, amena, y fertil del Arzobispado; y á esto atribuyo la escacez de Yndios, y multitud de Ladinos; pues ni estos quieren vivir sino en tierras buenas; ni aquellos apetecen vivir sino en malas, en quebraduras de montes, en cerros, y lugares escondidos. En una ysla dentro de la mar hay dos haciendas de ganado havitadas de pocas Personas. página 64B Toda esta administracion se halla á cargo de un cura, que lo es Don Esteban Nabarro, el qual se ayuda de un coadjutor que es D.n Nicolas Andurain. Habia un eccleciastico mas, llamado D.n Joseph Simon Severino de Zepeda, el qual havitaba en el Pueblo de Chinameca. Tambien apareciò aqui otro eccleciastico anciano yá e ochenta años llamado D.n Ginès Femiño; y aunque no es objeto de este escrito tratar de la vida de los eccleciasticos, sino precisamente el manifestar las dificultades, que ocuren para que esten las Parroquias bien administradas, del qual es imprescindible decir alguna cosa de la vida de ellos, porque no de otro modo se comprenderian bien las dificultades de la administracion, ni el estado de las Parroquias, y juicio que deve formarse de ellas; dirè à este efecto lo qeu me parece puede hacer al asunto.

El cura, hombre de mas de cinquenta años, es hombre de poco talento, y decidioso; pues ni tiene Yglecia, sino un desdichado Xacal, ha muchos años, en un Pueblo tan numeroso como es Vsulutan, ni recerva, ú depocito del Santissimo (como sucede en las mas Parroq.s) ni aun sagrario para tenerlo; de modo, que desde este Pueblo di orden para que imediatametne se travajara, y doràra en la Ciudad de Ssan Miguel; ni cuidado alguno, de que se dieran cuentas de cofradias, ni de que huviera libro de fabrica; quando quasi todos son Ladinos, y con todas estas multitudes pidió ser vicario foraneo.

Es muy aficionado à los Ladinos (como muchos curas) y los pondera con exceso de devotos, aficionados à la Yglecia, y decea, que este Pueblo de Yndios, se haga Villa de Ladinos; solamente los micerables Yndios son los Ladrones, los malos, y los que no contrivuyen con un medio a la Yglecia; ellos se acabarán presto, pues entre tantas solo han quedado dos familias de Yndios naturales, y se han avecindado como diez y ocho de forasteros para tener sus cabildos; todas las demas son de Ladinos que los miran con oprobio. Se le amonestò que trate a los Yndios como eve con todo amor, y afabilidad, y los mire como el principal objeto de su atencion, sin priviligiar tanto á los Ladinos; pues á su entrada al curato les perdonó quinientos pesos ,que debian a la fabrica y los inemnizò, para que nada le contribuyeran en adelante.

D.n Nicolas Andurain Coadjutor tiene apariencias de buen Ministro, y por tal lo ponderó el cura, acreditandolo de havil, estudioso, y exacto, en el cumplimiento de su oficio; pero lo cierto es, que està administrando há muchos años, sin que pueda hacer constar, con que licencias i pues las tiene sin refrendar en las vicitas, que huvo en los años 1750, y 1764= y por conciguiente quedaron suspensas desde entonces; á que se agrega vivir entre varios cuentos con Zepeda; bien que me parece puede ser por inluxo del cura.

D.n Joseph Simon Severino de Zepeda se ordenò á titulo de administracion de la Parroquia de San Fran.co Zapotitlan, que distará como ciento, y treinta leguas; y se estableciò en Chinameca, en donde recide contra la voluntad del cura con cuyo motivo se quejó este de que le inquieta la Parroquia. Puesto en Chinameca, y sacado licencia de Señor Arzobispo Figueredo para entender página 65 en la fabrica de la Yglecia, tomó varios bienes de las cofradias á este efecto, y ganó à los Yndios, para que le cedieran los exidos el Pueblo; de nada precentò cuenta, pero deviendo suponer, que fue pobre, y sin caudal alguno á dho Pueblo; tiene caballerias, tercios de tinta, y comercio; y aunque se puso efectivamente á construir la Yglecia, estando yá adelantada; se la derribo el Coadjutor Andurain; no averigué con que Orden; pero si, con que pretexto, y fue el que se construyó sin arte, y con peligro de caerse.

Dicho Zepeda para saticfacerme á los cargos, que le hacia me precento una multitud de papeles, con que intentaba justificarse; y entre otros arbitrios, aprobechò el que los Yndios de Chinameca me precentaran un memorial, en que lo llenaban de alabanzas, como al cura de quejas; y haviendolo convencido inmediatamente ser él el Autor, me lo confesó.

Para desenrredar las mentiras, en que se implicavan todos, acusandose mutua, y tal vez, verdaderamente de tener en su poder varios caudales de los Yndios, y de la Yglecia con el pretexto de fabrica; di comicion al Vicario de la Provincia de San Miguel, para que inmediatamente tomàra á todos cuentas; pero lo que sucedió fue, que haviendo pasado á esta comicion; por algunas amenazas, que se cruzaron, hizo sumaria sobre las amenazas; y se dejó à un lado las cuentas; con lo que vi precisado á emplazarlos en el trivunal Eccleciastico de Goathemala.

D.n Gínes Temiño hà administrado en varias Parroquias de este Territorio mucho tiempo; y me parece será, como quareynta años, y quince de ellos en el Pueblo de Chinameca; Le pedi sus titulos, y licencias, y solo tiene un papel en que se dice; que por los años 1726,, el cavildo de Goathemala en cede vacante le daba licencias de decir misa, confesar, y predicar, mientras estuviera en el Arzobispado á ciertos negocios; por los años 1736, el mismo cavildo le dió las mismas licencias para un año; aperciviendolo, que si en este tiempo no precentaba las de su propio Diócesano para jurar domicilio, quedaban suspensas; y en efecto quedaron, por no haver precentado tales licencias de su Obispo. Pasè adelante, pidiendole sus papeles; y entre varias escusas, y enrredos; lo que se sacó en limpio fue, que nacio en Nicaragua segun su dicho, y que se ordenò en Comayagua; pero de nada tiene documentos, ni aun puede saverse si està ordenado.

Y bolviendo á lo que mira esta Parroquia (supuesto lo dho para algunas reflexiones convenientes) digo que su territorio es muy bueno; y en el se coge maiz, frexoles, frutas, tintas, y algodon en mucha abundancia y de la mexor calidad; hay tambien ganados, y la gente anda deznuda. El Ydioma que se habla es el castellano, y apenas se save otro, aunque en algunos Pueblos que hay Yndios, se habla tambien entre ellos el mexicano. La renta asciende segun dice el cura á 1848 pesos; pero no puede dexar de ser mucho maior; pero tal vez no cobrará mas, pues sobre parecer muy dejado, no dudo usará de bastante galanteria con los Ladinos á quienes manifiesta mucha inclinacion, y que como los há indemnizado de pagar fabrica, no pudiendo hacerlo; los indemnizo página de otros Parroquiales, en lo que tiene mas arbitrio.

Dice el cura en sus respuestas= que no hán llegado á su noticia abusos, ni escandalos; y que los vicios mas predominantes, que há observado son la luxuria, y el hurto; y que los remedios, que há puesto hán sido depocitar las solteras en casas de sugeccion, y de esto há resultado el casarse; pero como son mas comunes los adulterios no há puesto otro remedio, que corregir, y aconcejar á solas, para evitar los perjuicios que podrian seguirse si se aplicassen= Que hay seis matrimonios, cuyos conjuges se hallan separados.= Y que no hà savido de mas idolatrias, que la denuncia que en el año pasado de secenta, y cinco tuvieron los Micioneros en Vsulutàn de ser hechizeras, ó brujas seis Ladinas de Vsulutan.= Y que le consta que los Yndios de Vsulutàn hacen graves daños á los Ladinos. Hasta aqui el Cura en sus respuestas; de las que se deducen claramente que no hay escuela de Niños en esta Parroquia, pues dice que los fiscales doctrineros enceñan en los otros Pueblos la doctrina; y en el Pueblo de Vsulutàn un Maestro Ladino, que tiene pagado, y la enceña todas las tardes en los dias de travajo, y en los de fiesta antes de misa, y a continuacion procigue en los elogios del Maestro ladino, segun se los inspirò su talento.

Reflexiones.

De las respuestas del cura me parece debe hacerse muy poca cuenta; pues al precente tengo queja, de que en Vsulutan hay un seminario de lascivia, y se me suplica haga todo lo pocible para extinguirlo, por el gran riesgo, que amenaza á toda especie de Gentes; á cuyo efecto hace suplica un vecino español de dho Pueblo, por el temor, que tiene no se pierdan unas hijas suyas.

Contribuye á lo mismo decir el cura; que le consta, que los Yndios de Vsulutan hacen graves daños a los Ladinos; pues fuera de que es invericimil, que dos familias de Yndios naturales, y como diez y ocho mas de forasteros se atrevieran á perjudicar ni ligeramente á ningun Ladino, ni les dan otro tratamiento, que de Señores en todos los Pueblos; conciderece pues, si en este los pocos Yndios se atreverían á hacerles graves daños, ni los sufririan estos. Ello es pocible, pero tengo por sin duda, que ninguno de la America lo creerá, ni aun le parecerá que pueda suceder.

En las tierras buenas, y Pueblos fertiles, que entran los Ladinos, se acavan los Yndios muy en brebe, de que es testimonio toda la Provincia de San Salbador, en que como llevo dicho puede ser que no haya Yndios aún por la decima parte. Se atrivuye á varios motivos; pero entre ellos temo, que se auyentan los Yndios á los montes por librarse de los perjuicios, engaños, y robos con que los perjudican, y aniquilan los Ladinos.

En esta Parroquia aparece una nueva especie, aunque bastante comun (segun parte de ella) en muchas, y es un Eccleciastico de otra Diocesis, sin licencia de su ordinario, sin haver jurado en essta Domicilio, y sin poder justificar que sea Sacerdote, ni tenga facultad para administrar haviendolo exercitado muchos años. No es página 66 comun que eccleciasticos de otras diocecis se avecinen en esta sin licencia de sus obispos, y que administren sin escrupulo alguno, á que contrivuye el venir con licencia de su propio diocesano para algun negocio, la precentan con sus respectivas licencias, se les da facultad para que las usen durante el tiempo de su negocio, y si les trahe cuenta se quedan para siempre en este Arzobispado, dejando pendiente el negocio, y no dando en el paso alguno; pero con todo en este Pueblo hay uno; en Goathemala encontré otro; en Amatitàn otro; en Apastepeque; otro; en San Vizente otro; y en varias partes havrà otros, que no he encontrado.

Por lo que mira al que hallè en San Vizente, es lance digno de notarse. Se hallaba de Coadjutor havia como quatro años, sirviendo la Parroquia; y como en las Cartillas que precentó, aparecía ser subdito de R.o Obispo de Nicaragua, le preguntè con que licencias estaba en esta diocecis? y haviendome respondido que las tenia de su obispo, dixe que las precentàra; hizo lo assi, y se reducian; à que haviendose hallado enfermo en Nicaragua, y hecho promeza de vicitar al Santo Christo de Esquipulas, que se ven era en uno de los Pueblos de Goathm.a le concedia licencia, para que viniera á cumplir su promesa, encargando à los curas le permitieran à su trancito el usar las de confesar, y decir misa. Le argui qual se puede conciderar por esta trampa, y me dixó; que por hallarse en la administracion de aquella Parroquia havia quatro años; no havia cumplido aùn la promesa.

En orden á administrar, y decir misa sin licencia alguna, se hán encontrado algunos eccleciasticos, y convencido de ello; pero si se hiciera cargo de que ellos justificàran, con que licencia dicen misa, y con que facultades confiesan, y administran en el Arzobispado, pues se han hallado muchissimos que no las tienen; y al cargo que por esto se les hace responden unos, que se las dieron un voce; otros, que se les han perdido; otros, que se quedaron en otro Pueblo en donde administraron; de manera, que aunque digo arriva una tercera parte me parece podria acegurar al trocado; que no es una tercera parte de los eccleciasticos, de cuyas licencias consté, ó pueda hacerse constar que dicen misa, ni administran con jurisdiccion.

Yo nada admiro de este particular; ni he hallado medio prudente para castigarlos por lo pasado, por que iba à quedar el Arzobispado sin numero competente de eccleciasticos para el servicio preciso; y porque lo que dicen, aunque no debiera creerse; se hace juicio de que puede ser verisimil; pues quien se puede persuadir que administràran tantos sin jusrisdiccion?

He dicho; que nada admiro, y el fundamento, que tengo es no haver hallado en todo el Arzobispado, siquiera para excepcion de regla, un eccleciastico, ni secular, ni regular que para haverse ordenado se halla examinado, haya hecho exercicios, ni se haya ordenado en temporas. Todos estàn ordenados sin publicatas, sin exercicios, sin examen, y extra tempora; y con tanta acceleracion, que hay varios ordenados en quatro dias seguidos desde la primera página tonsura, hasta el Presbiterado; y esto convencen varios memoriales, que han parado en mi poder, en que se ven decretadas semejantes suplicas.

Sobre este fundamento, quien admirara exceso alguno, ni que vivan muchos á su antojo con ignorancia del estado? Dejará de ser, el que se ordenaron muchos ignorantes, y sin vocacion? No me atrevo ádmitir lo que ocurrió en Mita, Pueblo del Arzobispado, con D.n Antonio Calderon Teniente de Alcalde mayor en aquel partido. Este hombre pasaba á Esquipulas á ordenarse, por estar alli el M. R. Arzobispo, y ocurrir dho Pueblo al paso, caminando desde Goathemala; y del que dista yà nomas, que dos jornadas cortas, Esquipulas; iba con sus despachos para ordenarse desde corona á Presbitero; en la noche, que estuvo en dho Pueblo se le proporcionó casamiento; y como con la misma acceleracion se contrahian los matrimonios, dispensandoles proclamas, y todo genero de informaciones, mudó de destino, y con la misma brebedad, y facilidad, que se huviera ordenado en Esquipulas, se casó en Mita; en donde desde entonces permanece, dando gracias á Dios de esta providencia, con que le embarazó ser Eccleciastico sin ninguna dispocicion, y sin ninguna prueba de vocacion al estado eccleciastico; Del qual estado nada diré en particular, dejando à la prudencia de otros el que infieran qual se hallará.

Notese la inconexion de decirse en las respuestas; que no hàn llegado à su noticia abusos, ni escandalos, quando imediatamente procigue; que los vicios mas predominantes, que ha observado son la luxuria y el hurto; que ha depocitado à las solteras en casas de sugecion; pero que como son mas comunes los adultarios, no hà puesto otro remedio, que corregir, y aconcejar privadamente. Assi se concive, à lo que aparece, del vicio pernicioso de la deshonestidad; no reputandoce, como en efecto no se reputan, por abusos, ni escandalos, las prostituciones, y adulterios.

Tambien se deja ver la impocivilidad de remediar los excesos; pues sobre ser muchos, no se descubre medio eficaz, que pueda tomarse. Aqui se descubren unos Eccleciasticos, que con pretexto de fabricas de Yglecia há muchos años, que tienen bienes de las Cofradias, y otras propios de los Yndios, pero sin cuenta, pudiendo ascender á mucha cantidad; Si yá para las primeras diligencias se embian al Tribunal de Goathemala esc causarles un gasto excesivo, é intolerable, y haviendo de dexar la Parroquia sin el servicio necesario de Ministros para mucho tiempo; Si las primeras diligencias, y hasta poner las cuentas en estado se cometen al VIcario de Provincia, nada se hace; conque es irremediable qualquier daño aunque se providencien los medios.

Nota.=Arriva se dixo; que en todo el Arpado no se enquentra eccl.ico alguno secular, ni Regular, que para haverse ordenado se haya examinado, haya hecho exercicios, ni se haya ordenado en temporas: la tercera parte es cierta, y consta en las cartillas de todos; las dos primeras, no son tan ciertas, y talvez se habràn examinado algunos, y havràn hecho exercicios espirituales, aunqeu por ocho dias para toas las ordenes, que reciven en tres, ò quatro dias seguidos.