El sermón de una kuákara

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


El sermón de una kuákara.

Nuestros lectores saben que en la secta kuácara predican también las mujeres, y para que por el hilo se pueda sacar el ovillo de su oratoria, hé aquí parte del sermón de una de ellas: — Hermanos míos: tres cosas hay que no me sé esplicar.

La primera es, que sean tan tontos los muchachos, que tiren piedras á los árboles para coger la fruta, cuando si la dejasen sola, ella misma se caerla a las manos.

La segunda, que sean los hombres tan malvados, que vayan a la guerra amatarse unos á otros, cuando por sí solos han de morir.

La tercera y última, y la que mas me confunde es, que sean tan bobos los jóvenes, que vayan á buscar á las muchachas, cuando si se estuviesen quietos en sus casas ellas irian á buscarlos.


<<< Capítulo anterior Título del capítulo Capítulo siguiente >>>
Una indirecta del padre Cobos El sermón de una kuákara El Emperador y el poeta