El suicidio de esta mañana

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


EL SUICIDIO DE ESTA MAÑANA


 En medio del gentío ya no hay quien pueda
pasar, pues andan sueltos los pisotones
que han promovido algunas serias cuestiones
entre los ocupantes de la vereda.

 En la puerta, un travieso chico remeda
la jerga de un vecino que a manotones
logró llegar al grupo de los mirones
que, una vez en el patio, formaran rueda.

 Una buena comadre, casi afligida,
cuenta a una costurera muy vivaracha
que, a estar a lo que dicen, era el suicida

 — un borracho perdido, según oyó
el marido de aquella pobre muchacha
que a fines de este otoño lo abandonó


◄  Anterior
Siguiente  ►