Elementos de gramática castellana dispuestos para uso de la juventud/Parte primera. De la analogía. Capítulo Quinto. De las palabras invariables

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Elementos de gramática castellana dispuestos para uso de la juventud (1875) de D. Lorenzo Alemany
Parte primera. De la analogía. Capítulo Quinto. De las palabras invariables

Capítulo Quinto
Da las palabras invariables.


 P. ¿Cuáles son las palabras invariables?

 R. El adverbio, la preposicion, la conjuncion y la interjeccion.


I.
DEL ADVERBIO


 P. ¿Que es adverbio?

 R. Una palabra que va junto con los verbos y adjetivos para modificarlos ó espresar alguna circuustancia de tiempo, lugar, cantidad, etc. Asi cuando se dice: Pedro escribe bien, la palabra bien es un adverbio que espresa el modo de escribir de Pedro; si se dijese Juan es algo travieso, la palabra algo es un adverbio que espresa cuanta puede ser la travesura de Juan.


 P. ¿Por que se llaman adverbios? [1]

 R. Porque regularmente modifican a los verbos, asi como los adjetivos modifican a los sustantivos, de donde se infiere que los adverbios no pueden ir solos en el discurso, sinó que tienen que hacer relacion á otra palabra.


 P. ¿ Cómo se dividen los adverbios?

 R. Segun las circunstancias á que se refieren se dividen en adverbios de lugar, de tiempo, de cantidad, de comparacion, de negacion, de afirmacion y de modo.

 Llámase adverbios de lugar los que indican el parage donde suceden las cosas, y responde á la pregunta ¿dónde? como aquí, allí, cerca, léjos, etc.

 Llámanse adverbios de tiempo los que indican la época en que suceden las cosas, y responden á la pregunta ¿cuándo? como hoy, mañana, siempre, nunca.

 Llámanse adverbios de cantidad los que indican la mayor ó menor abundancia de las cosas, y responde á la pregunta ¿cuánto? como mucho, poco, bastante, nada.

 Llámanse adverbios de comparacion los que indican relacion ó referencia de unas cosas á otras como mas, tanto, mejor, peor, etc.

 Llámanse adverbios de negacion los que sirven para negar, como no, por cierto, de ningun modo.

 Llámanse adverbios de afirmacion los que sirven para afirmar, como sí, sí tal, si por cierto.

 Llámanse adverbios de modo los que modifican las cosas con referencia á sus propiedades, y responden á la pregunta ¿cómo? tales son: así, bien, despacio, adrede, y todos los acabados en mente, como sabiamente, prudentemente.


 P. ¿De dónde se derivan los adverbios acabados en mente?

 R. De los adjetivos, y se forma añadiendo á la terinacion femenina el final mente, como de santo, santa, santamente; de feliz, felizmente; de cruel, cruelmente, cuyos adverbios equivalen á decir de un modo santo, de un modo feliz, de un modo cruel, ó con una mente santa, con una mente feliz, con una mente cruel.  P. ¿Qué hay ne observar en los adverbios?

 R. I. ― Que algunos adjetivos se usan en lugar de adverbios, como bajo, alto, recío.

 II. ― Que ha ciertas locuciones que se llaman espresiones adverbiales: tales suelen ser los gerundios de los verbos ú otras palabras precedidas de preposicion, como en estos ejemplos, ir saltando, obrar callando, hablar fuera del caso, hacer poco mas ó menos.


II.
DE LA PREPOSICION.


 P. ¿Que es preposición?

 R. Una palabra que sirve para espresar las relaciones que tienen las cosas entre sí: v gr. si se dice este libro es de Pedro, esta Carta es para tí, las palabras de y para son las preposiciones que espresan las relaciones que hay entre el libro y Pedro, y entre la carta y ti.


 P. ¿Por qué se llama preposición? [2]

 R. Porque se pone delante de su complemento, como ir con Dios, andar por la calles, de modo que la preposicion tiene que ir inmediatamente seguida de la palabra que rige.


 P. ¿Que diferencia hay entre el adverbio y la preposición?

 R. Que el adverbio termina el sentido del discurso: v. gr. hablar claro; y la preposicion le deja pendiente, hasta que espresa su complemento: v. gr. hablar con no significa nada, es menester decir hablar con claridad. De donde Se infiere que todos los adverbios envuelven en sí la preposicion y su complemento: v. gr. pronto equivale á con prontitud, hoy ó en este día, etc.


 P. ¿Qué hay mas que notar en la preposición?

 R. Que se calla el artículo del nombre si la preposicion rije á un nombre propio ó pronombre, personal: v, gr. voy con él por Madrid; pero si rije á un hombre comun, el artículo va entre la preposición y el nombre: v. gr. voy con el gorro por la. calle.


 P. ¿Cuántas son los relaciones que pueden espresar los preposiciones?

 R. Ocho principales, á saber: de lugar, como dentro de, á lo largo; de órden, antes de, despues de; de union, con, en; de separación, escepto, sín; de oposición, á pesar de, contra, de fin ú objeto, paro, por; de causa, segun por, por medio de, etc. Pero algunas preposiciones sirven para espresar dos ó mas relaciones distintas, como por, entre, etc.


III.
DE LA CONJUNCION.


 P. ¿Qué es conjuncíon?

 R. Una parte de la oracion que sirve para unir las palabras y proposiciones [3] segun las relaciones de union, causa, contrariedad etc., que tenga entre si. Si se dice el y tú sois aplirados, pero demasiado ligeros, las palabras y y pero son conjunciones, pues la primera une à los pronombres él y tú, y la segunda enlaza en relacion de contrariedad las proposiciones sois aplicados y demasiado ligeros [4] [5]


 P. ¿Cómo se dividen. las conjuncíones?

 R. Segun las diversas relaciones porque enlazan las palabras, pueden ser copulativas, adversativas, disyuntivas, esplicativas, circunstanciales, condicionales, causales, transitivas y determinativas.

 Llamanse copulativas las que tienen por objeto la union de las palabras para afirmar, negar, tales son: y [6], tambien, tampoco, etc. ­ Llámanse adversativas las que indican contrariedad entre lo que se ha dicho y lo que se vá á decir, tales son: pero, aunque, sin embargo de que, bien que, etc.

 Llamanse disyuntivas las que indican incompatibilidad entre dos palabras, tales son: ya, ya; sea, sea; ora, ora; v. gr. ora rico, ora pobre, tienes que obedecer la ley.

 Llámanse esplícativas las que sirven para dar una esplicacion clara y suscinta de o que va á decirse, tales son: a saber, es decir, como, verbí gracía.

 Llamanse circunstanciales las que sirven para enlazar las proposiciones que dependen una de otra, tales son: cuando, mientras que, luego que, en tanto que, etc.

 Llàmanse causales las que sirven para esponer la causa ó motivo de alguna cosa, tales son: porque, puesto que, en vista de que, etc.

 Llamanse transitivas las que sirven para pasar de una proposicion á otra, tales son: ahora bien, pues, luego, por lo demas, etc.

 Llámanse finalmente determinativas la conjuncion que, que sirve para unir el verbo determinante con el determinado: v. gr. pienso que vayas mañana.


IV.


DE LA INTERJECCION. [7]


 P. ¿Que es ínterjeccion?

 R. Una palabra que independientemente de todas las demas sirve para espresar los afectos del ánimo y envuelve casi un pensamiento entero.  P. ¿De cuántos modos pueden ser las ínterjecciones?

 R. I. - De admiracíon, horror, dolor ó pesar: ha, ay, ascuas, hola, oh, caramba, cáspita, cuerpo de Dios, Jesus, Dios mío, valgame Dios.

 II. ― De alegria: ah, ay, ea, hola, ho, bravo, bueno, vaya, viva.

 III. ― De aprobacion; bien, muy bien, bravo, lindo, víva.

 IV. — De amenaza y escarnio: ay, he, ho, hi, hi, hi, ta, ta, tate, ya, pues ya.

 V. — De desagrado: puf, peste.

 VI. - De deseo: oh, Ojala, plegue á Dios, quiera Dios.

 VII. — Para animar: ea, sus, ánimo, vaya.

 VIII. — Para contener: hola, tá, tate, cuidado, guarda.

 IX. — Para imponer silencio; chito, chiton, punto en boca, sílencio.



  1. Llámanse asi porque se juntan con otra palabra (adverbum) para modificar su significacion. En los ejemplos poco díestro, hablaste bien, menos prontamente, mas hácia allá, etc., se ve que modificará un adjetivo, á un verbo y á una preposicion. En suma puede modificar á todas las partes de la oracion escepto la conjuncion. Hay mas que observar. Todos los adverbios, ó la mayor parte, fueron en su orijen nombres sustantivos ó adjetivos. El adverbio castellano fuera es un ejemplo de esta verdad, pues todavía en algunos casos se le junta una preposicion espresa, diciendo: á fuera, de fuera, por fuera, y tambien se usa en plural las afueras. Mucho, poco, son terminaciones de adjetivos, usados elípticamenœ, asi como en latin tantum, quantum, son las terminaciones neutras de tantus quantus.
  2. Los que han estudiado las etimologias de las voces é historia de las lenguas, saben que en todas ellas las que ahora se llaman preposiciones, fueron en su origen nombres sustantivos ó adjetivos que espresaban las relaciones consideradas como seres abstractos ó como cualídades de los verbos; así la proposicion latina infra es una síncope de infera, plural neutro de inferus, ínfera, lnferum.
  3. Se da el nombre de proposicion á la espresion de un pensamiento completo, y no ha de confundirse con la palabra preposícion, que es una de las partes del discurso.
  4. En este ejemplo él y tú son aplicados, pero demasiado ligeros, se encierran cuatro pensamientos: él es aplicado, tú eres aplicado, el es demasiado ligero, tú eres demasiado ligero; y por medio de las conjunciones se unen como si fuesen un solo pensamiento, con lo que se evita la repeticion del verbo, y el discurso se presenta mas rápido y elegante.
  5. Las cunjunciones fueron tambien en el principio nombres sustantivos ó adjetivos, que de abstraccíon en abstraccion perdieron el fin de su significado primitivo y quedaron reducidos á simples signos de una relacion abstracta entre las otras palabras. Pues, voz apocopada de puesto, es el participio irregular del verbo poner, y equivale á decir esto puesto ó esto supuesto.
  6. Se usa de é en lugar de y cuando la segunda palabra empieza con á vocal: v. gr. Juan é Ignacio enseñan e ilustran a la juventud. Y del mismo modo se usa de u en lugar de o, cuando la segunda palabra empieza con esta letra: v. gr. el hombre holgazan u ocioso.
  7. La interjeccion palabra escapada entre las demas segun la misma etimología, es la parte mas principal de todas, por ser la que da origen á todas las otras. En efecto, en las primeras edades, cuando las lenguas estaban por organizarse, un grito ó interjeccion servia para denominar los objetos; y de aquí tuvo origen el nombre, que es el que significa un objeto cualquiera, con la palabra Nieve. En los objetos hallaron cualidades; por ejemplo en la nieve la blancura, lo cual dió origen al adjetivo que es el que significa las cualidades de los objetos, BLANCO, BLANCA. Faltaba una palabra, para enlazar el objeto con su atributo, lo cual dió origen al verbo ó palabra por escelencia que es el que significa la existencia actual, pasada y venidera de las cosas, como en la idea ya completa NIEVE ES BLANCA. Pero el verbo ó palabra por escelencia no encerraba todavia en si la existencia ni el atributo, por lo que se inventaron los verbos adjetivos que son los que suponiendo la existencia del objeto enseñan algunos de sus atributos, como en NIEVE BLANQUEA. Para espresar la relacion de las palabras entre si se inventó la proposicion, como Nieve blanquea En todo tiempo. Para espresar en una sola palabra la preposicion y su complemento, se inventó el adverbio, como Nieve blanquea SIEMPRE. Y de la misma manera tuvo origen la conjuncion para unir las palabras; el pronombre para sustituir al nombre; y el artículo para determinarlo y fijar su significacion. Y asi es como todas las partes de la oracion se derivan de la interjeccion, aunque algunos dicen que esta no debía contarse entre ellas, porque en este caso los suspiros y los sollozos serían también partes de la oracion.