Elementos de gramática castellana dispuestos para uso de la juventud: 02

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
ELEMENTOS


DE


GRAMÁTICA CASTELLANA




CAPÍTULO ÚNICO


De la gramática en general.


 P. ¿Que es Gramática?

 R. El arte que enseña á presentar los pensamientos por medio de las palabras, esto es, el arte de las palabras. Cuando la Gramática no se contrae á ningun idioma en particular, sinó que analiza ideológicamente el arte de espresar las ideas y compara la organizacion de varias lenguas, es Gramática general; y cuando únicamente se ocupa en analizar la estructura particular de un idioma para enseñar á conocerle con perfeccion, es Gramática francesa, que enseña á conocer el idioma de los franceses.


 P. ¿En cuántas partes se divide la Gramática?

 R. La Gramática sea general ó particular, se divide en cuatro partes, que son: Analogía, Sintáxis, Prosodía y Ortografía. La Analogía nos enseña á conocer y distinguir las palabras; la Sintáxis á unirlas; la Prosodia á pronunciarlas; la Ortografía á escribirlas. Así es que puede definirse ia Gramática: un arte que sirve para conocer, unir, pronunciar y escribir las palabras.


 P. ¿De cuántos modos se pueden considerar las palabras?

 R. De dos: como escritas y como pronunciadas. Las palabras escritas son imágen de las pronunciadas, y las pronunciadas lo son de los pensamientos. Un pensamiento aislado se llama proposicion, cláusula ú oracion; y varias oraciones ó cláusulas forman el discurso.


 P. ¿Cuántas son las palabras ó partes de la oracion?

 R. Los elementos ó partes de la oracion se clasifican en las nueve especies de palabras siguientes: artículo, nombre, pronombre, verbo, participio, adverbio, preposicion, conjuncion ó interjeccion.


 P. ¿Son variables estas palabras?

 R. I. El artículo, nombre, pronombre y participio varian de signiticacion segun las palabras con que se juntan; v. gr. padre no significa lo mismo que del padre.

 II. El verbo varia de significacion segun sus diferentes terminaciones, pues amo no termina ni significa lo mismo que amamos.

 III. El adverbio, la preposicion, la conjuncion y la interjeccion no varian jamás ni de significacion ni de terminacion, pues se dice lo mismo voy á casa, que voy á misa, sin alterar en nada la preposicion á:


 P. ¿Cuántas variaciones tienen por sí las palabras que solo mudan de significacion?

 R. En castellano nada mas que dos, á saber: de género y de número [1]

 P. ¿ Cuántos son los géneros?

 R. Dos: masculino y femenino. El género masculino es el que se refiere á los hombres ó especies de varon como Juan, gusano, sombrero, valor, nosotros. El género femenino es el que se refiere á las mujeres ó especies de hembras, como Juana, mosca, pluma, virtud, nosotras.


 P. ¿Cuántos son los números?

 R. Dos: singular y plural. El número singular es el que se refiere à un solo objeto, como padre, pluma. El número plural es el que se refiere á dos ó mas objetos, como padres, plumas.


 P. ¿Cuáles son los accidentes de las otras palabras?

 R. El verbo tiene otros accidentes y variaciones, segun se verá en su lugar; y las cuatro últimas partes de la oracion no tienen accidentes ni variaciones ninguna; por lo que algunos gramáticos designan á estas palabras totalmente invariables, con el nombre de partículas, que equivale á decir partecillas de la oracion.


 P. ¿Que mas hay que notar acerca de las palabras?

 R. Debe además observarse que las palabras ó partes de la oracion pueden ser simples y compuestas. Simples son las que se espresan con una sola palabra, como sol, pié, llevar; compuestas las que se componen de dos ó mas palabras, como quitasol, rodapié, sobrellevar.



  1. Ya hemos dicho en las otras ediciones la razon porque no hay en castellano las declinaciones del latín y del griego. En efecto, si hemos de admitir casos en los nombres castellanos, hay que poner tantos casos como son las preposiciones que hay en nuestro idioma, pues no se concibe como de ha de ser jenitivo, para dativo, y todas las demas preposiciones ablativo; sinó que cada preposicion por si debía dar origen á un caso diferente. Además, las locuciones con fruto y sin fruto espresan dos ideas diametralmente opuestas, y no es posible que dos ideas tan contrarias quepan en el mismo caso como ablativo que se le asignaría desde luego en el sistema de declinaciones. Desengáñense los preocupados en esta opinion. La misma voz declinaciones marca en sus significaciones las diferentes variaciones: dominus, domini, domino que no tiene ni tendrá jamás la palabra señor ni ningun nombre de las lenguas modernas.