Estancialismo Potencial

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

¿Qué es Estancialismo...? ¿Como lo define el autor...? [1] Es la perspectiva filosófica que declara como posibles y/o no-posibles infinitud de lógicas y absurdos en ciertos sistemas de referencia (estancias de relación), conforme a la capacidad de "existir en" o "estar" que trata de establecer la simiente introductoria a una nueva "meta-filosofía" en la forma de metalógica relativista, sobre la base de una "metafísica del Estar" en lugar de la histórica "metafísica del Ser" : un estancialismo de potencias (Estancialismo Potencial).

Co-Estancias:Averno,Tierra y Cielo

Se tiene el objeto común de desviar el camino de las mentes más racionalistas en busca de su otra "hermanastra pródiga", como es la alógica, o el absurdo semántico (desahuciado desde siempre, pero que también está en nuestra Mente). El Estancialismo nos habla de potencialidades y de un relativismo moderado (nunca radical), tanto en Metafísica, en Ética, como en.... ¡Lógica...! Hasta hoy, la Lógica tal como la entendemos, siempre ha sido ajena a una profunda y fundamental revisión autocrítica por parte de la Filosofía. Llega el momento en que se lleve a cabo un esfuerzo en este sentido.

El Estancialismo Potencial es teoría compleja pero ante todo es crítica lógica, en parte a como hace ya varias décadas se definió la "metalógica", pero llevada hasta sus últimos extremos, es decir, considerando a la Lógica y al Absurdo, no sólo como reglas incompatibles en ciertos sistemas o estancias, sino del mismo modo, unidos, solidarios y... ¡compatibles! en otros ámbitos de relación.

El Estancialismo Potencial, por tanto, es la nueva alternativa a la Metafísica del Ser, como una "metafilosofía" que aboga por la metafísica del "estante"; es decir, el Ser no en un Absoluto, sino en absolutos-relativos, o estancias de referencia. Por ello, "Estancialismo" es sinónimo de "Metafísica del Estar", como así también puede entenderse.

Esta nueva percepción, de que el Ser "solo" puede ser absoluto de un modo relativo, presenta antiguos antecedentes históricos, que han debido de ir desmadejándose en el transurso de la filosofía del Ser, hasta su "metafísica final" como también se quiere entender la metafísica del Estar. Una metafísica fundamentada en un "logismo" que opera (logopera), relacionando un “estante” con su base relacional.

Por lo que el Estancialismo introduce la originalidad de la posibilidad de estancias o mundos con otras leyes distintas y/o contrarias a la que nos dicta la Razón. Y en la conectiva "y/o", es sobre la que se ensambla el fundamento de la Metafísica del Estar. Obteniendo supuestos de que la Realidad ya no es Absoluta y Lógica en el "Porque Sí", sino absoluta y/o relativa según estancias de relación (y con minúsculas). Porque la estancia en sensu lato, es la "idea" del absoluto-relativo, es decir, ambigua..; no es ningún concepto lógico, tampoco absurdo, pero como idea intelectual de nuestro pensamiento, puede ser aplicada a seres absurdos como a seres lógicos. Por lo que, en sentido lato, la estancia es una "metaestancia".

Sin embargo, también podemos considerar las estancias en sentido estricto como "estancias lógicas" donde operan el “logismo” lógico, o cuando hacemos aplicación de nuestra Razón sobre los fenómenos del Cosmos "normal" y "paranormal" (al menos 3 interpretables como "Co-estancias"). A éstas estancias se pueden denominar "logoestancias" o estancias en sentido estricto ("sensu stricto" s.s.).

Por otro lado, la idea de una estancia como parte integrante de otra mayor, se corresponde con el concepto de "sustancia". Por lo que, se puede decir que las "logoestancias" son aquellas que "decimos normalmente que existen" (o que yo sé que existen respecto a mi). Guardan la espontaneidad, pero por otro lado, se vinculan entre ellas porque la mayoría son abiertas, no como las mónadas leibnitzianas que eran cerradas (aunque podríamos distinguir algunas estancias que pueden ser herméticas). En mi Mente reconozco ideas en el límite de lo concebible: como ambíguas o "paraintuitivas". Y por otro lado, como inconcebibles para el Entendimiento: los "acceptos". Los "acceptos" son las ideas renunciables y rechazadas por la mayoría de los metafísicos a lo largo de la Historia, momento propicio para ser rescatadas.

El Estancialismo, en definitiva, nos habla de potencialidades y de un relativismo moderado (nunca radical), tanto en Metafísica, en Ética, como en…¡ Lógica...! Hasta hoy, la Lógica tal como la entendemos, siempre ha sido ajena a una profunda y fundamental revisión autocrítica por parte de la Filosofía (crítica metalógica).

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Ya se observa en la filosofía de Anaximandro de Mileto, los primeros esbozos sobre la posibilidad de una infinidad de universos o mundos que coexisten simultáneamente. Posteriormente, con Heráclito, ha sido cuando la filosofía más cerca ha estado de romperse como tratado basado en la Razón. Pues el hecho que: "los contrarios fueran semejantes" y que el devenir fuera la verdadera Realidad, esto hacía deducir que el "Ser" y el "No-Ser", era la misma cosa...(¡ algo que entonces era desesperante., imposible de aceptar...!). Por lo que Heráclito es pionero en aplicar tímidamente las "posibilidades del absurdo" a los seres físicos, como potenciales parafísicos.

Pero es indudable, que con el inicio del movimiento sofista, y principalente con Protágoras de Abdera, el relativismo moral no supo explicarse lo suficiente, debido a los pesos pesados socráticos y aristotélicos, que barrieron sin piedad dichas alternativas. Pues más que un relativismo moral, lo que se debatía era un subjetivismo ético; pero que Protágoras lo solucionaba sobre la base de un convenio o acuerdo entre los hombres (lo que hoy sin duda se sigue haciendo). Pero que tiene importantísimas derivaciones también hacia la metafísica, considerando que la "lógica" como la conocemnos, puede ser también relativa, o a lo más, absoluta, únicamente sobre una base de relación estancial. Porque, del análisis de la frase "homomensura": "El Hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son, y de las que no son en cuanto que no son", el Estancialismo la rescata y la pule para darle toda su plenitud y esplendor, en la forma: "El Hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que están, y de las que no son en cuanto que no están". Esto hará desvincular para siempre al gran sofista de su polémico aserto presuntamente falaz; pues no era tal, y convertirse, por contra, en un verdadero argumento panegírico a su intelectualidad. Con Descartes, en cambio, se le pasó la siguiente reflexión: : "Si pienso..., existo...", pero también..: "¡ Si deliro.. existo...!". Por lo que se demuestra, que el hecho que poseamos ideas absurdas en nuestra Mente, así como razonamientos contradictorios, esto no quiere decir que éstas no sean válidas en algún otro tipo de universo o estancia, y por ello, ser rechazadas por nuestra Mente (entendiendo como mente o cerebro el “hardware intelectual” del hombre, distinto al de normal “sistema operativo” o Razón); debemos reflexionar sobre el hecho, que estas ideas contradictorias, son también partes integrantes para nuestro “software conocimiento" (que no de nuestro Entendimiento). Descartes sólo se dedicó a pensar "razonadamente"..., y penso tan bien..., tan "claro y distinto", que no hubo posibilidad alguna para el pensar "oscuro y ambíguo" como ahora sugerimos con el "absoluto-relativo".

Con Leibnitz y su conocida teoría de los "mundos posibles", se introduce históricamente y formalmente, por primera vez, la potencialidad de las distintas realidades del "ser" bajo distintas leyes operativas que les son propias (el estante). El mismo Leibnitz escribía: "Lo mismo que hay una infinidad de mundos posibles, hay también una infinidad de leyes, unas propias de uno, otras del otro; y cada individuo posible de cada mundo encierra en su noción las leyes de su propio mundo (las logoperas).

También cuando Marie Louise Roure introduce el término "metalógica", se refiere a una metafísica misma de la Lógica y de la Razón..., pero sin posibilidad metafísica para lo irracional o el absurdo. Con el Estancialismo se inicia el proceso de restauración y protección de estas otras "logías" irrazonales. Nuestras antinomias lógicas difieren de las que se conocen como antinomias kantianas, en que éstas se referían a dos "contraposiciones" físicas, frente a aquellas que son contradicciones lógicas.

Si para José Ortega y Gasset, la realidad radical se fundamenta en la vida humana, el Estancialismo la centra en la estancia, entendida ésta, en sensu stricto, como estancia lógica (logoestancia); y en sensu lato como metaestancia. Y así como para Ortega la vida era el yo y la circunstancia, para mi nueva realidad estancialista, existe un mismo paralelismo entre la propia conciencia de mi mismo y mi entorno, lo que se ha deenominado "autoestancia": la conciencia es mi "ego" y las circunstancias es el conjunto de mi mundo externo (sustancias) a las cuales mi conciencia queda biunívocamente vinculada.

Tampoco podemos olvidar la labor investigadora y deductiva de Pierre Teilhard de Chardín, tal vez una de las mayores figuras de la inducción experimental. Amante y consagrado a sus disciplinas, siempre se distinguió por su espíritu vitalista, evolucionista e innovador. Su noción de "noosfera" concuerda con el término general introducido bajo la definición general de "Autoestancia", cuando consideramos a la consciencia e intelectualidad individual del hombre, como la porción integrante de una única mente organizadora producto de la transcendencia evolutiva de la "biosfera" terrestre. Aunque la evolución del homo sapiens, se debe "prácticamente" a si mismo (de ahí lo de "autoestancia").

Siguiendo, de este modo, las mismas ideas de Teilhard, podemos también afirmar que:

Dios como estancia potencial se actualiza en lo inerte; los seres inertes alcanzan la animación como seres vivos; los animales en contacto con el hombre se humanizan; y el hombre en contacto con Dios se diviniza...., para llegar de nuevo a Él, y cerrar el ciclo... Esta es la más optimista visión que proclama el Estancialismo, sobre el inicio, desarrollo y fin del Universo...; en el mayor sentido, su principal visión cosmográfica de la evolución del Cosmos. Por último..., hacer una referencia de honor para Albert Einstein.., como el verdadero impulsor “técnico” del relativismo de estancias. Gracias a sus osadías paracientíficas, revolucionarias para todo un milenio, hizo posible también mis propias elucubraciones metafísicas: porque si los fenómenos físicos son relativos también lo son sus reglas y condiciones metafísicas

EL NUEVO ABSOLUTO

Cuando hablamos de un relativismo de la lógica o de "logías", y de las "estancias" de relación, es inmediato que nos paremos a reflexionar sobre la postura contradictoria de la posibilidad de más de una "verdad" enfrentada. A veces esto sólo es en apariencia, pues cuando hablamos de "verdad" estamos también hablando de "su" estancia de relación, por lo que si elegimos una sola de estas estancias, y además una sola logía operativa (en una logoestancia), es inmediato pensar que esta "verdad" será la "Verdad-En", y en definitiva, una verdad que "está" (sin salir de esta estancia). Por ello el "absoluto" aún permanece en dicha logoestancia, y será "mi" absoluto... Para el Estancialismo Potencial, la doble verdad antinómica podrá ser expresada en ciertos postulados, como "Ser y No-Ser" en una antiestancia... Por que:

1) "Todo y nada" es posible en una antiestancia. (antinomia lógica) 2) Pero "todo y nada" no es posible en una logoestancia (por el absoluto de base) 3) Luego "todo y nada" es y/o no-es posible en la metaestancia (último aserto metalogo final..).

Si para mi célebre maestro José Ortega y Gasset, la realidad radical se fundamenta en la vida humana, el Estancialismo Potencial la centra en la estancia, entendida en sensu stricto, como estancia lógica (logoestancia); y en sensu lato como metaestancia. Y así como para Ortega la vida era el “yo y la circunstancia”, para mi nueva realidad estancialista, existe un mismo paralelismo entre la propia conciencia de mi mismo y mi entorno, lo que hemos denominado "Autoestancia". La conciencia es mi "ego" y las circunstancias es el conjunto de mi mundo externo al cual mi conciencia queda biunívocamente inculada.

Pero también para el ingenioso Ortega, lo continuo o infinito es irracional, transconceptual o metalógico; pero no se atreve a realizar un estudio metafísico sobre la "posibilidades del absurdo". Sólo se atreve a vislumbrar de modo tímido, ciertas verdades que pueden ser reales sin ser lógicas, aunque las desconoce, y él mismo solicita una nueva denominación para estas "nuevas álgebras" (ver "Sobre la Razón Histórica", los 7 puntos sobre la catástrofe de la lógica. Cap.-V.). El término que yo ya he sugerido para las álgebras posibles más allá de la lógica clásica, es el de "ultralógica".

Además, también puede descubrirse ciertos paralelismos entre los "perspectivismos" de Leibnitz y de Ortega y Gasset con el Estancialismo o metafísica del Estar. Aunque distintos e interdependientes: Los "perspectivismos" que acompaña a esta nueva doctrina complementa a aquellos otros dos. (consúltese "Sobre la Razón Histórica"). En esta obra citada, ya se vislumbra un aire "estanciovitalista" de la realidad y del comportamiento estancial del ser humano. (sobre el Estancialismo Moral). Asímismo, en las páginas sobre "La Doctrina del Punto de Vista" (en "El Tema de Nuestro Tiempo", 1987), el concepto del "perspectivismo" coincide plenamente con lo que el Estancialismo Potencial entiende como "subjetivismo cultural".El Estancialismo me sugiere además un "ultraperspectivismo" de la realidad, del mundo y de la vida, como aquel que trasciende más allá de éstas, para establecer otros puntos de vista posibles ajenos a la Razón. El Estancialismo Potencial nos inicia también en un "perspectivismo pluralógico".

CRÍTICA FUNDAMENTAL Y OBJETIVOS GENERALES

Es a partir de una dialéctica complementaria, como deben de convencerse escépticos, agnósticos, existencialistas..., etc.., que el problema lógico del "Ser" (con mayúsculas), deja de serlo, en cuanto al nuevo planteamiento metalógico que se sugiere: Porque la "realidad" ya no es “Ser o no-Ser” conforme al histórico dilema shakesperiano, sino que la "realidad" puede "Ser y/o no-Ser-en" respecto a estancias de relación. (puede Estar y/o No-estar).

En definitiva, en mi Mente reconozco cuatro postulados o "raíces potenciales" de relación:

1. Que la "realidad" está ...(en el Cosmos físico respecto a mi Mente). 2. Que la "realidad" no está ... (en la inconsciencia o en la ignorancia, como "neutroestancias"). 3. Que la "realidad" está y no está ... (en una dimensión o estancia alógica trascendente, que denominaremos "antiestancia"). 4. Que la "realidad" está y/o no está ...(en una estancia especial que hemos llamado "metaestancia").

Estas cuatro raíces nos indican que la entendida Realidad Absoluta, está condicionada según campos de relación. Y de este modo, sobre la base estancialista, los escépticos clásicos ya no tienen porqué preguntarse y negar la "existencia" de algo en el Absoluto conforme al histórico drama del "ser o no ser". Esto se debe a que la "existencia" se basa en su estancia, y no en el "Porque Sí"..., que ha sido el ogro negro de nuestra Mente a lo largo de los siglos.

Los agnósticos tampoco deben preguntarse y negar el Conocimiento de algo en el Absoluto..., sino de asumir (o “acceptar”) un conocimiento relativo (y con minúsculas), de ese algo respecto a estancias de relación, a través de logías de vinculación, porque a "efectos prácticos" ese va a ser su verdadero "absoluto" (un absoluto de base).

Respecto a los existencialistas, se les invita a un cambio denominativo del verbo existir por el de estar. Pues su visión filosófica se queda reducida y estancada en un exclusivista "existir" o "ser físico" shakesperiano. El relativismo de estancias, sin embargo, sustituye esta única modalidad de "existencia" por "estancia", según la definición de otros distintos modos de "formas lógicas y/o no-lógicas" de estar, sobre otros "sitios posibles" de estancias vinculadas de referencia. (a través de infinitas logías operativas).


Si el existencialismo es necesario..., con el Estancialismo Potencial se llega al grado de máxima suficiencia, ya que este se "extrapola" (tercer punto metodológico anterior), más allá de la existencia lógica de nuestra Razón y de nuestro Cosmos Físico, para adentrarse hacia las otras realidades estanciales..., a modo de un "pluriexistencialismo metalógico".

Porque esa a partir de estos momentos, cuando el estancialista se adentra en los supuestos de las potencialidades del absurdo..., de las verdades dobles.., de los razonamientos contradictorios de los asertos relativos... Este es el nuevo relativismo metalógico de estancias, que complementa la idea del Absoluto, de la Verdad, del Ser, etc.., que desde siempre se han entendido como realidades en el "Porque Sí", para sustituirlos desde hoy, por "realidades" en el “Porque Está”. El Estancialismo no rechaza el Absoluto, pero siempre que se vincule a un sistema propio e independiente, donde quede redefinido, si y sólo sí, para este mismo sistema inercial de base.

A partir de estos instantes desaparecerán las mayúsculas, y con éstas los absolutos existenciales para ser sustituidos por los absolutos estanciales (absolutos de base). Asistimos a la introducción de la complementariedad lógico-absurdo; es hora tardía en que, resucitando antiguos dualismos heraclídeos, concluyamos en el hecho de contrastar y hacer posibles verdades contradictorias, como "realidades" metafísicas.

Desde siempre nuestra Mente o Intelecto..., la adorable madre de nuestros pensamientos y guía entrañable de nuestros conocimientos, nos ha regido a través de su bien mimada hija, la Lógica....(¡Oh Señora..!) ¡Predilecta y muy amada para todos sus fines y proyectos...!. Aunque por otra parte, el absurdo o “antilógica”, ha representado el papel de "oveja negra" o "hija cenicienta", desahuciada de su "hogar gnoseológico", y rechazada por todos los filósofos. ¡Por supuesto..!, el tipo de “conocer” en ese "hogar" a que me refiero, puede chocar desde un principio; pues: ¿Cómo es posible que se pueda conocer desde fuera de la Lógica...?. Evidentemente, esta idea de "conocer" no es la que todos poseemos. Se trata de un ejercicio "acceptivo" (lo que llamaré "primera accepción" o autoconversión acceptiva desde los conceptos); proceso intelectual por el cual captamos y "acceptamos" en metafísica ideas cognoscitivas alógicas (segundo resultado de la síntesis de nuestro método).

La idea de un absurdo como complemento gnoseológico de la Mente, no debió nunca de separarse de la perspectiva metafísica; pues recordemos que la Primera Filosofía griega, era ante todo Lógica y Matemática. Esperemos que a partir de estas páginas, la alógica desempeñe (¡ y sólo en metafísica..!), la labor de la que fue suplantada.

Porque aunque nos cueste desde un principio acceptar la "operatividad del absurdo", y el asentamiento de otras logías operativas, debemos de reflexionar sobre el hecho que en nuestra Mente, además de los conceptos lógicos, permanecen además las ideas ambíguas, y las ideas poco o nada concebibles (los acceptos), cuyas "realidades" en nuestro intelecto, sólo tiene sentido si creemos y acceptamos (sobre todo esto último), en que dichos "acceptos" alógicos deben presentar cierta vinculación con sistemas de referencia metafísicos propios. Es pues momento en que esta "hija pródiga" y desamparada alógica, venga a ocupar su función metafísica (¡nunca física..!). Este es el objeto principal y final que se persigue con la introducción de esta ponencia.

Y es a partir de la complementariedad lógico-absurda (nunca dejaremos de repetir esto), en como iniciaremos el capricho de abordar el problema metafísico del "Ser"; desde una perspectiva muy distinta a como se ha llevado hasta ahora a lo largo de los siglos...:

Queda, por tanto, inaugurada la osada metafísica del Estar del Estancialismo.


Notas - Enlaces Externos[editar]

Enlaces externos[editar]