Gaceta del Salvador/Tomo 1/Número 5

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gaceta del Gobierno Supremo del Estado del Salvador en la República de Centro-América (1847)
Número 5

página 17

GACETA
DEL GOBIERNO SUPREMO DEL ESTADO
Del Salvador,
EN LA REPUBLICA DE CENTRO-AMERICA.

T. 1.º} {N. 5.º

SAN SALVADOR, ABRIL 23 DE 1847.

Editorial[editar]

Editorial

Consecuente al decreto de 26 de Marzo próximo pasado, salió de esta Capital el Sr. Presidente acompañado del Sr. Ministro de Hacienda y guerra el 9 de este mes, á practicar la visita de los departamentos de Sonsonate y Cuscatlan.—A la fecha pecha tiene ya visitados la mayor parte de los pueblos del primero, y por donde quiera que ha tocado, ha sido recibido con las mayores demostraciones de alegria.—La paz se halla perfectamente bien cimentada, y la actual administracion cuenta con todos los recursos y todas las simpatías de los Salvadoreños. En su marcha compró mil fusiles de muy buena calidad para aumentar el depósito de los almacenes de esta Capital, los cuales estan ya en camino.—Se está preparando el arreglo y organizacion de 10.000 milicianos que daran completa seguridad al estado sin la cual no puede haber perfecta confianza.—Al mismo tiempo que el Gobierno procura poner á cubierto al Salvador de toda tentativa, estando bien armado y organizado su ejército, que es la base sobre que debe jirar lo demas, no omite medio alguno para impulsar el comercio y la agricultura.—Mui pronto tendremos ocasion de publicar todas las mejoras y adelantos que se han hecho en el corto período de paz que disfrutamos.—No es posible ver las de pronto, porque aun no hay tiempo para obtener los resultados de varias medidas que se han tomado y que deben hacer la prosperidad de nuestro suelo.—Las autoridades del Departamento de San Miguel se ocupan de mejorar el camino carretero del puerto, y de la fábrica del puente del rio grande.—Una sincera reconciliacion de los partidos, que tuvo lugar en el mes próximo pasado, puso término á las pequeñas disensiones que anteriormente se observaban y hoi todos es union y deseos de adelantar.—El mismo espíritu de union reina en todos los departamentos procurando cada uno prosperar y mejorar su actual modo de ser.

Hacienda[editar]

Hacienda

ESTADO que demuestra los ingresos, egresos y existencia que en Marzo próximo pasado tuvo la Aduana marítima de la Union.

Cargo.
5.018.
8.
¾
Existencia del mes anterior.
3.454.
21.
Producto del 20 por ciento:
339.
6.
¼
Id. de bodegaje.
77.
Id. de tránsito.
6.
Id. de recargo al aguardiente.
43.
6.
¼
Id. de impuesto para camino.
15.
Id. de estraccion de añil.
9.
Id. de despacho de buques.
150.
Id. de multas á los capitanes de buques.
9.026.
19.
¼
Suma.
Data.
Sueldos militares.
49.
Haberes de la fuerza.
81.
62.
½
Sueldos civiles.
251.
59.
¾
Gastos estraordinarios.
156.
43.
¾
Amortizacion de bonos.
4.922.
73.
Id. de vales.
15.
Enterados en Tesoreria.
382.
Pagos de órdenes Superiores.
738.
93.
¾
Gastos de escritorio de la Comandancia en F. y M.
3.
Enterados en Tesoreria e la Junta Itineraria.
64.
25.
Suma $.
6.628.
37.
¾
Demostracion.
CARGO.
9.026.
19.
¼
DATA.
6.628.
57.
¾
EXISTENCIA.
2.397.
61.
½

Aduana de la Union, Abril 1º de 1847.=Benigno Yúdice Zelaya=Ausente el Contador vista=V. B., Dolores Doña.


Continuación del discurso sobre milicias[editar]

Continuacion del discurso
sobre milicias

 Las maravillas consecuencias que se han esperimentado en todas las naciones de las subsistencia perrene de milicias regladas, han sido la supresion absoluta de toda violencia pública, el sosiego de la relijion, el premio de las virtudes, el castigo de los vicios, el culto de la justicia, la salud del Estado, y la estabilidad de la paz.—Estos son entre otros, los efectos de hallarse un Gobierno armado en todo tiempo. ¿Quién podrá dudar ahora de la necesidad de mantener ejército? ¿quién mirará con tedio y emulacion sus exenciones? ¿y quién detestará la milicia como pesada al Estado y gravosa al erario?

 No son imajinarios estos bienes, ni es propia de la buena fe con que se escribe este discurso inventar beneficios y encubrir gravámenes que sufre el Estado de la perenne subsitencia de la tropa.—El cotejo de los siglos pasados con los actuales serán sus mas eficaces apolojistas, sin que haya necesidad de otra exhortacion.—La fuerza es absolutamente necesaria, así para la felicidad, como para la grandeza de los cuerpos políticos: esta debe proporcionarse segun las circunstancias domésticas de cada nacion, y con relacion igualmente á la de los vecinos.—Los fundamentos en que estriba el poder soberano, son el amor, el temor y la reputacion: muchas veces no es bastante tratar á los pueblos con benevolencia y suavidad para captar sus corazones, ni basta tampoco para reducirlos á la debida obediencia el concepto y fama constante de las virtudes y justicia del Gobierno: en tal caso es el temor al castigo el que reduce á los díscolos y perturbadores; y seguramente si el Gobierno no tubiese arbitrio par hacerse temer, su autoridad no seria respetada.

 Si se desterrase del mundo el temor á las pe

 No hay cosa alguna tan necesaria para la de

 No conseguirá estas grandes ventajas y dis

 En efecto toda la Europa se encuentra arma

 Todo esto confirma la necesidad de los ejér

 En las continuas guerras de España con los sarracenos vemos lo que la relijion ha debido á la milicia.--Sin el auxilio de sus armas ¿Cómo pudiera hallarse tan estendido en toda ella el culto de nuestra fé católica, y haber desterrado de nuestro suelo los abominables mezquitas, en donde se adoraba á su falso profeta con vergüenza de los mismos españoles, los cuales si hubieran sido vencidos en esta empresa, y no hubieran resistido con las armas en la mano del porfiado empeño de los Arabes en dominar la España se hubiera visto en ella nuestra relijion perseguida, ó talvez estinguida, y todos ó la mayor parte de sus moradores convertidos en verdaderos musulmanes? De tan grandes beneficios como estos es deudor el estado á la milicia, que de tantos males le preserva.


[*] El Rey D. ALonso IX ordenó esto mismo con mucha anticipacion á Luis XV--Honran á la lejislacion Española las leyes 4, tít. 1. y la 3. de tít. 23 de la 2.ª partida en donde espresa de que modo se han de preparar las cosas en tiempo de paz, para estar prevenidos y en el de defensa en el de guerra. página 18  A vista de la pintura sencilla del presente siglo, y de cuanto se ha espuesto, no creo subsista alguno que tenga á la milicia por carga pesadisima del estado que le abruma y debilita, sino que la considere por la base primera y fundamental de toda nacion.

 Convengámonos de buena fe, y deduzcamos por conclusion de este discurso: que supuesto la suprema autoridad que reside en los gobiernos, no puede desempeñar sus diversas funciones en lo interior de su nacion, ni los jueces ni supremos tribunales las suyas sin el auxilio de la milicia: que sin esta no sería posible suvsistiesen las sociedades, porque en ellas no lograrian sus miembros de seguridad y sociego contra los perturbadores, siendo mui dificil que deje de haberlos segun la corrupcion orijinal de nuestra comun naturaleza:—que mucho menos pueden los gobiernos sin la fuerza desempeñar sus obligaciones, cuando se ven perturbados sus súbditos é invadidos sus Estados por otros gobiernos o pueblos que no son de su jurisdiccion: que para evitar y repeler tales injurias, y gozar pacificamente de lo que cada uno tiene, no basta se levanten ejércitos en el apuro de defenderse, sino que es necesario mantenerlos de antemano bien rejidos y disciplinados: que hallándose continuamente armadas todas las naciones por las relaciones que entre sí tienen las potencias y para protejer su comercio, se ven todas en necesidad de vivir prevenidas, y de hacerse respetar recíprocamente; y finalmente, que ninguna de estas ventajas se puede conseguir sin ejércitos y escuadras, y que estos no pueden prevalecer sin animarles con privilejios y exenciones, sin premiar las acciones heroicas del os que se distinguen en el servicio de la patria, y sin arreglarles sus juzgados peculiares, como así se ha observado por las naciones más cultas, como se verá en lo adelante.—(S. C.)


A. N. C. Artículo 2º[editar]

A. N. C.
Artículo 2.º

 Las secciones de que constaba la antigua capitania jeneral de Guatemala formaron siempre parte de un solo todo. Agregados por la intriga á Méjico, como lo habian sido por la fuerza á España, ellos se consideraron invariablemente como un solo Cuerpo político, así en la dependencia de aquellas monarquías, como en su proclamacion de Nacion Soberana.

Artículo sobre religión I.[editar]

Articulo sobre religion
I.

 Deseosos de hacer esta publicacion tan variada como apetecible para toda clase de personas, nos proponemos interrumpir de cuando en cuando la serie de artículos de Costumbres, que tan señalado favor ha encontrado en el público, así de este Estado como de fuera de él, con otra serie de artículos sobre el tópico no menos importante y jeneral de Relijion.
 Que tratar de ella es indispensable,
 El estudio más noble del hombre es el
 Los malos principios, la indiferencia en
 Fundada, pues, la vital importancia del asunto que nos ocupa y la indispensable necesidad de este estudio, pasaremos en los siguientes artìculos á desarrollar algunas de las nociones relijiosas mas jenerales y útiles; tomando por guia las doctrinas de los célebres tratadistas sobre el particular; pues á su elocuente y segura pluma ¿qué puede añadirse sino la aplicacion y desarrollo de sus principios á nuestras peculiares circunstancias?


Continúa el artículo de Agricultura[editar]

Continúa el artículo de Agricultura

 En el número anterior dió principio este artículo sin otro objeto, que el de animar é instruir á las personas, que acaso se hallen inclinadas á ejecutar el cultivo del café, que en la presente época se ha hecho tan estimable como valioso fruto, hasta el grado de considerarse talvez como uno de los de primera necesidad. Comenzó dicho artículo por una sucinta relacion histórica de su descubrimiento y grandioso consuma, y continúa ahora anunciando los preliminares y necesarios conocimientos adquiridos á fuerza de repetidas observaciones, para con el mejor acierto practicar un buen plantío.

 Bajo de dos aspectos debe calificarse la perfeccion del buen plantío, asaber; la frondosidad de la planta y la buena calidad de su fruto, y sin estas circunstancias ningun empresario podrá lisonjearse de un éxito completamente feliz. Se hace preciso pues, estar anticipadamente mui prevenido de los conocimientos prácticos é inequívocos, como queda dicho; de los naturalistas y cultivadores, para saber elejir el terreno mas á propósito, y demas circunstancias que en su caso se espresarán.

 Aun los profesores agrícolas del espresado fruto afirman que en muchas colonias de las potencias de Europa en que se cultivaba el café á principios del siglo presente, se hallaba hasta entonces en el estado de incertidumbre la probailidad de formar una buena plantacion; pero la eficacia constante de los naturalistas, y el interes propio de los agricultores, han arreglado ya las bases principales para el más seguro cultivo.

 El indicado naturalista Netoux esplica muy sencilla y claramente sus observaciones ejecutadas con la aplicacion y estudio necesario, que hizo en la Cayena, en la isla Martinica, en la Guadalupe, en la Jamaica, y mucho tiempo que permaneció en el Ejipto. En los referidos lugares, y con especialidad en el último, se aseguró de cuanto se practica en la Arabia, y dice así: "El método de cultivar el café, es comprensivo á varios artículos, que son: la eleccion del terreno, si á esta convenga la mas ó menos elevada posicion: la temperatura que sea análoga á la planta; y los demas beneficios que oportunamente deban ejecutarse hasta la época de su florecencia, y cosecha que adelante se espresará"

 ,,En el Yemen, el café se produce mejor, prin- página 19 cipalmente en los terrenos humedos ó medianamente regados, espuestos, al Oriente, y que disfrutan de un calor medio entre los dos estremos que se esperimentan en aquel pais ardiente. En lo jeneral no se logra ni una mediana cosecha á las riveras del mar, ni tampoco á cierta distancia de él, y mucho menos en los lugares donde las lluvias son sumamente escasas. Por último Netoux que está suficientemente persuadido y bien observado que la influencia del aire salino es absolutamente contrario al café, y lo que no debe desatenderse es que su mayor grado de bondad es debido y consiguiente á la mediocre sequedad del clima donde se cosecha"

 En la isla de la Reunion, dice el naturalista Villelé, propietario en dicha colonia, necesita el café de la lluvia y humedad: tambien se da frondoso en los lugares abrigados, en los bajíos, y terrenos de declive suave. La sombra en un grado medio le es igualmente favorable; pero la demasiada, hace mas delicada la planta, y constantemente disminuye su fructificacion, é igual resultado tiene en los lugares demasiado llubiosos y cubiertos del sol. En los terrenos que por elevacion el termómetro no llega á 10 ó 12 grados, es menos favorecido de la admósfera; y de consiguiente siendo el café de temperatura templada se resentiria necesariamente su naturaleza, y seria inoficiosa su plantacion en semejante terreno.

 La demasiada sequedad hace perder á la superficie de la tierra los vehículos necesarios que reaniman la lluvia retardando gradualmente su movimiento: llegado este caso las hojas de las plantas amarillean y caen; y hasta los renuevos que hubiesen brotado pierden su vigor y mueren.

 Todas las observaciones referidas que los naturalistas eficazmente han practicado, cierto es que no ha sido otro su objeto que contraer el debido mérito de descubridores del mas seguro y acertado cultivo del café, y su mayor gloria será la grata satisfaccion que cause aquel fruto al inmenso número de sus consumidores. Por último se debe en compendio deducir: que la temperatura para el plantío del café, la mas proporcionada es de los veinte grados arriba, que los terrenos sean propiamente feraces: que aun cuando carezcan de esta propiedad pueda suplírsela el moderado riego: que la calidad del terreno no sea barroso, arcilloso, demasiado arenoso y menos pedregoso; y que por último sea de declive suave de manera que en su extension no se haga ningun fango ni depósito de aguas, que produzcan alguna corrupcion.

 Para el número siguiente se reserva el método de hacer los almácigos ó semilleros, el orden y tiempo del trasplanto: el beneficio necesario para esta operacion; y como y cuando deba practicarse la poda.—(S. C.)


Señores Editores de la Gaceta del Salvador[editar]

Sres. Editores de la Gaceta del Salvador.

 Sírvanse UU. dar lugar en un rinconsito de su estimable periódico al comunicado siguiente.


Comunicado[editar]

Comunicado
Señores Editores

 Mui señores mios: página 20

Esterior[editar]

Esterior

Situación de los gobiernos y disposicion de los pueblos de Europa[editar]

Situacion de los gobiernos y disposicion de los pueblos de Europa.

 Los matrimonios españoles y la cuestion de

Mejico[editar]

Mejico.

 El Capitan de un buque procedente de

Hechos diversos en Europa[editar]

Hechos diversos en Europa.

—La confiscacion de Cracovia continúa


Legacion a los Estados Unidos[editar]

Legacion a los Estados Unidos

 Se nos escribe que una de las cosas de

Negocios eclesiasticos[editar]

Negocios eclesiasticos.

Articulo remitido[editar]

Articulo remitido.
Señores Editores de la GACETA

 Excito á UU. para que se sirvan dar al público de los demás Estados (donde se cuentan tantas mentiras contra este Gobierno con ocasion del Sr. Viteri) la historia de los procedimientos de dicho diocesano en materia de gobierno eclesiástico. Es de esperarse que al hacerlo así manifiesten UU. que han sido y serán vanos los esfuerzos del citado Prelado por anarquizar el Salvador y que con pretesto de relijion no se trastorna ya el Estado. Digan UU. que acaso un efecto enteramente opuesto producen tales conatos, y que ni aun llama la atencion de los pueblos el que no haya Vicario debiéndose tan lamentable indiferencia á los mismos gobiernos eclesiásticos, que no han sabido adaptarse á las circunstancias de los tiempos y lugares, conservando intacta, como debe ser, la fe y la moral. Espongan UU. que con semejante conducta se dá armas á los enemigos del clero y hasta los pueblos lo ven ya mal.

 Exciten UU. con este motivo al metropolitano de Guatemala para que provea á la horfandad de esta grey, previniendo los males á que pueden conducir los lamentables estravios del Sr. Viteri, y ocupándose de este asunto con todo el interés que demanda atendidas las circunstancias.

 Es de UU. sres. Editores atento servidor

Un hijo del Estado. 

Variedades[editar]

Variedades