Gaceta del Salvador/Tomo 1/Número 43

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gaceta del Gobierno Supremo del Estado del Salvador en la República de Centro-América (1848)
Número 43

página 169

Gaceta
del Gobierno Supremo del Estado
Del Salvador,
en la República de Centro-América.

T. 1.º}
{N. 43.
San Salvador, Enero 21 de 1848.

Camaras lejislativas[editar]

Camaras lejislativas.

 El dia 21 del presente mes se organizó la Junta Preparatoria de la Cámara de senadores y á la fecha solo flatan dos individuos para que haya número.—La de Diputados á ido aumentándose progresivamente y ya tiene número competente para su instalacion, de manera que dentro de dos ó tres dias estará plenamente instalado el Cuerpo Lejislativo. Graves y árduos son los negocios de que debe ocuparse este alto Cuerpo en su prócsima reunion; pero la ilustracion y patriotismo de sus individuos, facilitará muchos sus tareas y allanará toda dificultad. Reunidos en medio de una plena paz y sin ningun obstáculo para hacer el bien, no dudamos que lo procurarán por todos los medios posibles.—No hai ecsijencias de partidos porque estos felizmente han desaparecido del Salvador y todos apetecen órden, paz y progreso.

Trabajos de la junta de caridad[editar]

Trabajos de la junta
de caridad

 Señor Ministro jeneral del Supremo Gobierno.—Junta de caridad de San Salvador, Enero 17 de 1848—Se nos ha prevenido poner en conocimiento del Supremo Gobierno como tenemos el honor de hacerlo por el órgano de U. que ayer se celebró en el Hospital como dia señalado al efecto por el Sr. Presidente del Estado, la Junta jeneral de los hermanos de caridad, habiendo concurrido 24 de éstos solamente porque muchos se hallan ausentes en la feria de Esquipulas.—Se dió principio á la sesion leyendo el Secretario una memoria en que se refieren los trabajos de que la Junta de caridad se ha ocupado desde su instalacion procurando las mejoras posibles del Hospital y el aumento de sus fondos y en seguidas se dió cuenta con el estado jeneral que de éstos presentó la Tesorería: ambos documentos nos hacemos la honra de acompañárselos orijinales para que se imponga de ellos el Supremo Gobierno.—Los estatutos del Hospital que formó la Junta referida y que obtuvieron la aprobacion del Supremo Gobierno, se leyeron en este acto para conocimiento de todos los hermanos quienes juzgaron ser mui análogos para el buen gobierno de este establecimiento.—Debiendo elejirse un Sìndico de cuyo oficio habia carecido hasta ahora la Junta, resultó electo el Sr. Licdo. Dn. Tomas Ayon. El Canónigo Doctor Dn. Isidro Menéndez que como hermano se hallaba en esta reunion, informado de no haber Capellan en el Hospital y movido de los sentimientos piadosos que lo animan en favor de los pobres enfermos ofreció servir gratis este destino y la Junta aceptó tan jeneroso ofrecimiento acordando estenderle el nombramiento correspondiente y darle las mas cumplidas gracias.—Sírvase, Sr. Ministro, poner lo espuesto en conocimiento del Sr. Presidente del Estado y aceptar los respetos y consideraciones conque nos suscribimos sus atentos servidores.—D. U. L. Rafael Pino, Hermano mayor.—José María Zelaya.

———

SEÑORES:

 Los estatutos del Hospital en su artículo 11 imponen al Secretario de la Junta de caridad el deber de leer en esta reunion una memoria sencilla que contenga en resumen las providencias que se hayan distado para mejorar este piadosos establecimiento. El estado de sus fondos, las limosnas reunidas, gastos erogados, y el número de enfermos que han entrado á la casa, que han salido curados, que han muerto y que aun ecsisten en ella.
 Conozco que no podré desempeñar satisfactoriamente esta obligacion por la insuficiencia de mis capacidades; pero la consideracion de que soi movido por un compromiso creo que servirá para disimular mis faltas, y la aridez de mis estilo.
 La Municipalidad de esta Capital persuadida de que por deber ocuparse siempre de distintos objetos de beneficencia pública, no podia dedicar al Hospital la atencion esmerada y esclusiva que naturalmente ecsije para su buen servicio, crió una junta de caridad compuesta de los individuos que actualmente la forman encomendándoles la administracion y gobierno de dicho establecimiento y el manejo é inversion de su rentas sin restriccion ninguna.
 No pudo organizarse la Junta sino hasta el 10 de Enero del año procsimo pasado en que comenzaba á restablecerse la paz alterada por las convulsiones políticas del año anterior y desde luego se ocupó de sus funciones procurando mejorar el servicio interior del Hospital, aumentar sus fondos y formar la hermandad dictando para todo las providencias que paso á referir.

Servicio[editar]

Servicio.

 Estaba éste en el mayor abandono cuando la Junta recibió el Hospital de la Municipalidad: todos los empleados y sirvientes desde los jefes principales hasta el último doméstico, desatendian sus peculiares obligaciones, y muchas veces no se les encontraba en la casa: se carecia de una botica que suministrase las medicinas recetadas por el medico y aun éste no tenia dotacion, sino tan solo para asistir y auxiliar á los enfermos militares como Cirujano del ejército.—Las salas eran mui estrechas é incómodas y sobre todo la falta de inspeccion y celo en un establecimiento que tanto lo necesita lo convertian de una casa de caridad dedicada al alivio de la humanidad desvalida, en un asilo ó descanso únicamente para el que quisiese venir aquí á concluir sus dias.
 No digo esto por encomiar las mejoras que se han hecho despues ni tampoco por culpar á la Municipalidad que tiene distraida su atencion en otros objetos de beneficencia pública, como dije al principio; sino por ser una verdad muy conocida de todos los que visitaron en aquella fecha el Hospital cuyo mal estado se deploraba siempre por el vecindario.
 La Junta se vió en la necesidad de hacer un cambio jeneral de sirvientes, estableció un contralor, dotó á un profesor de Medicina y Cirujia y diputó á uno de los individuos de su seno, con el titulo de Inspector, á fin de que por cierto periodo visitase diariamente el Hospital para informarse de la asistencia que se daba á los enfermos, par que juzgase el gasto y vijilase si cada uno cumplia ó llenaba sus deberes respectivos.—Se contrataron además las medicinas que se necesitaran con un boticario que hasta ahora las subministra rebajando una tercera parte de su justo precio por manera que ya no carecia el Hospital de uno de los elementos mas indispensables para corresponder al fin de su institucion.
 Desde que se tomaron estas providencias se notaba de bulto el progreso que hacia el Hospital; pues el servicio no solo era mui distinto del de los años anteriores, sinó que ya comenzaba á ser esmerado; pero todavia se ocupó despues la Junta de algunas obras materiales necesarias que aumentaban la comodidad de los enfermos, y facilitaban la buena asistencia que se les debe prodigar.
 Tales son el haber dado mayor estension á la enfermería de mujeres y á la que ántes se destinaba á los hombres paisanos porque su estrechez no permitía lugar para mas de seis ú ocho enfermos sin que se perjudicaran mútuamente por el contacto inmediato.
 Para efectuar esta amplitud en una de dichas enfermerias, fué preciso unirla con la pieza inmediata que servia de sacristía; á la Junta le fué mui sensible dar este paso; pero tuvo en consideracion que no era de un uso frecuente, y que debiendo consultarse la mayor necesidad se encontraba esta por proporcionar el mejor desahogo á los pobres enfermos, pues se cumplia con un acto de verdadera caridad cuya virtud es tan recomendada por nuestra Santa Relijion.
 Se hicieron tambien en lo material del edificio muchos reparos convenientes como cerrar la comunicacion de algunas piezas con la calle, dejando únicamente la porterìa principal para evitar el tráfico profano que se hacia por ellas: fabricar en la pila un techo y dos lavaderos con su desagüe subterráneo cuya falta era mui penosa para el bueno y pronto servicio, y otros semejantes que no enumero por no ser difuso, habiéndose invertido en todos ellos mui cerca de 200 pesos segun aparece del estado jeneral que presenta hoi la Tesoreria.
 Antes ecsistía la division de dos hospitales en este mismo edificio porque los enfermos militares eran asistidos por un sarjento y una ordenanza sujetos á sus respectivas autoridades y los paisanos por un cabo de sala y sirvientes distintos bajo la inspeccion de la Municipalidad. Esta separacion que se encontraba hasta en las enfermerìas y en la cocina no hacia mas que embarazar el buen servicio por ser imposible evitar los choques y desacuerdos: en esta clase de establecimientos debe ser uno solo el jefe que los gobierne y á quien se sujeten los demas dependientes y una tambien la autoridad que debe inspeccionarlos porque de otra suerte no podria establecerse un sistema uniforme y fijo para su réjimen interior.
 Convencida la Junta de esta verdad solicitó del Supremo Gobierno y este le concedió la inspeccion inmediata del Hospital militar y las facultades necesarias para su arreglo: desde entonces ha desaparecido la division de los dos hospitales; la asis- página 170 tencia es uniforme en todo y este edificio se reconoce con la denominacion jeneral de Hospital de caridad.

Rentas[editar]

Rentas.

Hermandad[editar]

Hermandad.

Estado jeneral que demuestra los ingresos y egresos que ha tenido el fondo del Hospital de esta Corte, desde el mes de Enero de 847 que se estableceió la Junta de caridad, y encomendó el manejo de dicho fondo á los Tesoreros que suscriben hasta fin de Diciembre del mismo año, cuyo cuadro se presenta á la junta jeneral de la hermandad para su conocimiento[editar]

ESTADO JENERAL que demuestra los ingresos y egresos que ha tenido el fondo del Hospital de esta Corte, desde el mes de Enero de 847 que se estableceió la Junta de caridad, y encomendó el manejo de dicho fondo á los Tesoreros que suscriben hasta fin de Diciembre del mismo año, cuyo cuadro se presenta á la junta jeneral de la hermandad para su conocimiento.

Ingresos.

página 171

Egresos.
Demostracion.

Agricultura[editar]

Agricultura.

Continúa el artículo Café[editar]

Continua el articulo Cafe.

Preparativos a la siembra[editar]

Preparativos a la siembra.

Variedades[editar]

Variedades.

A la juventud estudiosa[editar]

A la juventud estudiosa.

de San Salvador, dedica el que suscribe, la siguiente página 172

Instrucción pública[editar]