Gaceta del Salvador/Tomo 1/Número 98

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Gaceta del Gobierno Supremo del Estado del Salvador en la República de Centro-América (1849)
Número 98
Gaceta
del Gobierno Supremo del Estado
Del Salvador,
en la República de Centro-América.

{T. 1.º}
{N. 98.}
San Salvador, Febrero 9 de 1849.

La Gaceta.
[editar]



S. Salvador fbro. 9 de 1849.

 El dia 3 del corriente se instalaron las Cámaras lejislativas, y con las solemnidades acostumbradas, abrieron sus sesiones el 5 del mismo mes, en cuyo acto el Sr. Presidente del Estado pronunció un discurso análogo que publicamos en seguida, junto con la contestacion que á él dió el de la Asamblea jeneral.—La naturalidad con que se verifican estos actos, demuestra, que las instituciones democráticas, no son impracticables como nos las pintaban sus enemigos, y están desmintiendo con la fuerza de los hechos á sus injustos detractores.—


Mensaje

que el Sr. Presidente del Estado D. Doroteo Vasconzelos dirijió al Cuerpo Lejislativo al abrir sus sesiones el dia 5 de este mes.
[editar]

 Lleno de satisfacion y complacencia y


Contestacion.
[editar]

Sr. Presidente del Estado.

 El lugar elevado en que me ha colocado el voto jeneroso de los señores Representantes, mis dignos cólegas, me llaman hoy á desempeñar una funcion muy honrosa; aunque superior á mi alcanze. Tomo la palabra como el órgano inmediato de este Cuerpo respetable que me honro en presidir, para dirijirme á Vos, Supremo Majistrado, y manifestaros á nombre de la representacion del Estado reunida en Asamblea Jeneral.

 Que el Cuerpo Lejislativo que constitu-

 Son felices, en efecto; los auspicios bajo

 Dispuestos están los Señores Represen-

 No quiero concluir, Sr. sin manifestaros, que entre los diferentes negocios de interes público de que os habeis servido informar al Poder Lejislativo, el que mas ha llamado su alta atencion, y ecsitado con viveza sus alegres esperanzas, es el Estado de progreso en que se halla la instruccion pública, y los adelantos que hace cada dia el Colejio de esta Capital.—He dicho que ha ecsitado sus alegres esperanzas porque la verdadera prosperidad del Estado la vé cifrada en los progresos de este tierno plantel: por que lo contempla como el primer núcleo, como la vigorosa palanca que debe remover los obstáculos que hasta ahora han sido insuperables para nosotros, que inútilmente hemos pasado veinte y ocho años queriendo construir un edificio sin afianzar antes los sentimientos.—El Cuerpo Lejislativo recomienda muy especialmente al Supremo Gobierno de esta Capital, y el de la Universidad para que de todos modos lo fomente y proteja con todo su poder.

 ¡Honor a la ciencia! á ella se debe la civilizacion del mundo: sus descubrimientos, sus combinaciones, sus progresos, son las solas garantías seguras de la libertad y de la prosperidad de los Estados.—Ella es, como ha dicho Voltaire, y no el oro y la plata, la que da abundancia y riqueza á las naciones Querer apoyar la sociedad sobre abstracciones opuestas á estas verdades, es volcar la pirámide y afanarse en hacerla sostener sobre su vértice.—Los pueblos sin civilizacion han sido en todas épocas esencialmente destructores; y las naciones ilustradas é industriosas son precisamente conservadora y felices=Eujenio Aguilar.



Comunicado.
[editar]


 A la redaccion de este periódico han remitido



Guatemala.
[editar]

 Por el último correo de aquella capital hemos



Esterior.
[editar]


 PARIS.—El señor don José Marcolete, ha


Avisos.
[editar]

 En el Juzgado jeneral de hacienda se venden en subasta pùblica veintiseis caballerias y tres quintos de otra, de que se componen las tierras baldias nombradas Suchinango, Conacaste y Cuero, sitas en las faldas del volcan de esta Ciudad, hácia el pueblo de Nejapa. El que quiera hacerles postura, ocurra al mimso Juzgado, en la intelijencia de que están valoradas á doscientos pesos cada una por estar calificadas de muy buena calidad.


 Por el mismo Juzgado se vende el terreno baldío llamado Relaengo, sito á inmediaciones de la villa de Dolores en el departamento de S Vicente, compuesto de tres caballerias y mas de media de otra, valuadas á trescientos pesos cada una.