Historia de San Martín y de la emancipación sudamericana/Tomo I/Capítulo III

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
capitulo iii

la logia de lautaro

año 1812-1813


El primer Triunvirato y su filiación histórica—Estado de los partidos políticos en 1812 - San Martín y Alvear—Los Granaderos á caballo—Escuela de táctica, disciplina y moral militar—Vistas políticas y militares—La Logia de Lautaro y su influencia—La batalla de Tucumán y sus consecuencias políticas—Revolución de 8 de octubre, su objeto y trascendencia —Parte que toma en ella San Martín—Influencia de la Logia en este acontecimiento—El segundo Triunvirato—La situación militar—Planes militares sobre Montevideo y el Perú—Nuevo prospecto.


I

El Triunvirato que en 1812 regía los destinos de las Provincias Unidas, representaba la tercera constitución del poder político en el transcurso de dos años de revolución.

El primer gobierno nacional, inaugurado el 25 de mayor de 1810, bajo la denominación de «Junta Provisional gubernativa», aunque nombrado por el voto público, fué un simple derivado del derecho histórico y municipal. Legitimada por la adhesión de las Provincias como poder general, se legalizó como poder político por la elección de Diputados, efectuada por los Cabildos para constituir un congreso sobre la base municipal. La refundición de los diputados de la Junta Gubernativa, y la subsiguiente creación de Juntas Provinciales en representación de las localidades, fué una evolución retrógrada del gobierno, que tuvo su origen en la tendencia descentralizadora que llevaba en germen la federación del porvenir. Abdicando los diputados la potestad deliberativa, desvirtúa Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/160 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/161 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/162 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/163 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/164 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/165 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/166 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/167 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/168 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/169 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/170 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/171 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/172 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/173 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/174 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/175 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/176 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/177 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/178 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/179 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/180 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/181 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/182 Página:Historia de San Martín y de la Emancipación Sudamericana.pdf/183 SITUACIÓN MILITAR.

176

— CAP.

UI

con 210 piezas de artillería, y una escuadrílla sutil, mandada por marinos valientes y experimentados, que le aseguraban el dominio de las aguas del Plata y de los ríos superiores, mientras las Pro^-incias Unidas no tenían ni un solo lanchón armado. El ejército realista vencido en Tucumáu, se había atrincherado en Salta. Contando con el apoyo de otro ejército en el Alto Perú y con los recursos del Bajo Perú, era reforzado en la misma proporción del ejército de Belgrano, de manera que ambos se halagaban á la vez con la idea de tomar la ofensiva, debiendo ser los resultados de una derrota más desastrosos para los patriotas que para los reahstas. En tal situación, los objetivos inmediatos eran Montevideo y Salta. Era necesario tomar á Monteddeo á todo trance; desalojar al enemigo de Salta venciéndolo. Los planes mihtares y las disposiciones gubernativas tenían en vista estos dos grandes resultados, y los ejércitos de que hemos hecho mención antes, respondían á ellos. En consecuencia, todos los esfuerzos y todos los recursos se concentraron sobre estos dos puntos. La posesión de Montevideo era la consoHdación de la base política y miUtar de la revolución, y la expulsión de los enemigos de Salta era la espansión de ella hasta el Desaguadero, buscando el camino para herir el poder español en su propio centro, que era Lima. Sea con el objeto de trasmitir esta conciencia al pueblo á fin de comprometerlo en los grandes esfuerzos, sea que tal modo de proceder fuese un rasgo característico de la época,

entre ellos San el Gobierno convocó una junta de militares Martín y de vecinos notables, para que asociada al Cabildo le aconsejasen el plan de campaña que debía seguir. La Junta fué de opinión que el General Belgrano, con la fuerza que reuniese después de reforzado, atacara al enemigo en Salta y lo venciese, marchando en seguida hasta el Desaguadero, y

de Montevideo se estrechase hasta rendirlo á todo Esta resolución aunque aconsejada por quien no trance. tenía competencia, era digna do un pueblo viril, y los encargados de ejecutarla mostraron que estaban á la altura de la

que

el sitio ('^)

situación.

(3>)

Oficios del Gobierno á Belf^ano de fecha 13 de octubre 182. Archivo de Guerra (M. SS.)

noviembre de

y 5 de