La Vuelta de Martín Fierro: 24

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



- 922 -
Me le escapé con trabajo
en diversas ocasiones;
era de los adulones,
me puso mal con el Juez;  
hasta que al fin, una vez 
me agarró en las eleciones.  

- 923 -
Ricuerdo que esa ocasión
andaban listas diversas;
las opiniones dispersas  
no se podían arreglar. 
Decían que el Juez por triunfar
hacía cosas muy perversas.  

- 924 -
Cuando se riunió la gente
vino a ploclamarla el ñato;
diciendo con aparato 
«que todo andaría muy mal;
si pretendía cada cual
votar por un candilato.»

- 925 -
Y quiso al punto quitarme
la lista que yo llevé, 
mas yo se la mesquiné
y ya me gritó... «Anarquista
has de votar por la lista
que ha mandao el Comiqué.» 

- 926 -
Me dio vergüenza de verme 
tratado de esa manera;
y como si uno se altera
ya no es fácil de que ablande,
le dije... «Mande el que mande  
yo he de votar por quien quiera». 

- 927 -
«En las carpetas de juego
y en la mesa eletoral,
a todo hombre soy igual,
respeto al que me respeta;  
pero el naipe y la boleta 
naides me lo ha de tocar.»  

- 928 -
Ay no más ya me cayó
a sable la polecía,
aunque era una picardía  
me decidí a soportar
y no los quise peliar
por no perderme ese día.

- 929 -
Atravesao me agarró
y se aprovechó aquel ñato;  
dende que sufrí ese trato 
no dentro donde no quepo; 
fi a ginetiar en el cepo
por cuestión de candilatos.

- 930 -
Injusticia tan notoria
no la soporté de flojo;
Una venda de mis ojos
vino el suceso a valtiar.
Vi que teníamos que
andar como perro con tramojo.  

- 931 -
Dende aquellas eleciones 
se siguió el batiburrillo;
aquel se volvió un ovillo
del que no había ni noticia;
¡Es Señora la justicia...  
y anda en ancas del más pillo!  



La Vuelta de Martín Fierro de José Hernández

Prólogo - I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII