La enfermita de engaño

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
LA ENFERMITA DE ENGAÑO

 
Al pasar la señalan con el dedo
I las mujeres se hablan en voz baja,
Es mui mala se dicen
I repiten a coro: «Es mui mala»,
I pasa silenciosa intensamente pálida
La pobre muchacha
I tiende la mirada como una pordiosera,
Tiende la mano pidiendo compasion
Sus ojos ante la mofa humana
Siempre están de rodillas implorando perdon.
 
Cayó es verdad, mas cuantas veces cae el cuerpo
Mientras el alma se levanta al cielo.
Cayó sin saber como. Dio su honra i su vida
I todo por la culpa de aquella Celestina.
Ella no sabia querer con toda el alma
Sin creer ciegamente en el que amaba.


Ser la mofa de todos es su triste destino.
Al pasar la señalan con el dedo
Su padre viejo al verla que se estingue de pena
Llora i pide piedad como el pobre Rigoletto.

I sin embargo es buena, es una santa,
Es una virjinidad de lágrimas.
Si observáis sus ojos de tristeza
Vagos a fuerza de tragar melancolía,
Si supierais que tiene el alma enferma
Que sufre una horrorosa nostaljia de justicia.