La vuelta de Martín Fierro (1879)/8

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: Se respeta la ortografía original de 1879.
8


Mas tarde supe por ella,
De manera positiva,
Que dentró una comitiva
De pampas á su partido,
Mataron á su marido
Y la llevaron cautiva.

En tan dura servidumbre
Hacian dos años que estaba—
Un hijito que llevaba
A su lado lo tenia——
La china la aborrecia
Tratándola como esclava

Deseaba para escaparse
Hacer una tentativa—
Pues á la infeliz cautiva
Naides la va á redimir,
Y allí tiene que sufrir
El tormento mientras viva.

Aquella china perversa
Dende el punto que llegó,
Crueldá y orgullo mostró
Porque el indio era valiente——
Usaba un collar de dientes
De cristianos que él mató.

La mandaba trabajar,
Poniendo cerca a su hijito
Tiritando y dando gritos
Por la mañana temprano,
Atado de pies y manos
Lo mesmo que un corderito.

Ansi le imponia tarea
De juntar leña y sembrar
Viendo a su hijito llorar,
Y hasta que no terminaba,
La china no la dejaba
Que le diera de mamar.

Cuando no tenian trabajo
La emprestaban á otra china—
Naides, decia, se imagina,
Ni es capaz de presumir
Cuanto tiene que sufrir
La infeliz que está cautiva.

Si ven crecido á su hijito
Como de piedá no entienden,
Y á suplícas nunca atienden,
Cuando no es este es el otro,
Se lo quitan y io venden
O lo cambian por un potro—

En la crianza de los suyos
Son bárbaros por demas,
No lo habia visto jamás;
En una tabla los atan,
Los crian ansi, y les achatan
La cabeza por detras.

Aunque esto parezca estraño
Ninguno lo ponga en duda:
Entre aquella gente ruda,
En su bárbara torpeza,
Es gala que la cabeza
Se les forme puntiaguda.

Aquella china malvada
Que tanto la aborrecia,
Empezó á decir un dia
Porque falleció una hermana,
Que sin duda la cristiana
Le habia echado brugería.

El indio la sacó al campo
Y la empezó á amenazar
Que le habia de confesar
Si la brugeria era cierta;
O que la iba á castigar
Hasta que quedára muerta.

Llora la pobre aflijida,
Pero el indio en su rigor
Le arrebató con furor
Al hijo de entre sus brazos,
Y del primer rebencazo
La hizo crugir de dolor.

Que aquel salvage tan cruel
Azotándola seguia,—
Mas y mas se enfurecia
Cuanto mas la castigaba,
Y la infeliz se atajaba
Los golpes como podia.

Que le gritó muy furioso
«Confechando no querés»
La dió vuelta de un reves
Y por colmar su amargura,
A su tierna criatura
Se la degolló á los pies.—

Es increible, me decia,
Que tanta fiereza esista—
No habrá madre que resista,
Aquel salvage inclemente
Cometió tranquilamente
Aquel crimen á mi vista.—

Esos horrores tremendos
No los inventa el cristiano—
Ese bárbaro inhumano,
Sollozando me lo dijo,
«Me amarró luego las manos
Con las tripitas de mi hijo»



La vuelta de Martín Fierro de José Hernández
Cuatro palabras de conversación con los lectores

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII