Música en verso/Mujeres de la Biblia

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
​Música en verso​ de Mayorino Ferraría
Mujeres de la Biblia
Música en verso pg 97.jpg
Mujeres de la Biblia


A Herberto T. Paz.


SALOMÉ


Flexible como un arco, bella, ardiente,
Nadando en luz sus ojos de amatista,
Salomé, pálida acércase al Bautista
Y lo contempla con pasión ferviente.
 
Su mímica sensual violentamente
Del santo, mas en vano, va en conquista
Porque se estrella ante una fe egoísta,
Que abomina de amor la dulce fuente.

Te adoro, Johanán, ¡te adoro tanto!
Clama la joven con la voz en llanto
Velada y temblorosa como llama

De cirio que se extingue. El ni la mira
Y élla, tremante de pasión, suspira:
¿Tan poco puede una mujer que ama?

MARÍA MAGDALENA


Iba Jesús, ¡oh mago bondadoso!,
Aureolada de amor la faz serena,
Descargando a los hombres de su pena
Con su verbo elocuente y luminoso.

Tropezó en su camino milagroso
La triste pecadora Magdalena,
La faz de espanto y de miseria llena
Y el acento apagado y quejumbroso.

"¡Oh Jesús, oh Jesús, estaba loca!
—Clama la joven con afán sincero—
Si no me otorgas tu perdón me muero!"

Y úngele el pie con nardos de su boca,
Y Jesús, de dulzura perfumado:
—¡Te perdono mujer, mucho has amado!

JUDITH


Reposaba Holofernes embriagado
En su lecho de orgía, derramando
A oídos de Judith el rumor blando
De suspiros del pecho enamorado.

Ella al cielo los brazos levantando
Murmura: ¡Oh Señor, he triunfado!
Haz que mi brazo no vacile, helado
Por un soplo cobarde o miserando!

—Dame un beso Judith!—clama el guerrero
—Dame un beso Judith!, que de amor muero.
Y cae en una beatitud serena.

El alfanje Judith toma, tranquila,
Se preña de alegría su pupila,
¡De un tajo la cabeza le cercena!