Odas seculares/A la patria

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Á LA PATRIA

Patria, digo, y los versos de la oda
Como aclamantes brazos paralelos,
Te levantan Ilustre, Unica y Toda
En unanimidad de almas y cielos.


Visten en pompa de cerúleos paños
Su manto de Andes tus espaldas nobles,
Y sobre ellas encumbran tus Cien Años
Su fresca fuerza de leales robles.


Corcel azul de la eterna aventura,
Sobre la playa que se ablanda en seno,
Con su crin derramada en suave holgura
Se alarga el mar como á pedirte freno.

Y la nube del cielo, y la severa
Nieve del monte, y la marina espuma,
En su elemento azul te dan bandera,
Con símil que la gloria al Bello suma.


Sea en tu cielo y todo lo serene,
Tu Buena Voluntad estrella suave;
Y el Sol la brasa de tu hogar que tiene
Del lado de venir puesta la llave.


Brinda á los oprimidos tu regazo
Con aquel ademán largo y seguro,
Que designa en la estética del brazo
Una serenidad de mármol puro.


Prolongando en justicia tu honra de antes,
Cimenta asi tus seculares torres,
Y sea tu aderezo de diamantes
El tesoro de lágrimas que ahorres.

A hombro de monte carga el riel; su acero
Audaz, evoque con alegre asombro,
La epopeya en que el sable granadero,
Barra de luz viríl cruzaba en tu hombro.


Abre al peñasco su opulenta entraña
Donde mismo sangró el heroe recio,
Para acendrar en oro de montaña
Aquella sangre que no tiene precio.


En fraternal progreso ese oro entrega
Más allá de tus lindes soberanos,
Cual corona la parra solariega
El muro medianil de los hermanos.


Enfrena al mar cruzándole tu escuadra
En la boca de plata de tu río,
Y al raudo hervor que el hélice taladra
Dá tu escolta al pacifico navío.

Para henchir de riqueza el buque ufano,
Cuadra la ceba sus compactas reses.
Y el calor germinal de tu verano,
Hecho sólida luz se logra en mieses.


Dando su prez al laborioso empeño,
Te aduerme con eclógicos olores
La profunda pradera, en fértil sueño
De humedad, de luciérnagas y flores.


Y en sencillez de juventud, serena
Con la perennidad que te atestigua
El linage solar, eres morena
Como la grave Libertad antigua.


Salta en ese color temple de raza.
Previa ante el Sol natal como una proa,
La Libertad tu eterno rumbo traza
Y al verso exíge su sonora loa.

Así puesto á la forja de mis fraguas
Que estallarán su cántico en centellas,
Honraré, sean hombres, montes ó aguas,
Tus Personas mejores y más bellas.


Y tú entre todas, si, genial maestro,
Digno de tí, formárate, divina,
La estatua que concibo, hija de mi estro,
En tu metal epónimo, Argentina.


A mis hermanos en tu amor la entrego,
Transubstanciando en líricos caudales
Mi tesoro filial, al hondo fuego
Que sintetiza fuerzas primordiales.


Para que como signo de fortuna,
Que inicia y colma las empresas francas,
Te evoquen, cincelada por la Luna,
En plata colosal de nubes blancas.