Página:Alexander von Humboldt - Cosmos - Tomo I.djvu/380

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 356 —

Waldscemüller, el primero que dió al Nuevo Continente el nombre de América), con Amerigo Vespucio, con el rey René de Jerusalem, duque de Lorena y las célebres ediciones de Ptolomeo de 1513 y 1522. Véase mi Examen critique de la géographie du Nouveau Continent et des progrés de l'astronomie nautique aux XVe et XVIe siécles, t. IV, p. 99-120.

^(20)  Pág. 41.—Ampere, Essai sur la Philos. des Sciences, 1834, p. 25; Whewel, Induct. philos., t. II, p. 277: Parck, Pantology, p. 87.

^(21)  Pág. 42.—Todos los cambios en el mundo físico pueden referirse al movimiento. Véase Aristóteles, Phys. ausc., l. III, c. 1 y 4, p. 200 y 201 (l. VIII, c. 1, 8 y 9, p. 250, 262 y 265, ed. Bekker). De Generat. et corrupt., l. II, c. 10, p. 336; Pseudo- Aristóteles, de Mundo, c. 6, p. 398.

^(22)  Pág. 47.—Sobre la diferencia que existe entre la atraccion de la. masas y la atraccion molecular, cuestion ya suscitada por Newton, véanse Laplace, Exposition du Système du Monde, p. 384, y el Supplément au livre X de la Mécanique celeste, p. 3 y 4. Véanse tambien Kant, Metaphys. Anfangsgründe der Naturwissenschaft (Obras completas, 1839. t. V, p. 309); Péclet, Physique, 1838, t. I, p. 59-63.

^(23)  Pág. 49.—Poisson, Connaissances des temps pour l'année 1836, p. 64-66; Bessel, en los Annalen der Phys. de Poggendorff, t. XXV, p. 417; Encke, en las Mémoires de l'Académie de Berlin, 1826, p. 257; Mitscherlich, Lehrbuch der Chemie. 1837. t. I. p. 352.

^(24)  Pág. 50.— Cf. Otfried Müller, Dorier, t. I, p. 365.

^(25)  Pág. 51.—Geographia generalis in qua affectiones generales telluris explicantur. La edicion mas antigua dada en Amsterdam por los Elzevir es del año 1650; la segunda (1672) y la tercera (1681), fueron publicadas en Cambridge por Newton. Esta obra capital de Varenio es, en el verdadero sentido de la palabra, una descripcion física de la tierra. Desde la descripcion del Nuevo Continente, discretamente bosquejada por el jesuita José de Acosta (Historia natural de las Indias, 1590), no habian sido consideradas de una manera tan general las cuestiones que se relacionan con la física del globo. Acosta es mas rico en observaciones, pero Varenio abraza un círculo de ideas mas estenso, porque su permanencia en Holanda, centro de las mas vastas relaciones comerciales de la época, le habia puesto en contacto con gran número de viajeros instruidos. «Generalis sive universalis geographia dicitur, quæ tellurem in genere considerat atque affectiones explicat, non habita particularium regionum ratione.» La descripcion general de la tierra por Varenio (Pars absoluta, capítulo I-XXII) es, en su conjunto, un tratado de geografía comparada, sirviéndome del término empleado por el autor mismo (Geographia com-