Página:Algunas consideraciones sobre filosofía y enseñanza de la matemática.djvu/87

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
80
libro 2.º—capítulo i.—§ 1.º

Observación. Aunque este artículo, publicado hace años, parezca poco oportuno y chocante en la obra actual, y hasta inexacto en algunos datos que se han modificado con el tiempo, tiene en cierta manera, su razón de ser.

Y, en efecto, aunque algo se ha hecho por las Facultades de Ciencias, aun no ha llegado á sentirse la importancia de la Matemática actual, lo que ha motivado la publicación de la Exposición sumaria de las teorías matemáticas, donde se puede ver el desarrollo á que han llegado muchas teorías que faltan en nuestros programas, especialmente el Anális superior, que ni siquiera ha merecido amplificarse con alguna acumulación, de las que se han aplicado á otras asignaturas menos importantes, que según podrá verse, figuran hoy en los programas extranjeros, en la sección de las matemáticas elementales.

¿Cómo se van á conocer las finalidades de las cosas, si nos de tenemos en el medio ó á veces apenas traspasamos el umbral?

§ 3.° Los estudios de Ciencias [1]

«Las sucesivas disposiciones publicadas en la Gaceta, reponiendo á profesores excedentes, organizando algunos estudios ó enseñanzas, y, sobre todo, dando digno coronamiento á la obra proseguida desde poco ha en beneficio de la Universidad de Zaragoza, que hoy se ve reforzada su Facultad de Ciencias con la importantísima sección de físico-matemáticas, ha puesto fin al estado anormal que se dejaba sentir en la enseñanza y en el profesorado, desde el decreto de 26 de Junio del año anterior, cuyos resultados contraproducentes ó nulos, ponto se dejaron sentir.

Hoy la vida intelectual de las naciones tiene tal importancia, influye tan directamente en su prosperidad material, que los estudios, su organización y sus mejoras son el asunto preferente de los legisladores. El estancamiento ó el atraso en el orden intelectual hoy es inseparable de la decadencia, de la debilidad y de la ruina,

  1. Publicado en el Diario de Avisos de Zaragoza (12 de Septiembre de 1893)