Página:Antologia Poesia Femenina Argentina.djvu/162

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


Vicenta CASTRO CAMBON

Nacio en Moron, provincia de Buenos Aires, donde transcurrio su. infancia. Ciega desde los seis afios de edad, fué educada en un colegio de religiosas, sobrellevando su infortunio con verdadero estoicismo. Espi- ritu sensible y delicado hallo en la poesia un balsamo consolador. En su juventud difundio rapidarnente el pseudonimo "La Ciega de Moron", con el que firmé sus primeras composiciones. Fué fundadora de la Bi- blioteca Argentina para Ciegos y en mérito de lo cual y en rev:onoci— miento de sus cualidades espirituales, la Sociedad de Beneficencia de la Capital le acordo un premio a la virtud.

Hallandose diseminada en diarios y revistas la mayor parte de su produccion poética, en 1923 sus intimos la instaron para que la reuniera en un volumen, cuya edicién le costearon, apareciendo asi en ese afio su primer libro "Rumores de mi noche", que obtuvo pleno éxito, pues se agotaron rapidamente dos ediciones.

Pocos dias antes de fallecer aparecio "Cajita de Musica" y post- mortem otros dos libros: "Cantando lo haré" y "El libro de Quique", en los que se ha reunido toda la labor inédita de la autora. Alemany Villa en su seleccion de versos para recitar "Cofre de Armonias" incluyé las siguientes composiciones: “Dice la paja que hollamos", "La voz de Dios" y “La cancién del sauce caido".

Su fallecimiento acaecido el 7 de mayo de 1928 a los cuarenta y cinco afios de edad produjo en Moron, donde residia entonces, un verdadero sentimiento de pesar constituyendo el sepelio de sus restos una imponente ceremonia. El cortejo funebre fué encabezado por el Inten- dente Municipal de Moron don Dalmacio Bonora, el cura parroco R. P. Pablo Darbon, el presidente de la Biblioteca Argentina para Ciegos doctor Agustin C. Rebuffo, el secretario de la misma institucién don Alberto Larran de Vere, y los sefiores Fermin Estrella Gutierrez, Adolfo Farias Alem, Luis Rosa, etc., siguiendo gran cantidad de vecinos, admi- radores y amigos. Al inhumarse los restos hicieron uso de la palabra