Página:Benjamín Vicuña Mackena - Relaciones históricas.djvu/731

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
56
relaciones históricas

dias, i llegaron al pié de un alto volcan, a cuya falda ascendieron. Divisaron desde allí, como perdida en el mas remoto horizonte, una laguna rodeada de tierras llanas, en la cual se destacaba vagamente una isla que los indios llamaban Jolten, i a la laguna, Puraya [1]. ¿Era acaso aquella mancha azul i neblinosa el lago Nahuelguapi que aparecia en los confines de la perspectiva con su isla peculiar (la Vega del Tigre), donde el animoso Mascardi habia edificado una ermita hacia mas de un siglo?

I aquel propio sitio i divisadero, por ventura, ¿no seria el que, cerca de un siglo mas tarde, llamó el infatigable Doll el Cerro de la Esperanza (1854) porque de allí divisó por la primera vez la azulada silueta de la laguna de Nahuelguapi, que era el objetivo de sus esfuerzos i de sus «esperanzas?»[2]


  1. Es curioso observar que este nombre de Jolten ofrece alguna similitud con el de Jurdes, que es el nombre del valle varias veces recordado de las Batuecas. Segun el injenioso pero preocupado Ford, este nombre de Jurdes provenia de Gurdus que significa perezoso (engourdi), i de aquí los gordos. Los indios llaman a estos a «motilones,» de mothi (carne), i de aquí los frailes.
  2. Esta montaña es la que hoi se llama en los mapas Cerro del doce de Febrero, por haber llegado ahí en ese dia, en una escursion posterior (1855), nuestro apreciable amigo el doctor Francisco Fonk. Para darse mejor cuenta de la topografía i accidentes de estos lugares, pueden consultarse las diversas esploraciones de Doll i de Fonk en los Anales de la Universidad (1855-56), el Viaje a la Patagonia por Guillermo Cox (1858), si se quiere un ensayo comprensivo que para el uso de este último escribimos en 1857 con el título de Comunicacion interoceánica entre el Pacífico i el Atlántico, que se ha publicado dos veces en el espacio de