Página:BoletindelaAcademia01.djvu/17

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


bárbaros á todos los estrangeros, significando con este epíteto, que los creian sus inferiores y enemigos de su nacionalidad ............................................................

Por esta razón me parece un error el llamar estrangeros para la enseñanza de la juventud, por que los maestros no servirán á causa de que no poseerán la confianza de sus discípulos. Ellos deben ser sus compatriotas, y para educar estos sabios capaces, es necesario fundar en el pais, un establecimiento para la enseñanza científica mas elevada.

Un establecimiento de esta clase, es la Universidad. Uníversitas litterarum hanse llamados estos establecimientos que surjieron en el siglo décimo cuarto, porque en ellos se unieron, todos los conocimientos científicos existentes hasta entonces; estos establecimientos fueron los que levantaron la sociedad moderna á la altura del sentimiento de humanidad, con el cual se tratan en la actualidad las naciones civilizadas, y también son ellas las que presentan y conservan las producciones mas sublimes del genio humano.

Pero no solamente para la enseñanza pública se han fundada Universidades en países civilizados, sino también para adornarlos con estas fundaciones y dar un testimonio de respeto á las ciencias y á sus cultivadores. Por la veneración á la ciencia prueba una nación su progreso intelectual y su interés para la humanidad.

Ocuparse de ella es la ocupación mas honesta del hombre, y tratarla con negligencia ó desprecio es mostrar su propia ignorancia ó la falta de educación espiritual.

A los establecimientos científicos se debe el mismo respeto que á los religiosos, en unos y otros se cultiva la verdadera humanidad, y ambos son los principales garantizadores de la paz y el escudo mas eficaz para defender y resguardar al hombre civilizado.

No existe en la República Argentina, un establecimiento que responda á esta elevada tarea. La Universidad de San Carlos en Córdova está disposeida de catedráticos para todas las ciencias teóricas y exactas; ni las matemáticas, ni la química, ni los otros ramos de las ciencias físicas pueden estudiarse allí; como tampoco es posibleen ella el estudio de la historia y de las lenguas antiguas, el griego y el latin con sus ricas literaturas, que han conservado