Página:Calzadilla Beldades de mi tiempo.djvu/193

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
195
SANTIAGO CALZADILLA

Decia asi:

"¡Qué Mayo el de entonces! ¡Qué glorias aquellas!
¡Pasaron! ¡Pasaron!... Ni memoria de elllas
Consiente el tirano que el mando robó.

"¡Ay! Sella tu labio, antiguo guerrero,
Y no hables ahora, si ansioso extranjero,
La gloria de Mayo, pregunta ¿cual es?

"¡Si! sella tu labio, reprime tus iras
¡Ah! no te desprecien, los hombres que miras,
Espera los días que vendran después!

Sólo por escarnio de un pueblo de bravos
Bandas africanas de viles esclavos,
Por calles y plazas, discurriendo van.

Su bárbara grita, su danza salvaje,
Es en este día, meditado ultraje,
Del nuevo caribe que el Sud aborto.

"Sin él Patria, Leyes, Libertad gritaron,
Sin él valerosos la espada empuñaron,
Rompiendo cadenas, y yugo sin él.

"Por eso persigue con horrible saña
A los vencedores de su amada España,
Y en el gran dia la venga cruel.

"El Plata, Los Andes, Tucuman hermoso,
y Salta, y el Maypo, y el Perú fragoso,
¿Le vieron acaso pugnar y vencer?

"Vilcapugio, Ayouma, Moquegua, Torata,
Donde la victoria nos fué tan ingrata,
¿Le vieron acaso, con gloria caer?

¡Ah! ¡Si tú, tirano, supieras siquiera.
Reprimir el vuelo de audacia extranjera,
Y vengar insultos, que no vengaré!