Página:Canciones Surianas.djvu/23

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
24

III
LA TARDE.
Á Enrique Fernández Granados.


El Sol se va, se hunde lentamente;
Venus asoma en el azul del cielo,
y rebujada en vaporoso velo
pálida huye la tarde al Occidente.

El tardo buey bajando la pendiente
muge cansado de labrar el suelo,
y la torcaz con desmayado vuelo
gime y solloza de su nido ausente.

Y la noche se acerca grave y muda,
surge la Luna y en su lumbre baña
el girón de celaje que la escuda.

Regresa el leñador de la montaña
y su esposa que al verlo le saluda,
lo abraza en el umbral de la cabaña.