Página:Charles Darwin - El origen del hombre.djvu/228

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
224
el orígen del hombre.

En todos los animales domésticos se observan las mayores fluctuaciones en la proporcion, exceptuando en el cerdo y el conejo, en que los machos son mas numerosos. Respecto á los animales salvajes es difícil adquirir datos positivos. Créese que las ratas y topos machos son mucho más numerosos que las hembras. Entre las aves obsérvase tambien lo propio en muchas especies. Por su especial género de vida apenas se sabe nada sobre el particular relativamente á los peces.

En cuanto á los insectos han sido estudiados algunos de sus grupos con suficiente detenimiento para que sea posible formarse una idea bastante exacta de la proporcion numérica de ambos sexos en muchas especies, que son precisamente las más bellas. En ellas los machos parecen ser los más numerosos: en ciertas especies de la cuenca del rio de las Amazonas, observadas por M. Bates, los machos están con las hembras en la relacion de 100 á 1. Por otra parte, es un hecho muy conocido el de que, en muchos países, una hembra cautiva de ciertas mariposas nocturnas (Lasiocampa quercus, Saturnia carpini, etc.), basta para hacer acudir centenares de machos.

Otra prueba cita Darwin en apoyo de la idea de que los machos son más numerosos, y es la de los precios indicados en los catálogos de los vendedores, para los machos y hembras de cada especie. El catálogo del doctor Standinger contiene 300 especies de mariposas diurnas. Aun cuando los machos son comunmente más bellos que las hembras, estas tienen, por su escasez, mayor precio, y mientras en 113 especies raras pretende por aquellas 100 francos, pide por estas 149. La cria de muchas especies, entre las que habia el gusano de seda, ha dado por resultado 934 machos y 761 hembras.

Sentado ya el hecho de la desproporcion, débese inquirir cuáles son los caractéres adquiridos por seleccion sexual, y naturalmente se presentan como tales los que distinguen los sexos, sin que por esto estén enlazados directamente con el ejercicio de las funciones de reproduccion, las que sólo se desarrollan ó adquieren un gra-